Abdalá Bucaram y AMLO; ¡ay nanita!

Abdalá Bucaram y AMLO

Dr. Shivago

dr_pin_shivago@hotmail.com

¿Alguien se acuerda del caso del ex presidente ecuatoriano, Abdalá Jaime Bucaram Ortiz?; muy posiblemente los llamados Millenials y el grueso de las hordas chairas no tienen ni la más remota idea de la historia de este personaje.

Pues bien, Abdalá Bucaram, como era mejor conocido, fue un presidente de la República de Ecuador que cumplió un efímero periodo como mandatario nacional por un lapso de cinco meses y 25 días, del 10 de agosto de 1996 al 6 de febrero de 1997, siendo destituido por el Congreso de ese país aludiendo un problema de “incapacidad mental para gobernar”, todo esto en medio de manifestaciones populares por la alta incidencia de actos de corrupción y nepotismo, así como acusaciones de Golpe de Estado para eternizarse en el cargo, según usted lo puede confirmar consultando la enciclopedia libre Wikipedia.

Este político ecuatoriano fue famoso por su excesivo protagonismo y conductas mesiánicas populistas, incurriendo incluso en prácticas de nepotismo al nombrar Ministro de Estado a su hermano Adolfo y a su hijo Jacobo director de Aduanas.

Al final este singular personaje tuvo que salir por piernas de Ecuador para encontrar asilo político en la hermana República de Panamá.

En fin, todo esto pasó porque una sociedad ecuatoriana decidió votar a favor de un sujeto que supuestamente representaba un cambio para mejorar, luego de años de tener gobiernos infames, a pesar de las fundadas sospechas de que no estaba del todo cuerdo, cumpliéndose entonces esa consigna que dice: terminaron saliendo de Guatemala, para entrar a Guatepeor.

Todavía no alcanzo a comprender el motivo por el cual ayer me acordé de este infame personaje del vodevil político ecuatoriano, quizás al rato me caiga el veinte.

 

UNA COSA DE LOCOS

Y como una cosa lleva a la otra, vaya cinismo, descaro, desfachatez y desvergüenza la demostrada ayer por Andrés Manuel López Obrador al declarar su decisión de “obedecer el mandato de los ciudadanos” en el tema del nuevo aeropuerto para la Ciudad de México.

Definitivamente tendría uno que estar loco, desequilibrado mentalmente, para creerle tal patraña de la consulta ciudadana aplicada durante el pasado fin de semana, pues incluso no pocos chairos que conocemos, en cortito reconocen que todo fue una cochinada comparable al megafraude cometido en el ‘88 por el entonces secretario de Gobernación, Manuel Bartlett Díaz y su famosa “caída del sistema” para hacer ganar la contienda Presidencial al priista Carlos Salinas de Gortari sobre Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, entonces candidato del Frente Democrático Nacional (FDN).

Pero como dijo Felipe Calderón, ‘hayga sido como hayga sido’, lo importante es que el proyecto de Texcoco no debía pasar, y ahora se aguantan”, nos dijo sonriente uno de esos chairos que conocemos y que celebra así la ocurrencia de su mesías.

Manuel Bartlett

Por cierto, Manuel Bartlett es hoy en día un convencido promotor y asesor muy cercano de AMLO, mismo que ya lo tiene palomeado para convertirse, a partir del próximo 1 de diciembre, en el nuevo Director General de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

¿Verdad que parece cosa de locos?; pues por desgracia así lo es.

En serio que ni vale la pena hacer mayor mención de la sarta estulticias declaradas ayer por AMLO en este tenor, particularmente las que pretendían convencer a la sociedad de la transparencia y credibilidad del proceso, así como sus afirmaciones de que remodelando los aeropuertos de la Ciudad de México y de Toluca, así como ampliando con dos pistas nuevas la vetusta base aérea militar de Santa Lucía todo quedará de rechupete.

Se trata, pues, de una oda al cinismo, al descaro, a la desfachatez y la desvergüenza de nuestro propio Abdalá Bucaram a la mexicana.

