Más vale un rato rojo que mil descoloridos

Dr. Shivago
dr_pin_shivago@hotmail.com

La decisión de mantener las medidas de contención del Covid-19 en color rojo de alerta máxima en esta capital, y no en naranja como desde la Ciudad de México se instruyó, es una clara muestra de que al subsecretario de Promoción y Prevención de la Salud, Hugo López-Gatell no se le cree ni el bendito.

Sin duda, pues, fue una determinación inteligente y valiente de parte de la alcaldesa, Célida Teresa López Cárdenas, así como de los integrantes del Comité Municipal de Salud, quienes le dieron más credibilidad y confianza al registro del tablero epidemiológico local, que a las cuentas alegres que a diario y a la distancia ofrece un López-Gatell cada vez más cuestionado y confrontado por autoridades estatales y municipales de todo el país.

La verdad es que sí era un exceso pretender dejar abierto al público sitios como gimnasios, albercas, centros comerciales, cines, centros nocturnos, bares y hasta la posibilidad de autorizar conciertos masivos, con todo y el supuesto acatamiento de medidas de prevención, cuando en los hechos es una realidad que los hospitales de esta capital, y de buena parte de la entidad, siguen al tope de su capacidad y el reporte de contagios y fallecimientos diarios por Covid-19 siguen a la alza.

Bien, pues, por esa decisión tomada a nivel local por las autoridades para no sólo evitar en lo posible un mayor número de casos de enfermos por este virus, sino incluso para no ser señaladas el día de mañana como cómplices de un actuar francamente irresponsable y criminal como lo está haciendo el gobierno federal que encabeza Andrés Manuel López Obrador.

Dice un dicho que “más vale un rato rojo que mil descoloridos”, y aquí se aplica.


SÓLO QUE LE QUITEN EL SALUDO

Ahora bien, habrá quien diga que esto podría repercutir negativamente en López Cárdenas a partir de su extracción morenista, advirtiendo posibles represalias del gobierno federal por su rebeldía de no acatar una instrucción que sale directamente de Palacio Nacional.

Sin embargo, si esto sucediera, que esperemos no sea el caso, pues entonces lo único que podrían quitarle ya a la Alcaldesa de esta capital es el saludo, porque de recursos financieros para la Comuna o el respaldo político para sacar proyectos importantes como el de la construcción del Acuaférico Tramo Oriente nomás tampoco ha recibido nada.

Esto ya se parece al chiste del pobre hombre aquel, que careciendo de extremidades inferiores y vivir en extrema pobreza hubo quien le llamara la atención por maldecir su suerte, advirtiéndole sobre un castigo divino por ello, respondiéndole entonces el desdichado, todo atufado, que eso sólo podría suceder si también le quitaba la patineta en que se desplazaba, pues era lo único que le quedaba.

Así pues, en el caso de Célida sólo falta que le quiten el saludo, así como el desdichado sujeto del chiste que le quiten su patineta.

Bien, pues, insisto, por esta decisión que antepone, “hayga sido como hayga sido”, el bienestar de los hermosillenses, por encima de algún otro posible interés político que hubiera obtenido si esta decisión de rechazar el semáforo en color naranja no se toma y simplemente se hubiera limitado a acatar sin chistar lo que le ordenaban.

Al final, pues, son las autoridades municipales las que realmente cargan con el costal, y corresponde a esta instancia decidir en tal sentido y por el bien de sus gobernados.


ATIENDE ABM PETICIÓN DE GOBERNADORA

Claudia Pavlovich

Otra buena noticia registrada ayer, fue la respuesta que dio la Asociación de Bancos de México a la solicitud de parte de la gobernadora, Claudia Pavlovich Arellano de aplicar algunas medidas para proteger a los usuarios de la banca en sus trámites, particularmente evitándoles hacer filas por horas en estos tiempos de pandemia.

Se trata, pues, de una serie de acciones que involucran la ampliación ya de los horarios de atención, la atención prioritaria y sin filas para personas vulnerables como gente de la tercera edad o alguna discapacidad, además de las facilidades para agendar citas con horarios definidos y hasta ampliar la gama de opciones para la banca en línea.

Es muy probable que de arranque seguiremos viendo filas por fuera de las instituciones bancarias, eso será una realidad en función del natural rechazo a hacer lo que se nos indica, pues siempre habrá quienes quieran ir y ser atendidos de forma inmediata sin sujetarse a las instrucciones, pero en la medida que se acaten éstas y hagamos uso de las herramientas tecnológicas que tenemos a nuestro alcance en los celulares esta problemática irá disminuyendo.


UNA POQUITA DE DIGNIDAD, POR FAVOR

Entrando al plano nacional, alguien por favor que le arrime una poquita de dignidad al secretario de Hacienda y Crédito Público, Arturo Herrera Gutiérrez; hágalo por el amor de Dios, no se puede ya cargar con tanta pena ajena.

Y es que, digo, qué tanta necesidad tendrá a estas alturas del partido el presunto responsable de las finanzas del país, para que tenga que aguantar incluso en red nacional las burlas de Andrés Manuel López Obrador respecto a su planteamiento de que un factor muy importante que ayudará a la recuperación económica es el uso del cubrebocas.

