El problema es que cada vez menos les creen

Dr. Shivago
dr_pin_shivago@hotmail.com 

Tenemos presupuesto suficiente para afrontar la epidemia de #coronavirus. Agradezco la labor del personal de salud; a ellas y ellos mi admiración y respeto. Con este fenómeno es evidente la importancia de contar con un sistema de salud público, gratuito y competente”, afirmó ayer Hugo López-Gatell Ramírez.

El problema es que podrá decir esto una y mil veces, como lo establece la teoría “goebbeliana” que dice “si una mentira se repite suficientemente, acaba por convertirse en verdad”; pero ni así lo diga un millón de veces y poniendo su mano sobre una Biblia, ni así se lo podríamos creer.

Basta sólo con echar una vuelta por los nosocomios institucionales del país como el IMSS e Issste, ni se diga de los hospitales generales dependientes del Gobierno federal, para constatar que en muchos casos no disponen ni siquiera de gel anti-bacterial, guantes ni mascarillas para que su personal médico y de enfermería puedan atender con un mínimo de seguridad a los pacientes sospechosos de ser portadores de algún virus o bacteria, mucho menos existe la disposición de equipo médico suficiente para atender una demanda promedio del servicio.

Miente, pues, Hugo López-Gatell cuando nos quiere presentar un sistema de salud preparado, fuerte, para lo que él mismo sabe que nos viene.

Lo único rescatable de la referida declaración, es su reconocimiento a esos héroes sin capa como son el personal médico y de enfermería, mismo que con todo y las carencias de equipo e instrumental hospitalario ahí permanecen, firmes y al pie de la cureña, entregando alma vida y corazón, literalmente.


¿QUÉ ESTARÁN ESPERANDO?

Por cierto, miente también el doctor Hugo López-Gatell al afirmar que ha sido gracias a que el Gobierno federal ha anticipado medidas generales de higiene y prevención, que a la fecha sólo tenemos 367 casos positivos y cuatro defunciones, pues si estos números son así de menores todavía, comparados con otros países, ha sido más que nada por las acciones que en cada entidad han aplicado sus autoridades.

De dónde saca, pues, López-Gatell que ha sido el gobierno federal quien ha anticipado medidas de higiene y prevención, si todavía el pasado domingo el prejidente, Andrés Manuel López Obrador vociferaba, irresponsablemente, que no había motivos para entrar en pánico y que por lo tanto todos mexicanos podíamos seguir haciendo una vida normal.

Y para rematar declara, contundente, que a pesar de entrar en la fase 2 del programa de contención del coronavirus, todavía no es necesario aplicar medidas más drásticas para obligar a la población a acatar la instrucción de quedarse en casa.

Es pues, una realidad, que tanto López-Gatell como López Obrador están esperando a que los servicios de salud sean notoriamente insuficientes para atender la demanda del servicio, para entonces sí, proceder a aplicar medidas rigurosas como las que ya están aplicando desde hace semanas otros países como Estados Unidos y Canadá, ni se diga de otras naciones de Centro y Sudamérica.

Ni hablar, otra cosa sería si tuviéramos una máxima autoridad más preocupada por sus gobernados que por elevar su alicaída aprobación mediática.

Porque no es otro el motivo por el cual “el Peje” López se ha mostrado reacio a ordenar fuertes medidas de restricción ciudadana, suponiendo él que esto podría ser rechazado por buena parte de la sociedad, siendo coincidentemente ese mismo sector que en su ignorancia lo llevó al poder.

López Obrador sigue pensando más en las encuestas y esa inevitable debacle que ha experimentado desde que asumió la Prejidencia, haciendo cierto todos esos pronósticos de que sería una nulidad como mandatario, en lugar de anteponer el bienestar de sus gobernados.


UN MITÓMANO OBSESIVO

Otro que tuvo que tragar sapos vivos ayer fue el secretario de Hacienda, Arturo Herrera Gutiérrez al validar el choro de López Obrador relativo a la disposición de un fondo de 400 mil millones de pesos para hacerle frente al coronavirus.

El asunto es que este AMLO cada vez que suelta una cifra, ya sea para describir supuestamente la enormidad de dinero que los conservadores del pasado se robaban, o bien, para presumir también la increíble cantidad de dinero que ahora ya no se roban, según él, pareciera que sobre la marcha inventa una cifra y así la suelta; si de milagro no ha declarado cosas como “chorrocientos mil millones de millones de millones”.

Y pues bien, ayer a López Obrador se le vino a la cabeza en ese momento la cifra de 400 mil millones de pesos, que igual pudo haber declarado mil millones de millones de pesos, o de dólares, pues qué, aprovechando que anda barato ahorita el billete verde, y de igual manera el pobre de Herrera Gutiérrez hubiera tenido que asentir y jurar por las estampitas sagradas que sí hay disposición de tal cantidad de recursos para enfrentar la contingencia mediante este fondo emergente.

