El reto que viene para Célida

Dr. Shivago
dr_pin_shivago@hotmail.com

Finalmente sucedió lo que ya se venía anunciando desde el arranque de la presente administración municipal, y con mayor intensidad desde hace un par de semanas.

El Cabildo de Hermosillo votó mayoritariamente el pasado viernes a favor de la cancelación del contrato de concesión del servicio de alumbrado público que tenía con el consorcio ConLuzHMO.

Fueron veinte votos a favor, de dominio morenista, contra tres abstenciones, dos de las cuales correspondieron a regidores priistas y una más de  Movimiento Ciudadano.

Se trata, a final de cuentas, de un compromiso cumplido de parte de la alcaldesa de esta capital, Célida Teresa López Cárdenas, quien desde su campaña electoral venía afirmando que las condiciones en que se hizo tal acuerdo eran leoninas, recriminando por ello desde entonces al hoy ex alcalde priista, Manuel Ignacio “el Maloro” Acosta Gutiérrez.

El monto original de la concesión otorgada durante quince años comprometía el pago total de 3 mil 802 millones de pesos pagaderos en mensualidades que iban en constante aumento, desde los 18 millones de pesos en su inicio, hasta los 30 millones de pesos en el último tramo del acuerdo, lo cual a decir de las actuales autoridades habría sido imposible de sostener, financieramente hablando.

Según el acuerdo logrado, se estableció el compromiso de pago de la inversión realizada y las mensualidades no cubiertas durante este primer año de la actual administración municipal, todo lo cual dio por su suma un monto de 610 millones de pesos.

Sin embargo, al carecerse del recurso para cubrirse en una exhibición, fue necesario prorratear el pago entre lo que todavía faltaba por cumplir del contrato original de concesión, es decir, durante los próximos doce años, con su respectivo interés y ajuste inflacionario para establecer el monto definitivo en los mil 441 millones de pesos con mucho mejores condiciones de pago mensuales.

Ahora bien, en lo particular difiero en llamar a esto un ahorro a largo plazo por 2 mil 361 millones de pesos, como insiste en afirmarlo la Comuna hermosillense, porque sería tanto como afirmar que en lo personal cada día me ahorro un millón 200 mil pesos por no comprarme una Jeep Rubicon Gladiator.

Más bien diríamos que el Ayuntamiento ha logrado evitar el gasto de 2 mil 361 millones de pesos por los próximos doce años por concepto de esta concesión ya revocada, y eso ya es ganancia para mí.

Ahora bien, el verdadero reto que viene para la alcaldesa López Cárdenas será garantizar un buen servicio de alumbrado público y no termine esto convertido en una pesada losa sobre su espalda que afecte sus legítimas aspiraciones políticas a futuro.

Pero en fin, vamos dándole el beneficio de la duda.


AMLO YA ESTÁ COMO CARLOS SALINAS

En otros asuntos, vaya problema, tanto odia Andrés Manuel López Obrador a su archienemigo impulsor del neoliberalismo en México, el ex presidente, Carlos Salinas de Gortari, que sin quererlo está terminando por mimetizarse en éste.

Y qué mejor prueba de ello, que esa expresión de “yo no las he visto” declarada a pregunta expresa sobre las imágenes que circulan en redes sociales y en noticiarios donde elementos de la Guardia Nacional someten por la fuerza a migrantes en la frontera Sur de México.

Muy bien resistiendo,  no usaron la fuerza, aguantando, contestó de inicio López Obrador.

.- “Hay algunas imágenes donde se constata usaron la fuerza, le reviró una reportera.

Yo no las he visto”, recalcó entonces el político tabasqueño en tono terminante.

Hagan de cuenta, pues, aquella famosa frase usada por Salinas de Gortari durante su último informe de gobierno para restarle importancia a las críticas de la oposición: “ni los veo, ni los oigo”.

Carlos Salinas

Sí, pues, el “ni los veo, ni los oigo” de Salinas en 1994, es lo mismo que hoy en día dice López Obrador con su “yo no las he visto” en referencia a la violación a los derechos humanos cometidos por la Guardia Nacional contra migrantes centroamericanos.

