¡Que desmemoria…!

Manuel Fernando López

Para tercos–más que AMLO– los yaquis; no bien se fue el demente de palacio nacional, volvieron a impedir el tráfico en la carretera internacional, no obstante la catarata de promesas vertidas por el mesías tabasqueño, hace tres días ante integrantes de la etnia; cada vez más divididos.

Sin faltar el pedante, engreído y traidor de Jorge Taddei Bringas, el “único delegado” en Sonora como se auto denomina, en franca aberración gramatical y, que a estas alturas por lo menos sueña con una diputación federal parta seguir pegado a la generosa ubre que tanto le gusta.

Atrás –para él – ya no existen sus discursos incendiarios contra el “odiado gobierno” y, en concreto su lucha contra las ilegales casetas de asalto –perdón, de cobro—en las rúas federales, cuyos ríos de dinero, siguen hinchando los bolsillos de los concesionarios.
Traicionó a los integrantes de dicho movimiento en Sonora y, el que traiciona una vez, traiciona toda su vida: es un traidor en toda la extensión de la palabra.

Digno integrante de la 4t, cubil de tales especímenes, empezando por AMLO, quien desde siempre hizo de la violencia contra las instituciones su modus operandi y vivendi; ahora el presidente “escupe hacia arriba”, criticando a los ciudadanos que se manifiestan contra las casetas de cobro y, acusándolos de corruptos.

El término fariseos les queda corto, olvidan o pretenden hacerlo, que el pasado es muy terco y, tarde que temprano regresa y toca la puerta de quienes pretenden cerrarla como éstos.

Encima el orate de palacio nacional vino a burlarse aún más, al declarar que nos está yendo muy bien con la pandemia a los mexicanos.

Y, lo que falta por verse.

¡Alea jacta est!.