Con ajustes en costos y cambios en diseño, se delinea nueva terminal aérea

El nuevo AISL acumula ya un incremento de 35.4% en su precio proyectado.

A casi un año de que se optara por desechar el proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de México, su proyecto sustituto, el Aeropuerto Internacional de Santa Lucía (AISL), se ha delineado sobre la marcha, con cambios al plan original y modificaciones en costos.

La obra —que se construirá en la base aérea militar del mismo nombre, en el Estado de México— ha sufrido hasta la fecha tres ajustes en su presupuesto proyectado.

Primero, de una inversión inicial de 70,342 millones de pesos —que fue el costo prometido inicialmente por el presidente Andrés Manuel López Obrador— se pasó a una de 78,557 millones, al incluirse la compra de terrenos para amortiguamiento acústico y la reubicación de las instalaciones militares dentro del mismo polígono, no contemplada inicialmente.

Este ajuste se conoció en abril pasado, en la manifestación de impacto ambiental presentada por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), comisionada para desarrollar el proyecto por el presidente López Obrador.

En este documento se advirtió también de una modificación al plan inicial de configuración de pistas, debido a la presencia del cerro de Paula, que no fue advertida en el proyecto conceptual del AISL, elaborado por el constructor José María Riobóo, quien fungió como consejero del presidente López Obrador en la promoción del proyecto de Santa Lucía.

Más adelante, a finales de julio, en el informe de finanzas Públicas de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) correspondiente al segundo trimestre del año, apareció una cifra actualizada de costo de la obra, correspondiente a 91,977.8 millones de pesos.

Este monto no incluye el costo de los estudios de preinversión (885.6 millones de pesos) ni el del nuevo equipamiento técnico de los Servicios a la Navegación en el Espacio Aéreo Mexicano, (1,877.9 millones de pesos).

Finalmente, el pasado 8 de septiembre, en el Proyecto de Presupuesto de Egresos que presentó la SHCP a la Cámara de Diputados, la Sedena comunicó que el costo de la infraestructura aeroportuaria sería de 95,260.4 millones de pesos, con lo que ya suma un aumento de 35.4% respecto del costo previsto originalmente.

La modificación del proyecto de la Sedena también va de la mano con un nuevo diseño, que estaría a cargo del arquitecto mexicano Francisco González Pulido, quien fue invitado directamente por la secretaría para participar en la obra.

En la documentación presentada por la dependencia para obtener la autorización ambiental para el proyecto, ya se aprecia un diseño arquitectónico de la terminal aérea de Santa Lucía distinto respecto del observado en el proyecto conceptual de José María Riobóo.

Por lo pronto, a la espera de despejar el camino legal para iniciar la construcción de la obra, el gobierno federal dio a conocer en su Primer Informe de Gobierno que el plan maestro del AISL, elaborado por Aeroport de Paris Ingénierie, tenía hasta el pasado 30 de junio, un avance de 40% y que los proyectos ejecutivos para la reubicación de instalaciones militares dentro de la base militar registraban 47.9 por ciento.

En ambos casos, se trata de documentos técnicos requeridos para el desarrollo de una infraestructura, porque marca los parámetros a seguir en tiempo y forma de ejecución, además de los costos.

eleconomista.com.mx