¡¡Qué alguien me explique!!; el México del absurdo

Dr. Shivago
dr_pin_shivago@hotmail.com

Se acuerda usted de aquel personaje de Eugenio Derbez que siempre grita: “qué alguien me explique”; Hans Pujenheimer.

Pues bien, tal cual, así también gritamos al enterarnos que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador está por enviar una segunda remesa de 30 millones de dólares de un paquete de ayuda al gobierno de Honduras, para aplicarlo en la versión centroamericana de los programas Sembrando Vida y Jóvenes Construyendo el Futuro; hágame usted el refabrón cavor.

Supuestamente de esta manera no sólo decenas de miles de hondureños dejarán de venirse en caravana cruzando por México rumbo a Estados Unidos en busca del famoso “sueño americano”, sino incluso otros tantos miles de ellos que se han quedado varados aquí, regresarán presurosos a su país para ser beneficiados por estos maravillosos programas asistencialistas; habrase visto tal patraña.

Y mientras tanto, el personal médico y de enfermería de todo México sufriendo las de Caín ante la falta de equipo de seguridad para evitar infectarse del Covid-19 y de más ventiladores para ampliar la capacidad de atención a pacientes graves por este virus.

Seguramente esos 30 millones de dólares que deberán entregarse a más tardar en octubre próximo al gobierno de Honduras, saldrán de esos mil millones de dólares que el gobierno de AMLO obtuvo hace unos días del Banco Mundial aumentando así la deuda externa junto a otros mil millones de dólares que ya había recibido el año pasado de esta misma neoliberal institución bancaria, recursos que de los cuales, por cierto, ni siquiera un peso estará destinado para enfrentar la pandemia del Covid-19 en nuestro país.

Por eso en este México del absurdo que hoy padecemos es imposible no gritar a todo pulmón como Hans Pujenheimer: “qué alguien me explique”.


MEJOR QUE NI SALGA

En más de lo mismo, “qué alguien me explique” de dónde habrá sacado el secretario de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo Montaño que sería una buena idea salir ante los medios para informar del extraordinario descenso del 0.44%, sí, del 0.44% en el número de homicidios dolosos durante el pasado mes de mayo con respecto al mes de abril.

Aquí tenemos una ligera baja, 2 mil 913, obviamente es una cifra alta, recibimos, aquí  en diciembre de 2018. Esta es la línea de tendencia histórica y la que nosotros llamamos de contención que se ha observado a partir de diciembre con ligeras tendencias a la baja y a la alza pero dentro de una línea de contención en una tendencia histórica”, destacó haciendo de su declaración un galimatías que ni él mismo quizás pudo entender.

Lo cierto es que durante el pasado mes de abril fueron registrados, de manera oficial, un total de 2 mil 926 homicidios dolosos en todo el país, entre los cuales hubo varias decenas de oficiales de policía de los tres niveles de gobierno y del Ejército, incluyendo de la Guardia Nacional, mientras que durante mayo se contabilizaron 2 mil 913 asesinatos, lo cual arroja una diferencia de trece crímenes menos que representa ese extraordinario descenso del 0.44% en este delito de alto impacto.

Hombre, digo, para dar a conocer esas miserias mejor que ni salga declarar.


Y EN SU PROPIA TIERRA

Y qué decir de la barbarie registrada en Caborca entre la noche del viernes y madrugada del sábado, misma que dejó como saldo la ejecución sumaria de diez sujetos cuyos cuerpos fueron arrojados sobre la carretera que lleva a Sonoyta y dos víctimas inocentes más, que no tenían nexos con las bandas enfrentadas y hoy se suman a esa larga lista también de muertes etiquetadas como daños colaterales.

Ni hablar del infierno desatado por rumbos de Guanajuato, Michoacán, Veracruz y Puebla, entre otros, donde tiene meses ya una luchar encarnizada por el control de dichas regiones, tal como sucede aquí mismo en municipios como Guaymas, Empalme y Cajeme.

Las autoridades de los tres niveles de gobierno definitivamente rebasadas al grado máximo, como nunca antes había sucedido, aunque lo fuerte de los reclamos recae en las autoridades federales que tanto habían asegurado tener la solución mágica por medio de la estrategia del “abrazos, no balazos”.

Pero bueno, tampoco hay que perder de vista que México acaba de obtener un asiento en el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), por lo cual ahora es cosa que se enteren de ello los líderes de las bandas criminales en pugna, para que definitivamente tomen la decisión de deponer sus armas y registren a toda su gente en el programa Jóvenes Construyendo el Futuro ante el temor que esta información les cause.


UNA CARTA MUY VALIENTE

Por cierto, todavía se comenta entre colegas ese duro editorial presentado hace unos días por la joven periodista cajemense, Sofía Ortega, donde en una cápsula de dos minutos planteó de manera directa, y con unas enormes enaguas, la cruda realidad de Sonora en materia de inseguridad por causa del crimen organizado y la ausencia de resultados del gobierno federal.

Daré lectura, a una carta que escribí.

Ingeniero Alfonso Durazo.

En agosto del año pasado usted propuso en Sonora el cambio de comisarios de seguridad pública por militares, en Hermosillo, Guaymas, Empalme, Cajeme y Navojoa.