En resumidas cuentas, nadie, pero nadie, en su sano juicio aclaro, y con esto quedan excluidos chairos y pejezombies por convicción y a sueldo, puede creer nada de lo que declare López Obrador, pues está más que comprobado que este sujeto es un mitómano obsesivo que no es capaz ya de medir la gravedad de sus mentiras.


SIGUEN “BATEANDO” LOS LÓPEZ

Pero bueno, en este mar de malas noticias y funestos pronósticos, siempre es importante destacar esos sucesos extraordinarios que nos hablan de la grandeza del mexicano luchón, del mexicano que a pesar incluso de sus limitadas capacidades logra trascender en un corto tiempo para posicionarse en el nivel de los grandes empresarios.

Y qué mejor que hacerlo poniendo como ejemplo esa proeza lograda en menos de un año y medio por un trío de jóvenes, hermanos entre sí, que pasaron de ser unos pránganas, buenos para nada y mantenidos de su padre, que a su vez sobrevivía con escasos 200 pesos mensuales en su bolsillo, José RamónAndrés Manuel y Gonzalo Alfonso López Beltrán.

Sí, pues, se trata de los tres hijos mayores de edad del prejidente López Obrador, quienes luego de lograr un éxito inusitado con su empresa chocolatera, que a menos de un año de su fundación ya está colocada entre las que más venden en el mercado nacional, por lo menos así lo indican sus registros fiscales, ahora suman otro trancazo empresarial al crear su propia fábrica de cerveza y de refrescos totalmente artesanales.

Tiemblen, pues, empresas cerveceras como Cuauhtémoc-Moctezuma y Grupo Modelo, ni se digan las compañías Coca Cola, Pepsi Cola y Embotelladora Mexicana, S.A. de C.V. que produce las gaseosas Jarritos, ni se diga la Embotelladora Pascual, porque estos jóvenes emprendedores mexicanos vienen por todas las canicas.

Hagan de cuenta que con estos chavalones, José Ramón, Andrés Manuel y Gonzalo Alfonso López Beltrán, surge una nueva dinastía empresarial en México sólo comparable a nivel internacional con la familia Trump, todo era cosa que los batos se animaran para sacar a flote todo ese potencial que durante décadas mantuvieron dormido.

Enhorabuena; ni hablar, hay que reconocer que estos compas sí la están armando macizo, y sin necesidad de las influencias de su santo padre.

Sarcasmo incluido, por favor, porque luego no faltará el chairo idiota, más de lo normal, que llegue a pensar que ciertamente estoy ponderando el extraordinario éxito de este trío de parias y afirme muy ufano que ahora soy parte de la 4T.


DECISIONES MADURAS

Célida López

En el plano local, bien por esa decisión tomada por la alcaldesa de Hermosillo, Célida Teresa López Cárdenas de posponer, hasta nuevo aviso, la realización de lo que sería la primera Consulta Ciudadana programada para este domingo 29 de marzo.

De hecho se trata de la confirmación de lo que ya había adelantado hace una semana, pero ahora haciendo la petición formal al Consejo de Participación Ciudadana que es quien tiene bajo su responsabilidad la organización y operatividad de tal consulta ante el enorme riesgo de que esto aumente el riesgo de contagio por coronavirus.

Vale destacar también que, en el mismo tenor fueron postergadas las actividades por las Fiestas del Pitic, además de la realización de programas de asistencia social que implican la presencia de grupos numerosos de personas, acordando realizarlas pero ahora de forma directa acudiendo con las familias que requieran algún tipo de apoyo por vivir en condiciones por demás precarias.

Bien, pues, porque a pesar de las diferencias político-partidistas entre el Gobierno del Estado y varios de los municipios donde Morena, PT o Encuentro Social son autoridad, persiste el interés primero de salvaguardar la integridad de los ciudadanos, salvo casos muy específico como el del panista de Puerto Peñasco, Ernesto Roger “el Kiko” Munro López que cuidando vaya usted a saber qué intereses, pareciera no estar muy interesado en colaborar en este tipo de acciones preventivas contra el virus del Covid-19.


ANTE LA INCERTIDUMBRE, CONFIANZA

Pedro Ángel Contreras

Buenas noticias también de parte de las autoridades del Isssteson, en relación a la manera cómo es que están preparados para enfrentar los días difíciles que vienen, no sólo en materia hospitalaria sino también capacitando a todo el personal para la correcta detección de casos sospechosos de estar infectados por este virus.

Según lo difundido ayer por redes sociales por parte del meramente del Isssteson, el mayito Pedro Ángel Contreras López, tanto almacenes como hospitales, centros integrales de atención a la salud, clínicas y módulos del instituto están llegando los insumos necesarios para contrarrestar esta contingencia, lo cual genera confianza en medio de toda esta incertidumbre.

Hasta luego