Guardia Nacional de AMLO costosa e inoperante

Para este 2019 a la Guardia Nacional se le asignó un presupuesto de 17 mil 200 millones de pesos, pero no ha bajado la incidencia delictiva del país

El pasado 26 de marzo se creó oficialmente la Guardia Nacional, misma que fue incorporando elementos de la Policía Federal, militares y civiles.

Dicha corporación de seguridad fue polémica desde que la presentó el presidente, Andrés Manuel López Obrador, en noviembre de 2018, básicamente porque con esta medida se continuaría con la militarización del país, que comenzó en el sexenio de Felipe Calderón. 

Dado que la tarea de pacificar al país iba recaer en la Guardia Nacional, se le destinó un presupuesto inicial de 17 mil 200 millones de pesos –dinero que se desprendió de las arcas de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y Marina Armada de México (Semar).

La estrategia de la Guardia Nacional para combatir la inseguridad y violencia que azota al país, era operar en 266 coordinaciones regionales, pero para este 2019 solo están en funciones 150; con 56 mil 191 efectivos –que provienen, provisionalmente, de la policía militar, naval, federal y Sedena–. 

Cabe señalar, que hasta septiembre, el comandante de esta nueva corporación, Luis Rodríguez Bucio, informó que tanto la Sedena como la Semar, habían reclutado a 14 mil 606 elementos de una objetivo total de 21 mil 170.

En sí, la Guardia Nacional comenzó a operar en abril pasado, después de que en Minatitlán, Veracruz, un comando armado asesinó a 13 personas. A raíz de ese suceso López Obrador aseguró que necesitaba seis meses para pacificar el territorio nacional.

Sin embargo, dicho periodo requerido por el político tabasqueño, ya venció en octubre y la violencia no ha bajado absolutamente nada, pues en 340 días de la “Cuarta Transformación” se han registrado 32 mil 312 muertes, cifra récord.

Aunado a lo anterior, la estrategia de seguridad, que coordina y supervisa, el secretario de Protección Ciudadana, Alfonso Durazo, ha resultado ser una falacia, ya que los “abrazos no balazos” provocaron el operativo fallido en Culiacán –donde se capturó y liberó a Ovidio Guzmán López– y la masacre en contra de la familia LeBarón.

Todo lo antes descrito demuestra que la Guardia Nacional solo fue inventó para continuar con el Ejército en las calles, pero no una solución de orden civil que lograra regresar la paz al país. 

Con información de Defensa.com Político.mx