México reprueba en índice de Transparencia Internacional

México reprueba en el índice de corrupción mundial que analiza cada año la organización Transparencia Internacional, con 28 puntos. De acuerdo con el informe, se ubicó en el lugar 138 de 180. el último puesto entre los integrantes de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, la OCDE.

A nivel regional, solo Guatemala, Nicaragua, Haití y Venezuela son más corruptos. Los mejores ubicados son Dinamarca, Nueva Zelanda, Finlandia, Singapur y Suecia. Hasta abajo de la lista figuran Corea del Norte, Yemen, Sudán del Sur, Siria y finalmente Somalia.

En entrevista para Estrictamente Personal con Raymundo Riva Palacio, Eduardo Bohórquez, director de Transparencia Mexicana, habla sobre el índice de percepción de la corrupción, en el que México volvió a caer.

A nivel regional, solo Guatemala, Nicaragua, Haití y Venezuela son más corruptos. Los mejores ubicados son Dinamarca, Nueva Zelanda, Finlandia, Singapur y Suecia. Hasta abajo de la lista figuran Corea del Norte, Yemen, Sudán del Sur, Siria y finalmente Somalia.

En entrevista para Estrictamente Personal con Raymundo Riva Palacio, Eduardo Bohórquez, director de Transparencia Mexicana, habla sobre el índice de percepción de la corrupción, en el que México volvió a caer.

Entre medias, Costa Rica (56), Cuba (47), Argentina (40), Panamá (37), Colombia (36), Brasil, El Salvador y Perú (35), Ecuador (34), República Dominicana (30), Bolivia, Honduras y Paraguay (29), México (28) y Guatemala (27).

La situación de la lucha contra la corrupción en América Latina es “preocupante”, alertó en una entrevista con Efe la presidenta de TI, la argentina Delia Ferreira, quien denunció que hay una “clara tendencia” a “restringir el espacio de la sociedad civil” en una región en la que proliferan líderes autoritarios y populistas.

La fotografía regional comienza con el “gran problema” que supone Venezuela, un país en una “crisis humanitaria producida por la corrupción” y donde todas las instituciones han sido infiltradas por el estado, describió Ferreira.

El documento también incluye los nubarrones sobre Nicaragua, México y Guatemala, y el riesgo que supone que referentes regionales como Estados Unidos y Brasil encumbren a presidentes como Donald Trump y Jair Bolsonaro, así como los destellos de optimismo procedentes de Ecuador, El Salvador y Argentina.

En Nicaragua “el régimen ha cooptado totalmente” las instituciones, en Guatemala el gobierno ha transformado los organismos que ejercen de árbitro en “perritos falderos” que sólo atacan a los opositores, y en México la corrupción cabalga desatada por la infiltración del crimen organizado en la política.

Brasil, convaleciente aún de los casos “Lava jato” y Odebrecht, se encuentra en una situación “muy preocupante” por la llegada de Bolsonaro, cuyas primeras medidas han sido elevar los controles a las organizaciones no gubernamentales y debilitar la ley de acceso a la información pública, prosiguió Ferreira.

La forma de hacer política en la región está cambiando, sumándose a una tendencia global en la que líderes populistas y autoritarios están socavando las prácticas democráticas para debilitar el sistema “desde dentro”, argumenta el informe de TI.

Argentina es uno de los países que mejora con respecto a la anterior edición -por su ley de acceso a la información pública, aunque la implementación sea deficiente-, como Ecuador y El Salvador, donde se han iniciado investigaciones judiciales por corrupción a antiguos altos cargos, incluido algún expresidente.

Transparencia Internacional subraya en el estudio el “vínculo entre corrupción y salud democrática” y lo corrobora con datos: la puntuación media de las consideradas “democracias plenas” es de 75 puntos, por los 49 de las “democracias imperfectas”, los 35 de los “regímenes híbridos” y los 30 que, en promedio, obtienen los sistemas “autocráticos”.

ÍNDICE GLOBAL DE CORRUPCIÓN
En la clasificación global, tras Dinamarca y Nueva Zelanda, destacan Finlandia, Singapur, Suecia y Suiza, con 85 puntos cada uno, seguidos por Noruega (84), Holanda (82), Canadá y Luxemburgo (81), Alemania y Reino Unido (80).

El vagón de cola, junto a Somalia y Siria, está compuesto por países en guerra, estados fallidos y regímenes totalitarios: Sudán del Sur, con 13 puntos, Yemen y Corea del Norte (14), Sudán, Guinea Bissau, guinea Ecuatorial y Afganistán (16).

El informe destaca además la fuerte caída que ha experimentado Estados Unidos, que pierde cuatro puntos con respecto al informe previo, hasta los 71, (y cae hasta el puesto 22), un descenso notable en una clasificación de gran estabilidad que ha llevado a TI a denominar a la primera economía mundial “país en observación”.

China se sitúa en la posición 87, con 39 puntos, y Rusia queda relegada a la 138, con 28.

Con información de EFE y Noticieros Televisa