No pues, creo que está muy, este, desproporcionado, ¿no?, o sea, ojala y fuese así, si fuera el cubrebocas una opción para la reactivación de la economía me la pongo de inmediato, pero no es así, yo sigo las instrucciones de los médicos, de los científicos.., no creo que haya dicho eso”, respondió ayer muy sonriente el tabasqueño a la pregunta de si coincidía con lo declarado por Herrera Gutiérrez la tarde del martes en una reunión virtual con el Consejo de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación.

Se trató, pues, de una descalificación socarrona que hace un sujeto que concluyó sus estudios en ciencias políticas luego doce años y con un promedio que apenas superó la calificación mínima, como triste porro, y además reprobando en varias ocasiones las materias de finanzas y economía.

Y es este mismo personaje, quien ahora tiene la desfachatez de exhibir y ridiculizar a un subordinado suyo, como lo es Herrera Gutiérrez, en cuyo currículum destaca ser Licenciado en Economía por la Universidad Autónoma Metropolitana, contar con una Maestría en la misma especialidad por el Colegio de México, además de un Doctorado por la Universidad de Nueva York, ambas instituciones en las cuales también han sido parte de su planta académica.

En serio, con qué calidad moral puede López Obrador pitorrearse en público y en red nacional, como lo hizo ayer durante la conferencia de prensa mañanera, de alguien que, por lo menos en el aspecto académico y por lo tanto de formación profesional en su especialidad, lo supera en mucho.


RECULA, PERO VUELAN BAJITO

Y ni hablar, al pobre de Herrera Gutiérrez no le quedó de otra que “aclarar” que se había malinterpretado su analogía del cubrebocas, como parte importante del proceso de recuperación económica, pues en realidad se refería específicamente al uso del barbijo por parte de los obreros en las cadenas de producción.

Ahora sí que al final el titular de Hacienda terminó diciendo que los cocodrilos sí vuelan, pero bajito.


REFORMA A PENSIONES; MUY OJONA PA’ PALOMA

Carlos Salazar

Ahora bien, respecto al tan cacaraqueado tema de la propuesta de reforma al sistema de pensiones que involucra maravillosos beneficios, particularmente, para la clase obrera, permítame dudarlo un poco y deme el derecho a acogerme al dicho que dice: la mula no era arisca, la hicieron a varejonazos.

Y es que, la neta que se me hace muy ojona pa’ paloma, no obstante abone a su favor el hecho de que ya ha sido respaldada por un personaje como el meramente del Consejo Coordinador Empresarial, Carlos Salazar Lomelín, lo cual ya es mucho decir.

De hecho es importante destacar este hecho, que sea Salazar Lomelín quien esté avalando esta propuesta presentada ayer por el anteriormente mencionado secretario de Hacienda, Arturo Herrera Gutiérrez, dado que este empresario ya fue víctima del desprecio del Peje y del secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard Casaubón al dejarlo fuera del selecto listado de machuchones acompañantes del macuspano en su lacayuna visita a Washington con motivo de la firma del tratado comercial entre MéxicoEstados Unidos y Canadá, no obstante que el presidente del CCE había sido pieza clave en tales acuerdos.

Es decir, con su respaldo, Salazar Lomelín le está dando al inquilino de Palacio Nacional una demostración de seriedad y altura de miras, algo que esperemos algún día puede comprender y valorar este último.

Ojalá, pues, ya en el desmenuzamiento completo de dicha iniciativa, que de entrada pareciera ser benéfica para los trabajadores, no empiecen a aparecer detallitos con los que suele contaminar todo a su paso el llamado ganso macuspano dada su obsesiva orientación hacia un socialismo trasnochado que sólo existe en su cabeza.

No echemos todavía, pues, cuetes al aire; es mi sugerencia.


¿SE VA O SE QUEDA?; ¡QUÉ NERVIOS!

Y por último, qué nervios; hasta hoy sabremos si López Obrador logró convencer de algún modo al todavía secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú de que se quede en el cargo aunque le quite la caja registradora entregándole el control de todas las aduanas a los consentidotes de las fuerzas armadas.

Que el Secretario de Comunicaciones y Transportes, que es un hombre con criterio, no está de acuerdo que la Secretaría de Marina se hagan cargo de las aduanas y los recintos portuarios. Hay esta discrepancia, se va a resolver de una forma o de otra”, reveló ayer su serenísima pejestad.

Ahora bien, corren también otras versiones respecto a los motivos reales por los que Jiménez Espriú prefiere poner pies en polvorosa, y una de éstas es que tiene cola en el asunto de las revelaciones que haga en estos días el ex director de Pemex, Emilio Lozoya Austin, pues dicen que también tuvo sus “queveres” con este pajarito de cuenta, y pues como luego dicen, más vale aquí corrió que aquí quedó.

Otra versión está sustentada en el dicho de que ante la escasez ya muy severa de recursos para seguir dilapidando en obras faraónica e innecesarias como el Tren Maya, la Central Avionera Santa Lucía y la refinería Dos Bocas, entre otras, ha sido que el viejito cascarrabias de Jiménez Espriú estaría abandonando la embarcación de la cuatroté antes de que haga más agua y se vea mucho más comprometido en una serie de irregularidades vinculadas a presuntos actos de corrupción que todo esto desborda.

Hasta luego