Megaobras de AMLO, más caras de lo previsto

Estas megaconstrucciones se han topado con un enorme rechazo social debido a que estos dañarán el medio ambiente, desplazarán a comunidades indígenas y ocasionarán destrozos

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha apostado que con la construcción de un aeropuerto en la base militar de Santa Lucía en el Estado de México, una refinería en Dos Bocas, Tabasco; y un tren en la Península de Yucatán ayudarían al desarrollo de México, debido a que estos proyectos atraerían inversiones.

Sin embargo, estas megaconstrucciones se han topado con un enorme descontento y rechazo social debido a que estos dañarán el medio ambiente, desplazarán a comunidades indígenas de sus hogares y además que ocasionarán destrozos en las zonas de construcción.

Incluso, no hay que olvidar que en medio de la crisis sanitaria provocada por el coronavirus, el mandatario tabasqueño optó por invertir más recursos para salvar y seguir construyendo sus obras faraónicas.

Por ello, aparte de ilegales, estas construcciones de la 4T nos saldrán más caras a todos los mexicanos.

1.- Aeropuerto Internacional “Felipe Ángeles” en Santa Lucía

López Obrador canceló la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en Texcoco bajo el argumento de que era oneroso y estaba plagado de corrupción.

Por otra parte, presentó su proyecto sobre su Nuevo Sistema Aeroportuario de la CDMX, el cual contemplaba construir un nuevo aeropuerto en la Base Militar de Santa Lucía, ubicada al sureste del municipio de Zumpango, en el Estado de México, y rehabilitar los aeropuertos de Toluca y el actual Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM).

Para este proyecto se tenía contemplada una inversión inicial de 92 mil millones de pesos; sin embargo dicha cifra se elevó a 174 mil 594 millones de pesos; y todavía podría elevarse aún más ya que aún no se ha contemplado otros gastos como la construcción de la Terminal 3 del AICM, la construcción de las vías de comunicación a Santa Lucía y los 53 kilómetros de posibles extensiones del Sistema Mexibús para conectar los tres aeropuertos.

2.- Tren Maya en la Península de Yucatán

López Obrador ha denunciado que la Península de Yucatán ha sido la zona más abandonada por los gobiernos anteriores, y que por ello ideó la construcción del Tren Maya para atraer inversiones e impulsar la economía de esta región.

Sin embargo, esta obra ha sido muy criticada, tanto por especialistas como por habitantes, esto al advertir que con su construcción habrá deforestación, y fragmentación de cuatro reservas naturales protegidas de Quintana Roo: Yum Balam, Manglares de Nichupté, Uaymil y la Reserva de la Biosfera de Sian Ka’an.

Además, ello representaría un riesgo para la identidad cultural y posible mercantilización de la cultura indígena; violación al derecho a la tierra y mecanismos de financiamiento que no favorecen a los propietarios de las parcelas en los polos de desarrollo, así como la sobredensificación del corredor turístico Cancún-Tulum.

Para este proyecto, la 4T tenía contemplado una inversión inicial de entre 120 a 150 mil millones de pesos; sin embargo, el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) reveló que el costo de construcción sería de hasta un billón 599 mil millones de pesos.

Una investigación reveló que la planeación del Tren Maya no es óptima ya que no se contempla una evaluación correcta de los costos estimados, aforo, densidad poblacional, conectividad, uso principal de las vías y la competencia del tren con otros medios existentes de transporte, y que por ello el costo de construcción podría elevarse entre 4 y 10 veces más de lo estimado.

3.- Refinería de Dos Bocas, Tabasco

A lo largo de su primer año de gobierno, Andrés Manuel planteó la necesidad de que México fuera autosuficiente en materia de producción de hidrocarburos, para ello ha cancelado proyectos de energías renovables y los concursos petroleros y licitaciones de bloques de hidrocarburos.

En ese sentido, para alcanzar esa autosuficiencia y evitar depender de las exportaciones extranjeras, AMLO anunció la construcción de una refinería en el municipio de Paraíso, Tabasco; además de la rehabilitación de las seis refinerías que cuenta el país.

Para esta obra se tenía contemplado invertir tres mil 121.4 millones de dólares, pero su costo podría elevarse hasta un 35 por ciento, debido a la depreciación cambiaria, lo cual elevó el valor de esta refinería en poco más 13.5 por ciento; por lo cual actualmente esta obra cuesta 22 mil 300 millones de pesos más de lo presupuestado en 2019.

Por último, aquí se ha señalado que estas megaconstrucciones están envueltas en múltiples irregularidades y corrupción ya que no cuentan con los permisos de construcción, ni estudios que evalúan los daños que ocasionarán en el ecosistema, entre otros trámites.

Lo que empieza mal, termina mal ¿no le parece? AMLO se quejó tanto de los despilfarros y la corrupción de los gobiernos anteriores, sin embargo la 4T a recrudecido lo peor de las pasadas administraciones.

Con información de Diario.mx, Cultura Colectiva y El Universal