Malandrines ignoran la 4T

Dr. Shivago

dr_pin_shivago@hotmail.com

A juzgar por lo que seguimos viendo diariamente en los diversos medios de comunicación, todo hace suponer que, o bien la malandrinada ni cuenta se ha dado que vivimos ya los tiempos de la Cuarta Transformación, y por ende ya no es necesario andar de narco, sicario, secuestrador, asaltante, extorsionador y todo lo que implique vivir al margen de la ley, o de plano a todos estos pelafustanes les ha valido puritita tiznada que Andrés Manuel López Obrador sea ya quien “lleva las riendas del país”, aunque esto último sea sólo un decir.

A mí, en lo personal, me parece que se trata de lo segundo, es decir, que a la delincuencia le ha importado un soberano rábano que nuestro adorado cabecita de algodón sea ya el mero “preciso” de México, y por lo tanto de nada ha servido tampoco la invitación que hizo éste a todas las madrecitas mexicanas, particularmente a quienes tienen hijos que se dedican a delinquir, para que les apliquen un jalón de orejas o les asesten un certero chanclazo en el lomo, conminándolos a abandonar el mal camino.

Los reportes de secuestros, balaceras a plena luz del día, ejecuciones vinculadas al crimen organizado, de asesinatos de periodistas, de denuncias de extorsiones a empresarios y comerciantes, los robos a negocios y casa habitación, los asaltos a transeúntes, a camiones urbanos y una larga etcétera, siguen, pues, vigentes, y lo que es peor, según ha podido confirmarse ya, incluso con mucha mayor intensidad que antes de la entronización de su serenísima pejestad.

Y aunque luego digan que las comparaciones son odiosas, dígame usted si no es preocupante el hecho de que entre el 23 y el 30 de noviembre pasado, es decir, durante la última semana del gobierno de Enrique Peña Nieto se contabilizaron 213 ejecuciones en territorio nacional, mientras que entre el 1 y el 8 de diciembre, es decir, en los primeros siete días de la administración de AMLO sumaban ya 254 muertes violentas, llegando hasta 364 asesinatos de esta misma forma al cumplir apenas los diez días de la llamada 4T.

No creo, pues, que los delincuentes estén tan desinformados como para no haberse enterado que López Obrador es ya el prejidente de México, y por lo tanto ya no es necesario que sigan cometiendo sus fechorías porque ahora vivimos en una república amorosa.

Insisto, pa’ mí que la malandrinada, y las mamás de los malandrines mexicanos, no están todavía muy convencidos de los beneficios de la Cuarta Transformación y por eso han hecho caso omiso al llamado de AMLO a dejar esa desordenada vida que llevan y someterse al imperio de la ley.

Ojalá, pues, pronto podamos ver ese cambio que todos deseamos en materia de combate a la criminalidad.

 

SE LE BOTÓ LA CATOTA

Al que sí se le botó la catota, de a tiro, fue a mi estimado Luis Fernando Rodríguez Ahumada, otrora mejor conocido como “el Horse”, luego como “el Sardinitas” y ahora más recientemente, como “el Toro”, aunque de esto último no tenga nada, jeje, pues ayer inexplicablemente montó en cólera en contra nuestra por causa de un comentario que hicimos en este mismo espacio.

Luis Fernando escribió ayer en su cuenta de tuiter @LuisFdoRdz, lo siguiente:

Nuevamente un pseudo periodista se presta para difamar y mentir sin la más mínima ética. Al igual que en otros años donde me señalaban como dueño de restaurantes y bares, nuevamente inventan ese cuento con un parque de Food Trucks. Además de falso pareciera broma de mal gusto.

Mis negocios giran alrededor de la música para bebés en línea y otros giros, hechos en sociedad con buenos amigos empresarios y recursos propios ganados con mucho esfuerzo y honestidad probada durante mi vida. No callaré ante calumnias, le exijo a ese señor derecho de réplica.

La pregunta es, ¿por qué hay tanta gente tan envidiosa y mal intencionada? Es increíble, lástima por ellos”.

 

¿SERÁ QUE AHORA NIEGA A SUS AMIGOS?

