Confirma su sentido social el Sábado del Tilichero en Hermosillo

En la primera jornada del año del programa municipal, dos familias cuyas viviendas se incendiaron recibieron donaciones de despensa y artículos útiles

Hermosillo, Sonora; enero 11 de 2020.- Durante el 2019, un total de 52 familias de escasos recursos, o que sufrieron pérdidas materiales al incendiarse sus viviendas, fueron de alguna manera reconfortadas por la solidaridad de los ciudadanos que les hicieron llegar objetos útiles en las jornadas del Sábado del Tilichero, confirmó Norberto Barraza Almazán.

El Coordinador de Servicios Públicos Municipales acompañó al señor Marcos Vinicio Quiñones, residente de la colonia Nuevo Hermosillo, en el punto de acopio del estadio Héctor Espino donde en el transcurso de la mañana estuvieron llegando personas a dejar ropa, alimentos, bases para cama, enseres domésticos y juguetes.

Prácticamente todo lo material que esta familia de 4 integrantes poseía se consumió o dañó por el incendio que inició en un árbol navideño a finales del año pasado, en un incidente del que por fortuna resultaron sin lesiones, más allá de haber inhalado humo, relató don Marcos.

Un ambiente similar vivió la joven Ana Daniela, de 17 años y madre de una bebé de 3 meses de nacida. Ella recién vivió la experiencia de ver sus posesiones materiales perdidas, al quemarse su casa en la colonia Las Pilas.

Ambos ofrecieron un testimonio de agradecimiento a todas las personas que se han acercado para ofrecerles ayuda, entre éstos el personal que coordina Norberto Barraza en Servicios Públicos Municipales, al incorporarlos como los primeros beneficiarios del Sábado del Tilichero de este año.

El funcionario confirmó el interés de la alcaldesa Celida López Cárdenas de fortalecer esta estrategia de alto sentido social en el 2020 y que cada vez más ciudadanos solidarios tengan oportunidad de ayudar, sin mayores intermediarios, a quienes enfrentan una situación difícil.

Mencionó que en la ciudad existen unas 300 mil viviendas y en todas ellas ocurre de forma natural que se desechen artículos en buenas condiciones, o bien que éstos permanezcan almacenados sin mayor función. La función del Sábado del Tilichero es servir de medio para que quienes no necesitan esas cosas se las hagan llegar a familias a las que les hacen falta, concluyó.