A los tibios los vomitaré de mi boca…

Manuel Fernando López

Excelente y, de frente como aconsejaba el general Erwin Rommel en la guerra, la respuesta de mi fraternal amigo Adrián Gallardo Rangel, al regidor morenista Armando Moreno Soto, quien en aras de desacreditar el movimiento contra el demente pro comunista AMLO y, en especial a Adrián, sacó a relucir una vieja historia mediante el escrito “Los Micos”.

Hoy, doy testimonio –jamás lo he negado—de nueva cuenta que fui, soy, seguiré y moriré, siendo “mico” : si creer en Dios, amar profundamente a México y, en consecuencia querer lo mejor para todos los ciudadanos es ser lo anterior, esto soy Armando Moreno Soto.

“A los tibios los vomitaré de mi boca” dijo el Alfa y Omega, el principio y fin y, jamás he sido tibio; lo demostré con creces en todas las luchas sostenidas para defender mis ideas con la espada; algo de lo que tú y muchos de tus adoradores de regímenes comunistas y asesinos no hicieron.

Perdón; si lo hicieron, cuando tomaron las armas vía la guerrilla 23 de septiembre , para robar y asesinar dizque en “aras del pueblo”,

Pregúntale al “luchador social”, al asaltante de bancos, el “Tragabalas”, Jesús Zambrano Grijalva; un delincuente, un asesino que fue presidente del PRD nacional, otra cueva de ladrones y oportunistas, viviendo a costillas del “odiado capitalismo”.

Tú, Armando Moreno, eres el típico ejemplo de esta caterva de vividores; parásito universitario, fósil que ha vivido a expensas de la Unison y, ahora como “servidor público” cobrando – y , muy bien – como regidor.

Atrás quedaron tus arengas contra el capitalismo, contra la “odiada burguesía”; hoy vives en ella y cumples a plenitud la frase de Abelardo Casanova: “ Los activistas de hoy, serán los funcionarios de mañana”,

Te vi correr aquel 19 de marzo de 1973, en aquella inolvidable tarde cuando entramos a rescatar las instalaciones de la Unison convertida en un festín de mariguanos y prostitutas; me reservo nombres porque en una paradoja de la vida, muchos de ellos fueron mis amigos: te recuerdo a un Ismael Mercado Andrews, un creyente en ustedes y al que olvidaron; no así al vividor de Patricio Estevez.

¿Le ayudas a la gente con lo que percibes como funcionario?.

Solo falta que ahora creas en Dios, como todo fariseo de la izquierda.

No en balde reza el credo: “—está sentado a la diestra de Dios padre….”.

No a la izquierda como tu , hipócrita vividor.

Pero en fin, todo sea por la 4t, donde caben todos; especialmente los vividores como tú y, otros de tu calaña.

Y vives muy bien, “al igual que otros idiotas útiles”. Como lo dijo Vladimir Lenin
“Payasos”.

¡Alea jacta est!