Rusia presenta drones propulsados por hidrógeno

La misma compañía que presentó los drones propulsados por hidrógeno también mostró en el pasado Salón Aeronáutico Internacional MAKS 2019 su avioneta que también usa esta fuente de energía para volar.

Uno de los creadores de esta aeronave, Antón Chub, le contó a Sputnik sobre las particularidades de esta máquina, así como las ventajas y desventajas que tiene en comparación con las avionetas que usan motores a combustión. Lo que es más, a pesar de que la compañía Npenergy ya desarrolló unos drones que vuelan usando este gas como fuente de energía, en el avión se usan unas tecnologías diferentes.

Según explicó Chub, quien es además un ingeniero-investigador del Instituto de los Problemas de la Física Química de la Academia de Ciencias Rusa, es la primera aeronave de esta clase que se fabricó en Rusia y cuenta con una célula de combustible que no solo es más grande que las de los drones, pero también difiere en su diseño.

Hidrógeno: ¿un rival de gasolina?

A pesar de las ventajas que ofrecen las células de hidrógeno usadas para propulsar a un avión, aún es demasiado difícil competir con los motores de combustión interna en algunos aspectos, dijo Chub. Una de las principales razones de ello es lo novedosa que es la tecnología de las células de combustible.

“De momento no estamos compitiendo con la gasolina, ya que por ahora no podemos superar los años de desarrollo que se invirtieron en los motores de combustión interna”, explicó el ingeniero.

Pero ello no niega las obvias ventajas que ofrecen las células de hidrógeno. Por ejemplo, generan la electricidad para el motor eléctrico de la avioneta y su única emisión es el vapor de agua. Además, estas células necesitan mucho menos mantenimiento, puesto que pueden volar más horas sin tener que ser reparadas.

“Las células más grandes que se instalan en estas avionetas funcionan como mínimo durante 5.000 horas antes de necesitar un servicio de mantenimiento, lo cual es una duración operativa bastante larga”, señaló Chub.

Con ello, el aspecto principal que podría interesarles a los clientes potenciales, el económico, varía de país a país. Así, en Rusia, donde los precios de la gasolina son relativamente bajos y la infraestructura de repostaje con hidrógeno está mal desarrollada, resulta más caro operar las avionetas con células de hidrógeno.

No obstante, el ingeniero de Npenergy destacó que este podría no ser el caso de Europa, donde la gasolina cuesta más y más facilidades para repostar con el hidrógeno. Por lo cual, en esta región el coste operativo sería equivalente, aseguró Chub.

Aunque la compañía ya fabricó su primera avioneta que vuela gracias a las células de hidrógeno, aún no planea su comercialización, puesto que se trata de un demostrador de tecnología para instigar el fomento de la infraestructura necesaria para el uso de hidrógeno como fuente de energía principal.

Con ello, las células de hidrógeno ofrecen un largo tiempo de uso por tanque de combustible, lo cual ampliaría considerablemente el alcance de esta clase de avionetas. Así, podrían usarse para misiones de búsqueda y rescate, así como misiones de monitoreo, entrenamiento y uso privado.

Fuente: Notimex