Decía, que quienes quedarían en el puesto cumplían, y con creces los requisitos para asumir esa responsabilidad; mencionaba, en ese entonces, la extraordinaria relación que tenía usted con la Gobernadora, el Secretario de Seguridad y la Fiscal del Estado; prometió que ya no habría crimen uniformado, pues depurarían a los cuerpos de seguridad.

También dijo, que los grupos criminales en Sonora, ya estaban identificados.

A casi un año de esa visita, el plan piloto propuesto por usted en Sonora ha fracasado estrepitosamente, pues durante el primer cuatrimestre de 2020, en comparación con el año pasado, en el Sur de Sonora hay un incremento del 45% en los homicidios dolosos.

En Sonora, su tierra, los delincuentes y mafiosos se desenvuelven con total soltura e impunidad.

¿Qué pasó Secretario?, con las propuestas de más de cuarenta expertos mexicanos y extranjeros acreditados por la ONU, que usted recibió antes de llegar al poder

¿Dónde quedó?, Secretario, su discurso de la política de drogas que llevaría a cabo este gobierno.

Si el problema de la violencia por las drogas es un problema económico, ¿qué hacemos buscando la solución donde no es?

Si usted dice que sabe la solución, pero no la aplica por miedo a enfrentarse al monstruo de mil cabezas, entonces no sé cuáles sean sus expectativas; pero lo que sí sé, es que estos resultados contradicen las propuestas que usted, y la Cuarta Transformación hicieron.

Señor Secretario, si esto es lo que podemos esperar de usted para los siguientes años, la verdad prefiero mejor, no hacer las cuentas”.

Definitivamente ninguno de los colegas que compartimos dicha cápsula editorial, presentada por la Televisora del Pacífico, filial de Televisa en Ciudad Obregón, le quitaríamos una coma siquiera al texto redactado por Sofía Ortega; nuestros respetos y reconocimiento por tan valerosa exposición.


LA SIMULACIÓN AL ESTILO 4T

Hubo una nota informativa que nos hizo recordar aquellos tiempos, no tan lejanos todavía, en que los gobiernos neoliberales y conservadores del PRIAN desplegaban una serie de acciones previas al arribo del mandatario en turno a una ciudad o región en particular.

Me refiero a aquellas obras de rehabilitación y limpieza de vialidades por donde sabían que habría de transitar la comitiva presidencial, de tal forma que el meramente luego pudiera presumir lo bonita y bien trazada de la ruta por donde le tocó circular.

Eran aquellos tiempos en los que la simulación y el incienso no podían faltar en esas visitas presidenciales.

Pues bien, el pasado viernes nos topamos con una nota cuyo cabeceo decía así:

Semar entrega toneladas de alimento a familias de guarijíos y en rancherías del Sur de Sonora”.

Entre las cosas que se repartirían destacan productos sanitarios y despensas alimenticias para aproximadamente 60 familias de la referida etnia asentadas en rancherías de la zona serrana en el municipio de Álamos, gestionadas por la Secretaría del Bienestar Social.

Ni hablar, podrán pasar años y diferentes partidos políticos por el poder, y siempre usarán las mismas socorridas prácticas de la simulación y la explotación de la pobreza.

Así pues, como en el pasado barrían las calles por donde pasaría el mandatario en turno, así ahora lo hacen también llevando este tipo de miserables apoyos de ocasión, para que en la visita que haga López Obrador a esa zona del Sur del Estado este próximo fin de semana, pueda éste preguntarles a grito pelado si han recibido todos los apoyos del gobierno de la Cuarta Transformación, y escuchar de sus oyentes un “” como respuesta y un atronador aplauso.

Al final, pues, quizás ya no se trate de la misma gata, pero sí del mismo ganso, pero más revolcado.

A propósito también, pues, de la simulación en la visita de AMLO al “paciente” dizque enfermo de Covid-19 en un hospital del Estado de Morelos; de pena ajena, en serio.


EL CHIMOLTRUFIO FLORES

Ramón Flores Robles

Fíjense que ya salió el vocero y encargado de despacho del PT en la entidad, Ramón Ángel Flores Robles a declarar que van con todo a favor del juicio político contra la Alcaldesa morenista de Navojoa por una larga lista de trapacerías cometidas por ella, familiares suyos y de no pocos funcionarios bajo su mando en perjuicio de las arcas del municipio.

Las evidencias, pruebas y señalamientos que se le hacen a la C. María del Rosario Quintero Borbón,  a la par de funcionarios señalados igualmente, son más que suficientes para que la Comisión de Gobernación y Puntos Constitucionales que lleva el caso se pronuncie a la brevedad a favor de sanear la vida pública de ese municipio y  marcar un precedente  en materia de corrupción y deshonestidad gubernamental”, señaló tajante mi buen Ramoncillo pecho amarillo.

El problema es que ya nadie le cree ni el bendito, porque suele ocurrir que al final termina como la Chimoltrufia, que como dice una cosa pero luego dice otra; y lo que es peor, incluso convocando a conferencia de prensa para negar que dijo lo que sí dijo pero ahora dice que no dijo.

¡Qué feo eso!, verdatú.!!!

Hasta luego