Un nuevo horizonte

Por Jesús Alberto Rubio.

Amigos, colegas, sí, lo de Andrés Manuel López Obrador, el nuevo presidente de México, son palabras mayores.

Expectativas al 500 por ciento y confiemos en ello, incluyendo el tema de beisbol.

Sí, pensando en una asociación o sindicato de beisbol para proteger la seguridad social de los peloteros, en especial

Una organización que cubra a todos los peloteros profesionales de cualquier circuito de nuestro país.

Ahí está todo un programa de gobierno hacia la transformación en este México que comienza una nueva etapa para dejar a una nación en quiebra.

Vamos, amigos, pensando en el bienestar de todos.

Y por supuesto, muy bien por el horizonte planteado por el nuevo mandatario mexicano.

Vamos adelante, señores, que ya no hay de otra.

Erubiel Durazo

Como le dije en la anterior columna, la Peña beisbolera lució de manteles largos en su programa sabatino, previo al retiro (este domingo) de su Número 44 de la franquicia Naranjera.

Los detalles de la charla, no necesito decirle dónde porque usted lo sabe muy bien: Naranjeros Radio en Facebook.

En la charla, también tuvimos la grata presencia del profesor Héctor Barrios Fernández, historiador de beisbol, así como de Francisco Higuera, ex jugador profesional en la organización de los Tigres de México en los años 70.

Ambos, ya le dije, provenientes de Ensenada disfrutando su estancia en Hermosillo al lado de sus señoras esposas Reyna y Marta.

Enhorabuena.

Ligas Negras

En 1920 nació la primera liga de béisbol profesional negra del siglo XX: La National Negro Baseball League.

También se le conoció como National Negro League (NNL).

Se fundó el 13 de febrero de 1920 en Kansas City, Missouri, y Andrew “Rube” Foster constituyó su fuerza organizativa, por lo que fue nombrado su presidente/secretario, además de que al paso del tiempo, por su legado, se le reconoció como “El Padre del Béisbol Negro”.

Con su gran liderazgo e influencia, integró a equipos del Sur y Medio Oeste de EU y tres años después, el 16 de diciembre de 1923, también se formó la Eastern Colored League (ECL), teniendo de presidente a Edward H. Bolden, propietario del Hilldale Club.

En 1924, apareció la histórica primera Serie Mundial del Béisbol Negro entre los campeones de ambos circuitos y en la que los Monarcas de Kansas City, de la NNL, vencieron en diez grandes partidos a los Hilldale Daisies de Filadelfia, de la ECL.

Este circuito, del Oriente de EU, colapsaría en la primavera de 1928, pero los jugadores de sus equipos “resurgieron” en 1929 como la American Negro League (ANL). En cambio, la NNL de Rube Foster funcionaría hasta 1931.

Cool Papa Bell y los St. Louis Stars

1925: Ese año los St. Louis Stars de la Negro National League, finalizaron segundos gracias a dos nuevos talentos que emergían con gran fuerza: su jardinero central James Cool Papa Bell y el notable short stop, Willie “El Diablo” Wells y ¡dígame si no merecen más adelante, ambos, capítulos especiales!

1926: Una fuga de gas en el interior de la casa de Rube Foster, le asfixió de gravedad y a consecuencia del deterioro de su salud, un año después fue internado en un asilo, por lo que los dueños de los equipos de la Liga Nacional Negra designaron a William C. Hueston como nuevo presidente.

1927: curiosamente, Ed Bolden, el presidente de la ECL, sufrió un accidente similar, siendo también internado en un hospital a causa de su muy elevada presión arterial.

Tal situación afectó el desarrollo del circuito y con ello terminaron sus enfrentamientos de Serie Mundial contra el campeón de la NNL.