“Con los judas no se pelea, ellos se ahorcan solos”

Manuel Fernando López

Como todo traidor, Jorge Taddei Bringas juega a la desmemoria, pero el pasado es terco: siempre regresa con toda su carga, con sus errores, desnudando toda hipocresía del ser humano

Para desgracia de este sujeto – Taddei—la tecnología le recuerda y refriega en su cara y sobre su sombrerito “chaplinesco”, cómo de un ardiente “luchador social”, el mesías tabasqueño lo envolvió en su retórica y, sin rubor alguno ahora se desgarra las vestiduras en aras del demente de palacio nacional.

Múltiples son las quejas contra su proceder en la entelequia llamada Bienestar Social – que para muchos es “malestar social”—por el favoritismo hacia cercanos, en la entrega de recursos federales.

Por si existen dudas de su fariseísmo, ahí están muchos videos y, en especial uno, donde micrófono en mano incita a los ciudadanos a “tomar” tanto el Congreso del Estado, como el de la Unión, como respuesta a un gobierno “insensible y corrupto”.

Lleva, así como Judas Iscariote, el nombre de traidor en la frente y, si aquel vendió al Mesías por treinta monedas de oro; Jorge Taddei, se –ojo, “se”— vendió al iluminado de Macuspana, traicionando a sus antiguos aliados en la lucha contra las medidas dictatoriales de AMLO: verbigracia, a los integrantes de la lucha contra los criminales cobros en las casetas de cobro en las carreteras federales.

El término advenedizo de la política, le queda corto e incluso el término sinvergüenza también : es y, ha sido un abyecto y un oportunista.

¡Ah! : no soy conservador ni fifí; soy en periodista con muchos años en el noble oficio, pero además, la traición no existe en mis ayeres: alguien debe dar testimonio y, es lo que hago.