Aaaahhh, ahora caigo del porqué ayer me acordé de este patético ex presidente ecuatoriano, mismo que fue destituido del cargo antes de cumplir siquiera los seis meses en el poder, bajo el sostenible argumento de que padecía un grave desorden mental.

¿Será posible que aquí….?

Y sí, ya sé que esto que hoy comento será motivo para que dos que tres chairos a sueldo se ganen la chuleta denostándome y acusándome de estar al servicio  de la mafia en el poder, o ya muy de plano, señalándome de que formó parte de la prensa fifí, entre otras sandeces; esto ya no es vida, me cae.

 

CÉLIDA Y ENRIQUE, UN PRIMER ACERCAMIENTO

Célida López y  Enrique Claussen

En asuntos locales, quienes ayer desayunaron juntos y sostuvieron larga conversación por rumbos del restaurante del Hotel Lucerna, fueron nada más y nada menos que la alcaldesa de esta capital, Célida Teresa López Cárdenas y el secretario de Salud en Sonora, Enrique Claussen Iberri.

Cuentan que la ocasión fue propicia para que ambos tuvieran así un primer contacto, pues jamás en sus vidas habían cruzado palabra, de tal forma que hasta presumieron fotos de sus respectivas familias como una manera de romper el hielo, además, claro, de entrarle a asuntos como lo es la importancia de la promoción de la salud pública, cada quien desde sus respectivas trincheras, y hacer que ambas agendas coincidan.

Un tema en particular tratado, fue el proyecto que trae Célida López de establecer una clínica para la desintoxicación de gente con adicciones, lo cual tuvo el reconocimiento de parte del Secretario de Salud.

Al final hubo el compromiso mutuo de mantener siempre abierto el canal de comunicación y trabajar coordinadamente, sin telarañas mentales que puedan interferir en la realización de planes en materia de promoción a la salud.

¿Y de grilla política, comentarían algo luego de más de una hora y media de conversación?; pues dicen que no, pero yo tampoco les creo.

Para nadie es un secreto que Claussen Iberri está ubicado entre los tres primeros funcionarios del gabinete con mayor cercanía a la gobernadora, Claudia Pavlovich Arellano, y como Célida sigue aferrada con eso de no reconocer al secretario de Gobierno, Miguel Ernesto Pompa Corella como su interlocutor entre ella y la mandataria, pues en una de esas y por ahí viene la cosa; digo, esto ya es una pura y vil especulación de mi parte.

 

EL AZOTE DE LOS MALHECHORES

Ariel Gándara

Vaya, vaya, ahora resulta que no es sólo Héctor Contreras Pérez quien garantizaría la continuidad a distancia de Rodolfo Montes de Oca Mena al frente de la Fiscalía General de Justicia del Estado (FGJE), pues ahora le suman a esto el nombre de Jesús Ariel Gándara Toledo, otro de los aspirantes al puesto vacante de fiscal estatal.

Gándara Toledo, quien firma también como Vicefiscal, así nada más, no dice de qué es Vicefiscal en específico en la misma FGJE, de siempre ha sido identificado como gente muy cercana a los afectos de Montes de Oca Mena, así como Contreras Pérez es ampliamente ligado al ex Fiscal del Estado como su asesor y tutor de cabecera durante el tiempo que estuvo este último como titular de la dependencia, antes de que se diera su renuncia forzada al cargo hace poco más de un mes ya.

Jesús Ariel, a quien siempre habíamos considerado como un chavalo serio y alejado de las estridencias mediáticas, manteniendo un cauteloso bajo perfil, ahora nos sorprende al presentarse ante los medios de comunicación como un personaje bragado que garantiza, cuál promesa de campaña política, acabar con la inseguridad y la impunidad en el Valle del Yaqui en un plazo máximo de treinta días, y de tres meses para lograrlo en todo Sonora; n’ombre, Eliot NessBatman y Santo, el enmascarado de plata, incluso juntos, le pelan los dientes.

