La nueva normalidad; más atole con el dedo

Dr. Shivago
dr_pin_shivago@hotmail.com

Pues no sé usted cómo haya visto eso de la “nueva normalidá” que ayer anunció su serenísima pejestad, AMLO I, con relación al tema del Covid-19, pero desde mi particular punto de vista fue de nuevo como el cuento del parto de los montes, aquel donde luego de ensordecedores estruendos y crujir de tierra lo que salió de una grieta fue un insignificante y asustadizo ratoncito.

Ahora sí que como dice muy peladamente la raza allá por mi tierra, fue mucho pedo pa’…; ni más ni menos.

Aunque eso sí, aderezando esta nueva ocurrencia, cuyo único objetivo es ganar tiempo a la pandemia y hacer como que está todo controlado aunque los números digan todo lo contrario, con un toquecito putrefacto de partidización ante el uso de ese concepto morenista de “municipios de la esperanza” para definir a aquellas poblaciones que hasta el momento, y por puro milagro de Dios, todavía no registran un caso positivo de infectado por este virus en sus demarcaciones.

Porque a ver, dígame usted, qué de nuevo o interesante tienen las tres fases definidas ayer para el regreso a las actividades dentro de esta supuesta “nueva normalidad”, si luego hacen la acotación de que finalmente serán las autoridades de cada una de las entidades las que tomen la última palabra en cuanto a aplicarlas o no, siendo que en los hechos en la mayoría de los casos así ha venido sucediendo, incluso desde antes de que el gobierno federal pusiera en operación tardíamente la Jornada Nacional de la Sana Distancia.

Vaya, incluso el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell reconoció que a pesar de que el 1 de junio concluye la Jornada Nacional de Sana Distancia, para empezar ahora a bombardearnos con la “nueva normalidad” y los “municipios de la esperanza”, las medidas de prevención y mitigación del contagio seguirán igual, ya que, definitivamente “la epidemia no se ha acabado”.

Insisto, estos de la cuatroté nos quieren seguir dando atole con el dedo anunciando medidas que, en honor a la verdad, todavía distan mucho de parecer efectivas ante los números que diariamente conocemos y que marcan un constante incremento en la cantidad de contagiados y fallecidos por causa del virus del Covid-19.

¡Qué más quisiéramos, todos!, que fuera posible pensar en volver a una vida normal, deje usted que no sea una nueva normalidad, sino simplemente volver a la normalidad, con la apertura de negocios, changarros, maquiladoras, escuelas, etcétera, pero siendo realistas esto todavía no es posible, incluso ni así los grandes empresarios nos juren por la vida del osito Bimbo que dispondrán de todo lo necesario para proteger a sus obreros, aunque esos mismos empresarios mantengan a sus familias a muy buen resguardo en sus residencias y bajo estrictas medidas de sanitización.


SERVIRÁ PARA DESLINDARSE DE RESPONSABILIDADES

Vuelvo a preguntar, ¿qué vale más que la vida de un obrero, de un trabajador?

Señores, la economía puede caer en la más profunda de las crisis, como ya venía encaminada desde antes de que apareciera el Covid-19 ante las ya conocidas torpezas del actual gobierno, y sin embargo tarde que temprano tendrá que recuperarse, pero una vida más que se pierda, de las muchas que ya se han perdido desde el inicio de esta pandemia, a partir de una falsa expectativa de que los contagios por este virus han empezado a controlarse, eso señores, es algo francamente criminal.

Entendamos que esto de la “nueva normalidad” anunciado ayer por Andrés Manuel López Obrador y su camarilla de incondicionales, no es más que un paliativo, un ganar tiempo frente a una pandemia que no han sabido contener y que ahora pretenden hacer parecer que lo han logrado.

Al final, pues, todo queda igual, en manos de las autoridades de cada entidad federativa para decidir si aplican o no, así sea de manera gradual, la reactivación económica de sus poblaciones considerando el grado de riesgo que sus expertos determinen, siendo también una embozada manera de deslindarse de responsabilidades de parte del mismo gobierno federal ante la muy alta posibilidad de que las cosas no salgan de la mejor manera.


ES COMO UNA RULETA RUSA

Jorge Carlos Alcocer

Por cierto, el que estuvo a punto de regar por completo el tepache en una de esas feas traiciones que nos suele jugar el subconsciente, fue el secretario de Salud, Jorge Carlos Alcocer Varela al dar lectura de su “spech” durante el anuncio de los pasos para la “nueva normalidad”.

Pues vayamos hacia esa nueva mortali.., moo, perdón, normalidad”, lo dijo Alcocer Varela en una aparente traición del subconsciente al quedarse a nada de decir “mortalidad” en lugar de “normalidad”.

Y es que, digo, hasta los mismos funcionarios del gabinete y el propio Secretario de Salud saben que esto de aferrarse a abrir ciertos sectores de la economía todavía a estas alturas de la pandemia es como ponerse a jugar a la ruleta rusa, y deje usted que lo hicieran con un revólver completamente cargado, sino con una pistola escuadra 9 milímetros Pietro Beretta de 16 tiros.


PANORAMA DEL CARAJO

Por lo pronto, y en el caso específico de Sonora, sepa usted que en los últimos diez días la cantidad de contagios se ha duplicado y en las mismas anda el número de defunciones por este virus, de tal manera que ya sabrá usted por dónde podría venir la posición que asuma el Consejo Estatal de Salud en relación a este asunto de la “nueva normalidad”.

Al día de ayer, la cifra de enfermos registrada por la Secretaría de Salud era de 686 en toda la entidad, además de un total de 55 defunciones por causa del virus del Covid-19.

