Cuando ya no sabe ni qué decir

Dr. Shivago
dr_pin_shivago@hotmail.com 

Ahora resulta que, en palabras de ese extraordinario economista que tenemos como mandatario nacional, no importa el crecimiento económico del país, sino su desarrollo y que aumente la capacidad de compra de las familias.

Hágame usted el refabrón cavor.

Y esto lo dijo ayer en su cotidiana y somnolienta conferencia de prensa mañanera el prejidente de México, Andrés Manuel López, cuando le pidieron su opinión respecto al informe presentado por el Inegi de que el Producto Interno Bruto (PIB) había caído 0.1% durante el 2019 con respecto al año pasado, retroceso que no sucedía desde el 2009, año de la famosa crisis financiera mundial.

Sí, pues, se trata del mismo López Obrador que en marzo del 2014 subió a su cuenta de tuiter una dura crítica al gobierno de Enrique Peña Nieto, a quien le reclamaba en esa fecha que el crecimiento del PIB durante el mes de enero hubiera sido de apenas el 0.8%.

En enero (de 2014) la economía creció 0.8%, es decir, nada. EPN y Videgaray no saben cómo hacerlo. Perdón, pero con nosotros sería distinto y mejor”, escribió entonces, lacerante y pretencioso, un López Obrador sumido todavía en la amargura de su segunda derrota electoral.

Y también se trata del mismo López Obrador que el pasado 11 de abril del 2019, ya como prejidente, todavía declaraba lo siguiente a los reporteros: “Si no hay crecimiento económico no hay empleos, y si no hay empleos no hay bienestar, y si no hay bienestar no puede haber paz y tranquilidad”.

Luego entonces ¿a cuál de los dos López Obrador le creemos?

¿Al que todavía en abril pasado, a cinco meses del arranque de su administración, sostenía que sin crecimiento económico todo se va al carajo?, o bien, ¿al López Obrador de ahora?, a catorce meses de su gestión y resintiendo el nulo el crecimiento económico del país durante su primer año de gobierno, diciendo que esto no tiene la menor importancia mientras haya desarrollo y aumente la capacidad de compra de las familias, condiciones que por obvias razones tampoco se han podido cumplir.


LO SABEN TODOS, MENOS EL PEJE

El punto es, que cualquier economista de medio pelo sabe que sin crecimiento económico no hay desarrollo, y sin desarrollo tampoco hay manera de que la mano de obra tenga oportunidades de trabajo para llevar el sustento a sus hogares, por lo menos de manera digna.

Porque eso sí, lo que sucede aquí es que el Estado asume el papel de proveedor único de satisfactores para familias de escasos mediante la aplicación de programas asistenciales, pero esto tampoco es desarrollo ni bienestar, sino paliativos que finalmente terminarán siendo insostenibles por la ya de por sí debilitada economía nacional.

Empiezan, como sucedió en Venezuela y muchas otras naciones donde gobiernan o han gobernado autoridades populistas, regalando todo “al pueblo” mediante programas de asistencia social ante la falta de capacidad para generarles fuentes de empleo dignas, para posteriormente llegar a un punto donde, al ya no poder seguir haciéndolo ante la falta de dinero, empezamos a ver pueblos en la miseria y hambrientos por la suspensión de esos apoyos en efectivo y en especie.

Lo que tenemos aquí es un remedo de prejidente populista, más interesado en derrochar dinero en programas asistencialistas, que en generar las condiciones para que la inversión privada crezca y genere más fuentes de empleos dignos, que permitan a su vez a los jefes de familia llevar a sus casas un sustento digno, y no producto de las migajas que les arrojan mediante tales programas asistencialistas.


ECUADOR Y MÉXICO, PUEBLOS HERMANOS

Abdalá Bucaram

Y mire usted que todavía recuerdo aquellos días de 1996, cuando en Ecuador ganó la presidencia un sujeto de nombre Abdalá Jaime Bucaram Ortiz, mismo que con tan sólo verlo era posible diagnosticar su grave desequilibrio siquiátrico.

