Caos en Notimex

Despidos arbitrarios y sin el finiquito correspondiente, renuncias por hartazgo ante el despotismo y acoso laboral, son algunos de los problemas que agobian a Notimex desde que Sanjuana Martínez llegó a la dirección de la misma. A decir de exfuncionarios y algunos trabajadores de ese medio de comunicación, la periodista regiomontana ha propiciado esas prácticas y además creó un sindicato blanco. Así, la agencia de noticias del Estado se va sumiendo en un caos legal, administrativo e informativo, sin que las quejas elevadas ante López Obrador tengan efecto.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Lo que comenzó como una supuesta cruzada de la directora general de Notimex, Sanjuana Martínez Montemayor, contra la corrupción sindical se ha convertido, según exempleados de la agencia, en “terrorismo laboral” por la violación sistemática de los derechos de los trabajadores, amenazas, acoso y hasta la afiliación forzosa a un sindicato blanco que, además del caos legal, administrativo e informativo, tiene en una severa crisis a la agencia de noticias del Estado mexicano.

En desacato a la orden del presidente Andrés Manuel López Obrador de liquidar conforme a la ley a los trabajadores despedidos, para lo que incluso le dio 31 millones de pesos extra, Martínez se aferra a no pagar finiquitos pese a convenios firmados, en un “abuso de poder” que le atribuyen hasta los propios miembros de su equipo, que paulatinamente la han ido dejando sola.

Y es que a los 129 trabajadores despedidos de Notimex que firmaron un convenio de terminación laboral en los poco más siete meses de gestión de Martínez, que tomó posesión el 21 de marzo, se suman sus propios colaboradores, que ha corrido o han renunciado por su conducta “despótica”, que ya ha sido denunciada ante López Obrador.

Las más recientes bajas en Notimex son la directora de Asuntos Jurídicos, Itzel García Muñoz, quien alertó sobre los pasivos laborales que tienen en riesgo el funcionamiento de la agencia, y Laura Edith Badillo Martínez, titular del Órgano Interno de Control, que fue despedida por la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, presuntamente a petición de Martínez, por documentar el caos administrativo de la empresa.

Hasta la directora editorial, Rosario Manzanos González, presentó su renuncia –que no le ha sido aceptada– en protesta por decisiones de Martínez, ejecutadas por sus subordinados, como las represalias contra la reportera Diana Pérez Caballero, a quien se le modificó el horario pese a tener un embarazo de alto riesgo y se le impide ingresar al edificio a realizar su trabajo.

“Si usted persiste en su actitud de mentir, me veré obligada a proceder de la forma que más convenga a la dirección que yo presido y a mi persona. Y no está de más que le quede claro que me opongo a que a la Sra. Diana Pérez Caballero le sea modificado el turno de trabajo”, le escribió Manzanos el 28 de octubre a Juan Antonio Canché Chan, subdirector de Administración, identificado como operador de Martínez para reprimir a los trabajadores.

proceso.com.mx