Soldados se encuentran retenidos en sierra guerrerense

CHILPANCINGO, Gro. (apro).- El gobernador Héctor Astudillo Flores confirmó que un grupo de campesinos amapoleros mantienen retenidos desde hace tres días a soldados en la sierra de la entidad y advirtió que la exigencia para que cese la destrucción de plantíos del opiáceo no se puede negociar.

“No hay negociación para algunos temas que se están planteando, sí hay una gran determinación para apoyarlos en temas que sí se les pueda apoyar, se está trabajando para terminar con el problema”, expresó el mandatario.

El pasado lunes 4, decenas de amapoleros encabezados por comisarios de diferentes comunidades del municipio de Heliodoro Castillo irrumpieron en un campamento militar ubicado en el poblado de Las Margaritas en protesta por la destrucción de plantíos de amapola en la zona del Filo Mayor de la Sierra Madre del Sur.

Desde esa fecha, los soldados permanecen retenidos en la Sierra y los campesinos amapoleros advirtieron que no los van a liberar hasta que el gobierno federal y estatal envíen programas sociales para revertir los efectos de la narcoviolencia y garantizar medidas básicas de desarrollo.

Incluso, el alcalde priista del municipio de Leonardo Bravo Ismael Cástulo Guzmán también se sumó a la petición para que el Ejército frene la política de erradicación de plantíos de enervantes en la misma zona, argumentando que los campesinos no tienen alternativas para sobrevivir y dependen de los acaparadores para tener ingresos económicos ante la falta de apoyo institucional.

Al respecto, Astudillo respondió que “no se puede negociar la destrucción de amapola” y anunció que están analizando apoyar a los campesinos amapoleros en las demandas sociales, sin especificar.

En tanto, los soldados siguen retenidos en la sierra de la entidad.

proceso.com.mx