La economía está estancada, pero AMLO esquiva la recesión técnica

El PIB no se contrajo como se estimaba, y tuvo una variación de 0.1% en el 2T. AMLO celebra y defiende la orientación al gasto.

La economía permanece estancada al segundo trimestre del año, según los datos de este martes del Inegi, sin embargo, esquivó los pronósticos más pesimistas y al no mostrar ninguna contracción se evitó la recesión técnica que ya anticipaban algunos expertos.

Los datos del instituto indican que la economía tuvo una variación positiva de 0.1% frente al trimestre inmediato anterior. Grupos financieros como el Citi o JP Morgan esperaban que este dato fuera negativo, con lo que hubiera hilado dos trimestres a la baja, abriendo una fuerte posibilidad de recesión técnica -que considera tres bajas hiladas-.

Respecto al año anterior, la economía muestra una variación de 0.4%. Como ya se venían anticipando los indicadores, la industria sigue en picada, demostrando los frenos en la inversión, en tanto que las actividades terciarias, o secundarias, preocupan al mostrar las tasas de crecimiento más bajas. En su variación anual apenas avanzaron 1%.

Por su puesto, López Obrador arrancó su conferencia matutina. “Esta es una muy buena noticia sobre todo porque despeja el miedo, la intención de crear desconfianza. Nosotros no tenemos duda, pero si insistir tanto en la recesión pues sí lleva a crear dudas, cierta incertidumbre”, señaló el mandatario federal en su conferencia.

Lo cierto, como explicó esta redacción, es que el mismo Gobierno ya reconocía que las señales económicas no respaldaban las apuestas que a inicios de año lanzaba firmemente López Obrador al mercado de que el país crecería al 2% este año. Por el contrario, en los últimos días desdeñaba ya hablar de crecimiento económico y resaltaba el desarrollo y la distribución de las riquezas.

Hoy, López Obrador sale con fuerza a defender su modelo económico que se basa en la austeridad y en una orientación “a quien más lo necesita” e insiste: “Sabemos que va bien la economía, que está bien el país. No quiere decir que todo esté resuelto. Hay problemas que estamos enfrentando, pero desde luego vamos muy bien en la parte económica, en lo que tiene que ver con el bienestar”.

Quizá el fantasma de la recesión se diluyó, pero el estancamiento es claro. Con estos datos, el Producto Interno Bruto (PIB) del país acumuló en los primeros seis meses de este año una variación de 0.3% frente al primer semestre de 2018.

En este periodo solo las actividades primarias o agropecuarias crecen en 3.6%, mientras que la industria tiene una fuerte caída de 1.8% y los servicios apenas crecen 1%, una caída por la mitad en contraste con las tasas que mostraba hace un año.

Para los expertos, la falta de confianza entre inversionistas explica en gran medida la detención en las actividades secundarias. Hay que recordar que para mayo, uno de sus componentes más importantes, la construcción, tuvo un desplome que superó incluso el visto en 2009, durante tiempos de crisis.

Pero al mismo tiempo, el consumo privado, aunque a marchas más forzadas, sigue mostrando dinamismo. Esa era una de las principales pistas para que algunos expertos debatieran a los que ya preveían como “inevitable” la recesión.

AMLO defiende orientación del gasto pese a creciente subejercicio

Por otro lado, en el mercado preocupa la falta de gasto gubernamental, otra traba para la inversión, dicen. En el primer semestre del año, según los datos que dio a conocer ayer la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), el gasto se contrajo en 4.5%.

Por esta reducción del gasto, Hacienda mostró un subejercicio por 174,484 millones de pesos, ya que de los 2.9 billones de pesos programados para gastar en la primera parte del año, solo se ejercieron 2.8 billones. López Obrador insiste en que estos son ahorros, para los expertos, se trata de una falta de ruta clara de cómo ejercer el gasto.

En esta conferencia también lo destacó: “Muy contrario de lo que se piensa de que no hay crecimiento porque no hay gasto, esto demuestra de que, con austeridad, gastando bien, se puede crecer. Hay gasto, pero bien orientado a quien más lo necesita y es también activación de la economía, pero desde abajo”, dijo.

lapoliticaonline.com.mx