El ladrón ha vuelto

Manuel Fernando López.

Detesto los eufemismos: el asesino es asesino, el violador es tal, el mentiroso es así y, sobre todo, el ladrón es ladrón, así sea con el argumento de que cuando delinquió, lo hizo por una “causa justa” como proveer a los guerrilleros de la Liga 23 de septiembre de dinero para sus propósitos de “liberar al pueblo” de los “explotadores capitalistas”.

De nuevo, la política kafkiana de este país, especialmente en el espectro, del otrora PRD que sembró esperanzas al pueblo de México en aras de, ahora si, traer la decencia en el arte de gobernar, ha vuelto su conducción nacional a Jesús Zambrano Grijalva, creador junto a Jesús Ortega, de la corriente “Los Chuchos”, que como a buenos cánidos, les encantan los “huesos” y, de nuevo regresan por sus prebendas al lugar donde tiraron el hambre y, se vistieron de “honestidad” como “luchadores sociales”.

Ha vuelto el ladrón, el asaltante de bancos a la presidencia de dicho partido, obviamente evidenciando éste, falta de liderazgo o mejor dicho, el “colmillo” para manejar a tanto rufián, a tantos dirigentes de “tribus”, donde cada cual trae su agenda para seguir envileciendo aún más a tan noble oficio como es la política.

No olvidemos que en Sonora, al PRD lo inventó e hizo crecer Manlio Fabio Beltrones Rivera –preguntarle si no a Bulmaro Pacheco Moreno—para arrancarle votos al PAN y, no se descarta que este “tiburón” de la política esté moviendo sus piezas en el PRD al través del “tragabalas”.

Ha vuelto el ladrón.
¡Alea jacta est!.