Luis Fernando Rodríguez

La verdad es que no alcanzo a comprender el motivo real del terrible disgusto causado en Luis Fernando, por el comentario donde lo señalé como uno de los accionistas mayoritarios del nuevo “food truck park” La Campana, ubicado sobre el bulevar Paseo Río Sonora, esquina con California, contraesquina del Mall Galerías.

Bastaba y sobraba con que me hubiera llamado, él tiene mi número de celular y me tiene agregado a su lista de whatsapp, y me hubiera hecho la aclaración de que no era cierto que fuera accionista de este sitio, sin necesidad de hacer tanto pancho y ponerse casi como víctima de un complot en su contra.

Ahora bien, quizás el motivo real de la molestia de “el Sardinitas”, y esto es sólo una posibilidad, insisto, haya sido que mencioné que otro de los socios fuertes de este nuevo food truck park es Miguel Padrés Elías, el llamado “hermano rico de la familia”, así como otros amigos suyos hechos durante su paso por el padrecismo, quienes vieron en este nuevo proyecto gastronómico una buena alternativa para invertir parte de sus ahorros.

Es posible, pues, que ahora Luis Fernando no quiera ser relacionado con Miguel o con algún otro de sus amigos padrecistas, pero eso ya no es mi problema, porque además desconocía el hecho de que ahora niegue a sus amistades.

Otro probable motivo del verdadero malestar de Rodríguez Ahumada, es que por más que ha intentado infiltrarse en las filas de Morena, nomás no ha podido lograrlo, porque siguen identificándolo como integrante de ese amplio espectro de padrecistas que quedaron más chamuscados que una hornilla de pueblo, y por lo tanto sabe lo complicado que le resultara que en el reparto de delegaciones federales le tiren por lo menos con la representación del Instituto Nacional de la Economía Social (INAES), mucho menos le asignen la delegación de Semarnat, que es la que con más ahínco ha estado pidiendo; pero a fin de cuentas qué culpa tengo yo de esto.

Por lo demás, y aunque no hubo la petición formal de derecho de réplica, creo que ya cumplimos con ello.

 

METE REVERSA ANA GABRIELA

Ana Gabriela Guevara

En otros asuntos, la que de inmediato, en cuanto asumió el cargo de nueva titular de la Comisión Nacional del Deporte (Conade), empezó a comprender el dicho de que “no es lo mismo ser borracho que cantinero”, fue nuestra paisana Ana Gabriela Guevara Espinoza.

Y esto viene a comentario, a partir de que en cuanto bajó el brazo luego de rendir protesta como la nueva rectora del deporte en México, de volada tuvo que recular y negar la veracidad del contenido de una entrevista concedida hace unos días a una revista francesa especializada en automovilismo, “Auto Hebdo Sport”, donde aseguraba que el regreso de la Fórmula Uno a México fue gracias a la corrupción y el reparto de sobornos a los organizadores, lo cual ha generado una enorme polémica en la capital del país.

En México hay cosas más importantes; una gran parte de la población vive por debajo de la línea de pobreza. Corrupción y sobornos permitieron que el Gran Premio regresara a la ciudad de México”, cita como declaraciones de Ana Gabriela Guevara la prestigiada revista internacional en su más reciente edición.

Sin embargo, ayer la oriunda de Nogales metió reversa al ser cuestionada por la prensa nacional sobre esta afirmación suya, misma que deja muy mal parados tanto a los organizadores del evento Fórmula Uno como a las mismas autoridades de la Ciudad de México encargadas de autorizar todos los permisos que esto requiere.

No tengo nada que decir porque yo no las hice”, afirmó la ex velocista y nueva titular de la Conade.

.- Pero, ¿entonces podría demandar a la revista Auto Hebdo Sport por inventarle declaraciones?, se le preguntó:

Nada que decir”, respondió luego de descartar la probable presentación de una demanda.

Ahora bien, en lo particular no creo que una revista de este nivel, pueda recurrir a una entrevista inventada para llenar sus páginas, quedándome con la idea de que en realidad fue uno de esos aceleres que suele tener la gacela de Nogales, donde hace tronantes declaraciones sin tener los elementos que sustenten su dicho, sólo que ahora desde su condición de máxima autoridad del deporte en México deberá tener más cuidado de no caer en dichos excesos.