Me preguntaba entonces cómo es que era posible que una persona así hubiera sido electa por una mayoría, y hubo quien me dijera que era producto del hartazgo de una sociedad cansada de malos gobiernos, y por lo tanto era un Presidente populista producto del malestar ciudadano y no propiamente alguien con la preparación y la capacidad para llevar la rienda de ese país.

Por fortuna para los hermanos ecuatorianos, esta pesadilla sólo la pudieron tolerar durante poco menos de seis meses, del 10 de agosto de 1996 al 6 de febrero del 97, al finalizar con la destitución de Abdalá Bucaram por parte del Congreso de Ecuador al declararse incapacidad mental para gobernar.

Ya luego el tipo se dio a la fuga de la justicia ecuatoriana y anduvo a salto de mata durante veinte años, cobijado por gobiernos populistas, hasta que los juicios en su contra prescribieron y pudo regresar para vivir en el ostracismo político, pero bien fondeado por los “bisnes” que alcanzó a hacer durante su breve mandato.

Ahora mi pregunta es, ¿y nosotros cuánto habremos de aguantar?


NOS LO ROBARÁN LOS RUSOS

Por cierto, que no nos extrañe si un día de estos los rusos nos roban al prejidente López Obrador, sobre todo luego de enterarse de la brillante deducción que hizo en torno a la fuga de tres peligrosos reos, integrantes del Cártel de Sinaloa, que escaparon como Juan por su casa del Reclusorio Sur de la Ciudad de México la tarde del pasado martes.

El punto es que, según ha concluido AMLO, luego de conocer la forma en que los malandrines lograron salir del penal sin necesidad de violencia y sin que nadie los viera, que no hay duda de que en esta evasión hubo la complicidad de funcionarios del sistema penitenciario, particularmente del Reclusorio Sur de “guachilandia”.

¡¡Woooowww!!, la neta es que ni Sherlock Holmes y su inseparable asistente, el doctor John Hamish Watson en sus mejores tiempos habría tenido una deducción tan rápida y exacta de tales hechos.

Ahora lo que viene es una segunda parte de esta historia, que podría tenerse lista ya para hoy en la mañanera, cuando López Obrador anuncie que los cómplices fueron descubiertos y puestos bajo resguardo policial, no así los narcos fugitivos, siendo todos ellos funcionarios herencia maldita de los anteriores gobiernos corruptos neoliberales.

Ya lo verá.


DURAZO; AHORA ES SISMÓLOGO

Alfonso Durazo

Buena carrilla le cayó ayer al secretario de Seguridad y Protección Ciudadana (SSyPC), Alfonso Durazo Montaño cuando subió a su cuenta de tuiter que habían registrado tres sismos de magnitud 5.3, 4.4 y 4.8 a partir de las 0:47 horas con epicentro en Coyuca de Benítez, Guerrero, aunque por fortuna no había reporte de daños o víctimas.

El asunto es que hubo quien le preguntara si ahora era el Secretario de Seguridad Sismológica y Meteorológica de México, pues teniendo el rancho ardiendo en materia de inseguridad con asesinatos y masacres diarias, él cumplía ahora funciones que usualmente corresponden a la Secretaría de Gobernación o a la Coordinación Nacional de Protección Civil.

Sí, pues, teniendo encima en este momento la sospechosa fuga de tres prominentes miembros del crimen organizado que estaban próximos a ser extraditados, como sucedió con el famoso “cualiacanazo”, y el oriundo de Bavispe informando sobre el registro de tres sismos, de los muchos que diariamente se tienen conocimiento en nuestro país.

En serio que sí mueve a chunga este tipo de mensajes de parte de Durazo Montaño.


JORNALEROS A LA BUENA DE DIOS

Y en el plano local, las cosas no cambian nada respecto a las condiciones inhumanas en que trasladan diariamente a miles de jornaleros agrícolas y que derivan en cada vez más frecuentes accidentes con consecuencias trágicas para estos humildes trabajadores.

