El tequila se bebe de poco a poco: José María Muriá.

“A principios del 2018 se podía presumir que se exportaban 402 litros cada minuto incluyendo todas las horas del domingo y los días festivos”, destacó José María Muriá, en su conferencia sobre el Tequila impartida esta tarde en El Colegio de Sonora.

El académico de El Colegio de Jalisco, mencionó que como muchas palabras relacionadas con este producto, tequila es de origen náhuatl, quiere decir lugar de hierba entre las piedras, y esta bebida pura tiene la virtud de curar enfermedades, como lo han experimentado los habitantes de los lugares en los que se ha permitido.

Muriá sostuvo que a partir de los años treinta, ya era, tal como se dice ahora, “la bebida mexicana por excelencia” y a pesar de ello, la gente popis seguiría despreciándolo treinta o cuarenta años más por el simple hecho de no ser extranjero.

“A partir de los años setenta se empezaron a hacer grandes mejoras técnicas e higiénicas y una de ellas fue la importación de alambiques de cobre y otra la sustitución del carbón por el vapor, con el fin de cocer más rápidamente los mezcales”, dijo.

Los impuestos por la introducción de tequila en botellas, explicó, con la excusa de poderlas supervisar bien, se incrementaron muchísimo y la desconfianza de la gente minimizó enormemente el consumo, los cinco millones exportados en 1944 se convirtieron en ocho mil litros en 1948.

Añadió que para los años 90 la demanda de la gente postín se empezó a dar la mexicanización de su paladar y se abocó al tequila entre otras cosas porque se empezaron a difundir sus cualidades digestivas y vasodilatadoras y los precios de las bebidas extranjeras tuvieron una enorme alza.

“Esto hizo también que los de ciertas marcas de tequila alcanzaran cifras estratosféricas, había gente que creía y cree aquello de que por fuerza entre más caro mejor”, comentó ante los presentes en el auditorio de posgrado del Colson.

Después de la creación del consejo regulador de tequila en 1994, explicó, en 1999 unos 199 millones de litros se produjeron contra 91 millones producidos en el ‘94, esto equivales más de 650 millones de caballitos o shots, como dirían los americanos.

Al lado del doctor Ignacio Almada Bay, quien fungió como moderador de la conferencia, recomendó a los presentes beber el tequila poco a poco y compartió algunos consejos para conocer cuál es el tequila de mejor calidad a la hora de consumirlo.