Más masacres y Guardia contra migrantes

Mientras las masacres siguen casi a diario en varias entidades de la República y miles de elementos de la Guardia Nacional, creada para combatir inseguridad y violencia, siguen dedicados a contener migrantes en la frontera sur, quienes encabezaron la Marcha por la Verdad, la Justicia y la Paz, que desde Cuernavaca llegaron al Zócalo y, ante el rechazo del Presidente López Obrador a recibirlos, se negaron a dialogar con los miembros del Gabinete de Seguridad.

Así comenzó esta semana, en la que como muchas de las anteriores en lo que va del sexenio, no se advierte alguna salida viable a la situación imperante no solamente en ciudades del interior sino en la misma capital de la República, envueltas en un cada vez más alarmante recrudecimiento de hechos de sangre.

DE ESTO Y DE AQUELLO

Un claro reflejo de la situación que vive el país es lo que ocurre al interior del Movimiento Regeneración Nacional que está en el poder y que tampoco puede ser resuelta por su creador que con su respaldo mayoritario llegó a la Presidencia de la República y que ha amenazado con renunciar si no cesa la lucha fratricida igual a la que propició el derrumbe y casi extinción del Partido de la Revolución Democrática.

Lo sucedido ayer, en medio de impugnaciones y descalificaciones entre las integrantes de la dirigencia nacional que han llegado al máximo organismo electoral, una que encabeza la actual encargada de la misma, Yeidckol Polevnsky, y otra, por Bertha Luján, presidenta del Consejo Nacional, volvió a quedar demostrado en el Congreso Nacional Extraordinario  en  el Deportivo de la Magdalena Mixhuca.

Aun cuestionado ante la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia y del Tribunal Federal Electoral por quien está al frente de Morena, el evento se llevó a cabo y ahí emergió el diputado federal Alfonso Ramírez Cuéllar para presidir provisionalmente ese movimiento.

Los congresistas coincidieron en que el presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública en San Lázaro y exlíder nacional de El Barzón permanezca entre tres y cinco meses para elegir a un nuevo Comité Ejecutivo Nacional, a lo que seguramente se opondrá Polevnsky, decidida como está a permanecer en el mando morenista, lo que la ha llevado a un público enfrentamiento con Luján, cercana a López Obrador.

En varias ocasiones, éste ha declarado que en Morena se libra una lucha  por el control de la dirigencia, igual a las que se han dado en otros partidos, en alusión a lo que sucediera en el sol azteca, al que las “tribus” internas, por una disputa similar lo llevó a renunciar, seguido por muchos experredistas, para crear su propio partido y llegar a la Presidencia de la República.

Por Francisco Cárdenas Cruz
PULSO POLÍTICO / razon.com.mx