Ayer, pues, nuevamente sucedió un accidente motivado por las malas condiciones mecánicas de la unidad atestada de jornaleros que circulaba por un camino rural de la Costa de Hermosillo.

El exceso de pasajeros, veinte en total, sumado a la alta velocidad con que circulaba la destartalada unidad y las malas condiciones del camino, fueron la combinación perfecta para que se diera este percance.

Por fortuna en esta ocasión no ha reporte de víctimas mortales, aunque sí muy heridas, entre ellas una mujer embarazada y una niña de escasos once años de edad, misma que seguramente ya para hoy las autoridades del trabajo y de asistencia social dirán que sólo iba de aventón y por lo tanto no formaba parte del grupo de trabajadores del campo.

¿Qué tiene que pasar para que finalmente una autoridad ponga orden en este sentido?, ¿cuánta gente más tiene que morir, o sufrir lesiones con secuelas de por vida, para que una autoridad, sea municipal, estatal o federal regule no sólo la contratación de estos jornaleros agrícolas, sino las condiciones francamente inhumanas en que los trasladan a los campos agrícolas?

¿Será esto producto de una ineptitud espeluznante o de una corrupción galopante?

¿Dónde están, pues, organismos como la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), bien los dirigentes de sindicatos agrícolas que supuestamente deben velar por la seguridad e integridad de sus dizque representados?


LA INDOLENCIA DE LA CEDH

José Francisco Munguía

Por cierto, vaya manera tan ridícula cómo la CEDH pretende sacudirse el caso de la pareja de jovencitos que fueron asesinados a manos de elementos del Ejército, o de la Guardia Nacional, ni eso siquiera se ha aclarado, en hechos registrados el pasado fin de semana por rumbos de Carbó.

El punto es que, afirma dicho organismo, por voz de un tal José Francisco Munguía Córdova, director de Quejas de la CEDH, que si bien “no les corresponde a ellos” por tratarse de autoridades federales las involucradas, pueden servir dando apoyo y asesoría a las familias de las víctimas para presentar la queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

Órales, ahora sí que “nomás de buena onda que son” se han ofrecido para apoyar y asesorar a los dolientes para que pongan su queja ante la CNDH, cuando sí en realidad la CEDH está obligada a atender cualquier violación a los derechos humanos sean del rango que sean los presuntos agresores.

Esto que declaró esta persona, Munguía Córdova, sólo termina por pintar de cuerpo entero en lo que se ha convertido la CEDH, en una institución que no sirve realmente los fines que se creó, rayando en la indolencia hacia las familias de las víctimas.

Pero en fin, si de por sí el presidente de la CEDH, Pedro Gabriel González Avilés ha resultado una nulidad, como igual lo fue cuando despachó como director General del Sistema Estatal Penitenciario, ¡hágame usted el refabrón cavor!, pues qué se le puede pedir a uno de sus subalternos si actúan bajo la consigna de “chango ve, chango hace”.


VÍCTOR E HILARIO, VOLVERÁN A TELEMAX

Hilario Olea y Víctor Mendoza

Y de quien nos informan que están por retornar a la actividad periodística es de la dupla conformada por Víctor Mendoza Lambert e Hilario Olea Ruiz con su noticiero Entre Todos, esto luego de la reciente rescisión del contrato que tenían con Megacable.

Pues bien, todo indica que el retorno de Víctor e Hilario a la pantalla chica, implica también dar marcha atrás en sus pasos para regresarse hasta los estudios de Telemax, la televisora oficial de donde ya una vez salieron bajo condiciones similares a las actuales.

Ni hablar, bien por ellos, a quienes se les reconoce su trayectoria y profesionalismo, lo cual ya les garantiza el éxito que siempre han tenido, aunque, quiéranlo o no, quizás sí deban hacer antes alguna especie de operación cicatriz con personajes de Telemax a los cuales en ocasiones llegaron a agarrar de bajada mientras estuvieron en la televisión por cable.

Enhorabuena, pues.

Hasta luego