Creo que lo hemos perdido.

Digo, si fuera cierto esto de que Jesús Ariel tuviera la fórmula mágica para acabar con la inseguridad e impunidad, luego entonces ¿por qué carambas no la ha aplicado desde su posición de Vicefiscal de la FGJE?

Y lo otro, si resulta que Gándara Toledo es el elegido de los dioses para hacerse cargo de la fiscalía, lo cual vemos igual de factible a que este servidor sea convocado para encabezar a próxima expedición a Marte, sería bueno hacerlo firmar una carta-compromiso donde establezca su renuncia ipso facto al cargo si ocurriera que luego de treinta días no haya eliminado y erradicado la violencia y la impunidad en tierras cajemenses.

 

SIGUEN LAS MALAS MAÑAS EN TRÁNSITO

Luis Alberto Campa

Ahora va un atento llamado al comisario de Seguridad Pública de Hermosillo, Luis Alberto Campa Lastra para que ponga atención a una denuncia pública que nos hicieron llegar ayer en contra los oficiales que abordan la unidad 131 de Tránsito Municipal, lográndose identificar al de nombre Ernesto Alejandro Siqueiros Soto.

La queja señala un fallido intento de extorsión, que terminó en abuso de autoridad, en perjuicio de un joven empleado de una paraestatal, a quien detuvieron la madrugada de ayer casi frente a la Central de Autobuses bajo el argumento de que no había respetado un señalamiento de alto y detectar que despedía algo de aliento alcohólico; lo cierto es que nunca hubo tal omisión a un señalamiento de tránsito, y si bien había aliento alcohólico, no había una condición de embriaguez, como lo pretendieron hacer parecer.

El asunto es que, lo que debió haber sido una detención con todas las de la ley, porque finalmente hasta el más leve aliento alcohólico ya es materia de sanción cuando se conduce, se convirtió luego en un intento de extorsión al conminarlo a “ponerse la del Puebla” con los oficiales, a fin de evitar ser llevado a barandilla y pagar una multa de no menos 8 mil pesos, más el cobro de la grúa por el vehículo también asegurado.

El afectado ofreció 500 pesos en efectivo, todo su capital en ese momento, siendo entonces convidado a desplazarse hasta un cajero automático de donde pudiera sacar, mínimo, otros5 mil pesos, ya que de otra manera se verían obligados a aplicarle todo el peso de la ley.

Ya estando frente al cajero, la víctima tomó la decisión de llamarle a su padre, un oficial de la Agencia Ministerial de Investigación Criminal (AMIC), quien a su vez pretendió “pedirle una atención” a su colega municipal para que dejar ir a su vástago aceptándole los 500 morlacos que ya habían despreciado, recibiendo por respuesta que su chamaco había hecho un compromiso de hombres, y ahora, molesto porque no había cumplido su palabra, no le aceptaría nada, procediendo entonces a llevárselo a la Comandancia Centro, donde con una rapidez inusitada, en menos de lo que se dice “arriba la Cuarta Transformación”, los oficiales elaboraron el parte para “empapelar” al infractor y ponerlo tras las rejas.

La historia termina por la mañana de ayer, por ahí de las once horas, cuando el Juez Calificador accedió a cobrarle al joven detenido “sólo” 4 mil 500 pesos y otros 800 varos por el jalón de una grúa que dejó el auto en los patios de la Comandancia Centro, dándole salida no sin antes advertirle que hay que tener más cuidado, porque la nueva alcaldesa, Célida Teresa López Cárdenas, viene muy dura con las infracciones de tránsito.

Pues sí, pero igual de dura que sea contra esos malos agentes que primero hacen hasta lo imposible por convencer a los infractores de los beneficios de la “simplificación administrativa”, teniendo el descaro de llevar hasta el cajero más cercano a sus víctimas para concretar lo que son viles extorsiones.

Campa Lastra ahí tiene este asunto, esperemos y que siquiera le llame un poco la atención.

Hasta luego