No por nada hasta el mismísimo diputado federal por Morena, Porfirio Muñoz Ledo, lamentó el pasado fin de semana que dicho partido esté tomando actitudes similares a las del PRI de hace veinte años, o más, lo cual confirma ese fenómeno de la mimetización al grado de adquirir una semejanza increíble.

Espeluznante transformación, ¿verdad?


SUELTAN A LA CHAIRO JAURÍA

Como igual seguramente hoy volverá a decir López Obrador, “yo no las he visto”, cuando se le pida su opinión sobre las agresiones sufridas por integrantes de la Caminata por la Verdad, la Paz y la Justicia de parte de hordas de chairos que los confrontaron al arribar frente a Palacio Nacional para ser recibidos por miembros del gabinete de seguridad.

Porque con eso de que no quiere poner en riesgo la investidura que hoy tiene, como Prejidente de la Nación, recordemos que AMLO advirtió desde la semana pasada que no atendería personalmente ni a Javier Sicilia ni a Julián LeBarón, dos de los principales promotores de esta manifestación que partió el pasado jueves desde Cuernavaca, Morelos para concluir ayer domingo en la plancha del Zócalo de la Ciudad de México, frente a Palacio Nacional, sino que eso se lo dejaría a su gabinete de seguridad.

Ni hablar, aquí lo preocupante es que ante la ausencia de frases chuscas con las cuales salir al paso, lo que empieza a aflorar cada vez más es la intolerancia, señal inequívoca de que la soberbia y la arrogancia ha terminado por cobijar al mesías tabasqueño.


MÉXICO HIERVE EN VIOLENCIA

Y mientras la ciudadanía reclama y exige paz y justicia, y las autoridades del gabinete de seguridad no hacen otra cosa sino hacerse pen..intentes, seguimos viendo reportes de brutales asesinatos donde lo mismo las víctimas mortales pueden ser hombres adultos, que mujeres y niños que ni siquiera lograron alcanzar la adolescencia.

Ahí está el caso de siete personas, brutalmente acribilladas por un comando en la ciudad de Celaya, Guanajuato, entre ellas un pequeñín de escasos seis años de edad, además del asesinato de otro agente policiaco horas después en una populosa colonia de esa misma ciudad.

Ni qué decir de la ejecución sumaria que se dio de nueve personas más en un paradero ubicado sobre la carretera libre Celaya-Salamanca, en el municipio de Villagrán, encontrándose entre las víctimas choferes de trailers que ahí cenaban, lo mismo que la cocinera y una mesera del comedero.

Lo mismo que el infame asesinato de dos niñas, de dos y siete año, y una mujer, también bajo los disparos de un comando de sicarios en las inmediaciones del poblado de El Huamuche, municipio de Ixtayutla, Oaxaca, resultando también lesionados otros dos niños de dos y tres años, además de tres adultos.

En tanto aquí en Sonora las ejecuciones, levantones y asesinatos en transitadas vialidades no cesan, como ocurre en esta capital, ni qué decir en la zona Guaymas-Empalme y el vasto territorio del Valle del Yaqui.

Aaahhh, pero qué bueno nos ha salido el secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo Montaño, pero para el discurso demagogo y chorero.


COMO LOS BUENOS VINOS

Nos reportan un éxito atronador del recién concluido Festival Alfonso Ortiz Tirado con una asistencia récord de no sé cuántos miles y miles de visitantes sólo la noche del pasado sábado, fecha de su clausura.

Hubo quienes manejaron una asistencia por encima de las 80 mil personas, pero se me hace muy ojona pa’ paloma, pero sí, las fotos no dejan lugar a dudas de que era un friego de gente.

Víctor Guerrero

Como quiera que haya sido, enhorabuena para la Secretaría de Educación y Cultura y su titular, el maestro José Víctor Guerrero González, dependencia que es en sí quien respalda y encabeza la organización de dicho evento cultural. Enhorabuena.

Hasta luego