Al momento de redactar este despacho todavía no conocía un posicionamiento formal de parte del Consejo Estatal de Salud, mismo que preside la gobernadora, Claudia Pavlovich Arellano, pero seguramente se mantendrán con la estrategia de prevención y mitigación de los contagios con el llamado a quedarse en casa de manera obligatoria y permitir la operación de negocios estrictamente necesarios para llevar esta pandemia, así como deteniendo el cerco ante las presiones que reciben del sector empresarial y maquilador para que se autorice su reactivación de manera gradual.


VAYA AFERRE DEL DE INDEX

Gerardo Vázquez

Por cierto, ayer volvió a la carga el loquito que había advertido que reabriría las maquiladoras nomás por sus meros calzones y porque contaba con el apoyo de autoridades federales para hacerlo, y sucedió que finalmente todo quedó en alharaca.

Claro, nos referimos al presidente de Index Sonora, organismo que aglutina a una buena parte de las maquiladoras que operan en la entidad, Gerardo Vázquez Falcón, sí, aquel que incluso llegó a anunciar que denunciaría penalmente por amenazas contra su vida y la de su familia al secretario de Salud, Adolfo Enrique Claussen Iberri, luego de que éste advirtiera que si las maquiladoras abrían, entonces ya tendría a quién poner como responsable de los contagios y muertes que esto podría ocasionar.

Enrique Claussen

Pero bueno, el punto es que, luego de varios días de hacer mutis y refugiarse en su oficina para lamer sus heridas, Vázquez Falcón salió ayer de nuevo a la palestra para qué cree, pues claro, para lo mismo, para anunciar que apegándose a los dichos de las autoridades federales con esto de la “nueva normalidad” dentro de unas semanas las maquiladoras volverán a operar en sus líneas de producción.

Ojo, por lo menos ya no puso una fecha específica, como cuando dijo que el lunes 11 de mayo las maquiladoras afiliadas a Index volverían a operar, lo cual no sucedió porque el Consejo Estatal de Salud se lo impidió, limitándose ahora a decir que “en las próximas semanas”.

Y es aquí donde uno dice, ¡pero, qué aferre el de Gerardo Vázquez!, de no querer reconocer la autoridad que tiene el Consejo Estatal de Salud para decidir sobre este asunto, insistiendo en que sólo atenderá las instrucciones que desde la federación indiquen, siendo que hoy incluso el propio López Obrador destacó que no tiene intenciones de caer en conflicto con los mandatarios estatales si éstos deciden aplicar sus propias medidas de prevención y mitigación de esta enfermedad.

Vaya manera tan torpe, por no decir de otra forma, la de reaccionar de parte de Vázquez Falcón, al preferir quemar cualquier puente que le permita retomar las relaciones institucionales con el Gobierno del Estado para llevarle beneficios a sus representados; y todo, pues, en aras de un aparente interés político que ya trae con algunos personajes de la cuatroté y de Morena en particular.

Algún día, pues, tendrá que entender que la autorización para la reactivación de la economía en la entidad, por causa del Covid-19, dependerá de lo que mandate más que nada el Consejo Estatal de Salud, pues el aval para así determinarlo ya lo dio el propio AMLO.


LLAMA CÉLIDA A DAR EL MAYOR ESFUERZO

Caso contrario, quien día a día confirma ese deseo de trabajar de manera conjunta con el Gobierno del Estado y atendiendo las decisiones que toma el Consejo Estatal de Salud es la alcaldesa de esta capital, Célida Teresa López Cárdenas.

Que todo el esfuerzo que hemos venido haciendo no lo echemos en un saco roto, tenemos que seguir los próximos días, haciendo un enorme esfuerzo por quedarnos en casa”, destacó la munícipe morenista, convencida de que no son tiempos todavía para andar pensando en una “nueva normalidad” cuando todavía no terminamos de pasar el tramo más terrible de esta pandemia.

Muy importante también, la observación que hizo López Cárdenas en el sentido de que ha habido más afluencia de gente en la vía pública en fechas recientes, ante lo cual llama a no confiarse.

Porque desde hace unos días hemos visto que la gente se ha relajado, ya está cansada, hay más movilidad en las calles, y necesitamos obviamente recordarles que lo que hace la diferencia y lo que transforma una ciudad no son sus gobiernos ni sus policías, son sus ciudadanos”, señaló la susodicha, y ojalá le hagan caso para que no grabe otra canción recordándoles lo de las multas.


DE COMANDANTE “PEJEROLAS” NO LO BAJAN

Durante martes y miércoles “el Peje” le ha sacado la vuelta al tema del regreso de los militares a los patrullajes en las ciudades para colaborar en las acciones de lucha contra el crimen organizado, ello ante el fracaso de la estrategia del “abrazos, no balazos”.

Veremos sí hoy finalmente el ganso macuspano se anima a entrarle al toro con este asunto, aunque seguro se saldrá por la tangente, como es su estilo; vaya, incluso no descartaría que niegue, rotundamente, que alguna vez haya exigido que los militares volvieran a sus cuarteles porque no correspondía a ellos cumplir las funciones de las corporaciones policiacas.

Pero de lo que sí no se ha salvado, es de ser duramente ridiculizado por medio de memes y caricaturas políticas donde generalmente le recuerdan que está haciendo exactamente lo mismo que antes tanto criticaba de los gobiernos neoliberales y corruptos, pero con mucho menos resultados efectivos en la lucha contra el crimen organizado.

Hasta luego