Abierto, el caso contra Norberto Rivera por encubrir pederastia

La “presión social” hizo que la PGR tomara conocimiento en 2017 de la denuncia por encubrimiento que presentó el ex sacerdote Alberto Athié contra el cardenal Norberto Rivera, hoy arzobispo emérito de México, a quien acusó de encubrir a 15 sacerdotes que cometieron pederastia, pero la dependencia federal no estaba facultada para indagar dicho caso.

Funcionarios del gobierno federal revelaron a MILENIO que dicha carpeta de investigación continúa abierta y está en manos de la Fiscalía Especial para los Delitos de Violencia contra la Mujeres y Trata de Personas, de la Fiscalía General de la República.

Sin embargo, dejaron en claro que este es un asunto que compete investigar a las autoridades locales.

Indicaron que el delito de pederastia es del fuero común salvo en dos casos excepcionales: cuando el abuso es cometido por un funcionario público federal o cuando se trata de un mexicano en el extranjero.

“El caso de Norberto es atípico, ya que la entonces procuraduría lo atrajo a consecuencia de la presión pública, ya que no entra en ninguna de las excepciones anteriores”, señalaron los funcionarios del nuevo gobierno.

MILENIO buscó a Athié, quien dijo que desde que interpusieron la denuncia no han sido notificados sobre el avance de la pesquisa, motivo por el cual presentaron un amparo con la intención de conocer el contenido de la carpeta de investigación, pero en octubre la primera sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación desechó la demanda de garantías.

Indicó que aún buscan ampliar la denuncia contra Rivera, luego de las declaraciones del prefecto de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada, el cardenal João Braz de Aviz, quien hace unas semanas reconoció que el Vaticano tiene en sus manos, desde 1943, documentos que demuestran casos de pederastia del fundador de los Legionarios de Cristo, el mexicano Marcial Maciel.

Athié dijo que en caso de no prosperar la denuncia en la fiscalía, analizarán la posibilidad de acudir ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

msn.com