El Circo de los chapulines

El Código
Manuel Fernando López

En nuestra cada vez más lejana infancia, escuchábamos del famoso “circo de las pulgas”, que las diversas carpas de diversión, traían consigo tanto a las ciudades como a pueblos varios de nuestra geografía; dicho espectáculo fue sustituido por “El circo de los chapulines”.

¿Cómo fue posible transformar las pulgas en chapulines?, se preguntarán algunos con el valor de leer estas irreverentes líneas, aún cuando en los circos sobran magos para tales actos de ilusión.

No, esto fue y es posible en la vida real, especialmente en la política donde esta plaga –más peligrosa que la del éxodo—tiene rato medrando, trepando y, lo peor a costa del erario, del dinero público.

Los “Yunques” políticos

Todos los partidos políticos, a raíz del descrédito brutal ante la sociedad, se dedicaron a recoger basura, chatarra desechada por otros, traidores al por mayor y, en este desfile e intercambio de máscaras obviamente sobresalen el PAN y Morena.

Van algunos ejemplares de esta galería de voraces depredadores del presupuesto, “salvadores” de nuestra patria y “luchadores sin descanso” por nuestro bienestar; uno de éstos resucitado por Alfonso Durazo.

Antonio “Tony” Gallardo tuvo sus orígenes en el PRI, luego brincó al PAN donde Guillermo Padrés le pidió la renuncia como subsecretario de la Sedeson, por graves actos de corrupción comprobados; luego como buen gato que cae patas arriba, con Miguel Mancera en CDMX fue director de área del Instituto de Vivienda.

De ahí lo recogió Alfonso Durazo para meterlo a Morena y, hoy tras su fracaso para presidir Morena en Sonora lo premiaron con la delegación de gobernación.

Va la breve historia del “resucitado” y, quien como radiólogo médico, debería estar en el frente combatiendo –es teniente coronel—al letal virus, luego de trayectoria mediocre desde las filas del PRD donde fue guardaespaldas del “Tragabalas” Zambrano, brincó luego a Convergencia para después traicionar a Alejandro Rodríguez, huyó a Movimiento Ciudadano.

Por supuesto el ex mílite brincó a Morena para repartir el periódico Regeneración, lo que le valió el premio como espía del Cisen en Sonora.

¡Con ustedes!, el teniente coronel Enrique Cobos Alcocer; así que los ciudadanos vivimos desde ya, bajo el ojo del “Gran hermano”.

Que encanto de circo.