Por eso digo, que ahora ya ha empezado a comprender el significado de ese dicho que dice: “no es lo mismo ser borracho que cantinero”.

 

TERMINA AFFAIRE PEJE-SCJN

AMLO y Luis María Aguilar

En cuanto al affaire suscitado entre el prejidente López Obrador y los miembros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, por la causa de los salarios que perciben estos últimos, sucedió que al final todo quedó como el chiste de que “los cocodrilos sí vuelan, pero bajito bajito”.

Hagan de cuenta que fue algo así como un empate técnico donde los más favorecidos fueron los ministros de justicia, ya que se ha determinado, finalmente, que no les obligarán bajo ningún motivo a bajarse el sueldo que devengan, mismo que si bien es bastante pero bastante apetecible, algo así como 258 mil pesos mensuales, no es tampoco de ninguna manera cercano a esos 600 mil pesos que afirmaba AMLO cobraban los magistrados, aunque sí tendrán que hacer las reformas necesarias para que los próximos ministros, que releven a los actuales, sí estén sujetos a la disposición de no ganar más que el Presidente de la República en turno.

Mario Delgado

Sospechosamente fue hasta ahora que el coordinador de la bancada de Morena en la Cámara de Diputados, Mario Delgado Carrillo, recordó que el artículo 94 constitucional establece que no podrán disminuirse las percepciones a los magistrados de justicia durante el desempeño del periodo por el cual fueron nombrados, pero sí pueden establecer dichos ajustes para aplicarse en los próximos ministros.

Es como aquí, en el Congreso del Estado, si surgiera por ahí un diputado despistado que propusiera disminuirse el sueldo, por más que quisiera no podría hacerlo, pero lo que sí podrían hacer es reformar la ley para que a partir de la próxima legislatura los diputados locales ganen menos, si así lo decidiera una mayoría en la presente legislatura.

Por eso le digo que todo quedó como el chiste de los cocodrilos que sí vuelan, pero bajito bajito; los sueldos de los magistrados actuales se quedan igual, “elo mother” que ganen más que el prejidente López Obrador, pero sobre los que vengan luego sí podrían aplicarles la tijera, claro, también, siempre y cuando se apliquen los actuales ministros en hacer tal reforma constitucional que impactaría en sus relevos.

 

¡AY PANCHO, PANCHO, PANCHO!

Pancho Búrquez

Otro que de plano no conoce la vergüenza es el ex alcalde hermosillense y ex senador panista de primera minoría, Francisco de Paula Búrquez Valenzuela, luego de que ayer tuvo la ocurrencia de subir a su cuenta de tuiter el siguiente mensaje:

Se llegó la hora de asumir los costos por tantos años de despilfarro burocrático y endeudamiento de gobiernos irresponsables. Ahora toca asumir la dolorosa realidad los gobiernos tienen que reducir 50% sus nóminas si quieren sobrevivir, felicidades @CelidaLopezc”.

Célida López

El comentario lo arrobó Pancho a la presidenta municipal de Hermosillo, Célida Teresa López Cárdenas como mensaje de solidaridad hacia ella a partir de su anuncio de tener en puerta el recorte de 600 plazas, esto como parte de la estrategia para sortear la difícil situación financiera por la que atraviesa el ayuntamiento capitalino.

Célida a su vez le responde a Búrquez Valenzuela por la misma vía, el tuiter, escribiendo: “No es fácil estimado Pancho pero bien dices debemos resolver de fondo lo que muchos gobiernos hicieron mal. Lo tenemos que hacer con esfuerzo y determinación”.

Aquí el punto es que Pancho Búrquez le sigue apostando a la desmemoria de la sociedad hermosillense, como queriendo auto-convencerse de que nadie recuerda ya las deplorables condiciones financieras en dejó al Ayuntamiento de Hermosillo durante su trienio 2000-2003, pues si alguien sabe algo sobre despilfarro burocrático y endeudamiento de las arcas municipales, y las paramunicipales como Agua de Hermosillo, ese sin lugar a dudas es él.

Hasta luego