Ejecución en Tamaulipas… el Tlatlaya de AMLO

Mientras el país se encuentra sumergido en una crisis de violencia, Andrés Manuel insiste en que no caerá en provocaciones pero el gobierno está trabajando.

El pasado martes, el Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo (CDJNL), en Tamaulipas, denunció la ejecución arbitraria de ocho personas en un operativo de la Policía estatal, que oficialmente fue reportado como un enfrentamiento con elementos de la delincuencia organizada. 

¿El caso te parece familiar?

La ejecución extrajudicial de ocho personas en Tamaulipas, definitivamente es muy parecido al ocurrido en la madrugada del 30 de junio del 2014, cuando una patrulla del Ejército enfrentó a un presunto grupo armado que se encontraba en una bodega en San Pedro Limón, municipio de Tlatlaya, al sur del estado de México.

Recordemos, que al igual que Tamaulipas, en ese entonces, las fuerzas armadas emitieron un comunicado en el que señalaban que los militares habían sido atacados por lo que habían respondido a la agresión, dejando un saldo de 22 personas muertas.

En el caso de Nuevo Laredo, la Policía estatal informó –también– mediante un comunicado que cinco hombres y tres mujeres –presuntamente pertenecientes a un grupo delictivo–, fueron ejecutados, luego de un enfrentamiento, en la colonia Valles de Anáhuac, en Nuevo Laredo.. 

Todo iba normal, hasta que Raymundo Ramos, titular del Comité de Derechos Humanos, denunció que en realidad se trató de una ejecución extrajudicial, un completo montaje, pues aseguró, además de videos que comprueban que en ese lugar no hubo tal enfrentamiento, que las víctimas, una vez asesinadas, vestidas con indumentaria tipo militar y vinculó al Ejército por brindar protección perimetral en la zona. 

Igual como sucedió en Tlatlaya, donde al principio los militares fueron felicitados por su trabajo, pero de acuerdo a una serie de investigaciones,  q ue contradijeron la versión oficial, señalaron que tras visitar la bodega donde ocurrió supuestamente el hecho, no había indicios de un enfrentamiento

¿Qué dijo el gobierno? 

En el caso de Nuevo Laredo, el subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas, comentó que el caso podría ser atraído por la FGR, mientras que en la mañanera, el presidente Andrés Manuel López Obrador, como siempre, no dijo nada relevante, no supo contestar; pues después de 15 masacres desde que comenzó su mandato, solo señaló que en su gobierno no permitirá ejecuciones, tiros de gracia, rematar a heridos, ni masacres a ningún ser humano.

laotraopinion.com.mx