Agujero negro de laboratorio confirma teoría de Stephen Hawking

Científicos lograron probar la hipótesis de Hawking de que los agujeros negros emiten una especie de radiación desde su superficie.

Después de que la primera imagen de un agujero negro confirmara las teorías planteadas por Einstein, tocó el turno del científico Stephen Hawking de que se reivindique parte de su trabajo relacionado con este femómeno.

En un artículo publicado en la revista científica Nature, investigadores aseguraron que pudieron verificar la teoría de Hawking llamada ‘Hawking Radiation‘ que plantea la hipótesis de que los agujeros negros emiten una especie de radiación desde su superficie gracias a procesos relacionados con la física cuántica y la gravedad.

La verificación de esta teoría fue realizada por los científicos del Instituto de Tecnología Technion-Israel quienes tuvieron que crear su “propio agujero negro” para lograr estas observaciones.

Esto debido a la falta de instrumentos capaces de observar la radiación alrededor de agujeros negros desde una gran distancia, lo que los llevó a utilizar un material cuántico llamado condensando de Bose-Einstein, el cual funciona a través de un láser y permite atrapar átomos de rubidio, lo que genera condiciones similares a los de un agujero negro y crea un “punto sin retorno”.

Al igual que un agujero negro, este experimento tiene la capacidad de mostrar cómo el material se conserva dentro de un vórtice sin escapar.

Aunque estos mismos investigadores habían obtenido pruebas de la radiación de Hawking en 2016, ahora el estudio tuvo mayores avances al dar como resultado diversas observaciones acerca de las características de la radiación.

Entre ellas está la lectura sobre el espectro térmico de los agujeros negros y las longitudes de onda producidas por ellos, los cuales coincidían con las predicciones de Hawking.

Los avances también confirmaron la teoría de Hawking acerca de la Paradoja del Agujero Negro, en la que se cuestiona si la materia que consume un agujero negro se pierde por completo.

Esta paradoja enfrenta la teoría general de la relatividad contra las observaciones de Hawking y la física cuántica, pues la relatividad dicta que la energía no se puede destruir, solo se transforma, pero la radiación señalada por Hawking sugiere que sí se puede eliminar.

El experimento reciente proporciona la evidencia más sólida de su existencia documentada, pero aún no llega a ser una prueba absoluta, ya que nadie ha podido observar el fenómeno en un agujero negro real.

Los investigadores dicen que planean continuar llevando a cabo el experimento con la esperanza de obtener aún más información sobre cómo la radiación puede cambiar con el tiempo hasta que la ciencia pueda analizar la realidad.

Con información de Gizmodo