Canadá prepara histórica legalización de la mariguana

Canadá se convertirá el miércoles en el segundo país del mundo en legalizar la mariguana, pero esta histórica medida de Justin Trudeau ha supuesto un dolor de cabeza para las provincias, que tienen la carga de organizar esta nueva industria lucrativa.

A partir del 17 de octubre, los canadienses podrán cultivar, poseer y consumir mariguana para recreación, cinco años después de que esto fuera permitido en Uruguay, pionero en esta materia.

Los productos derivados como alimentos, cosméticos o cigarrillos electrónicos de mariguana no serán autorizados hasta 2019, a pesar de que los empresarios canadienses ya han comenzado a incursionar en estos nuevos mercados.

Desde la elección de Trudeau a finales de 2015, los mercados financieros han estado nerviosos y miles de millones de dólares han ido a parar a productores canadienses de cannabis. Las tres compañías más grandes del sector que cotizan en la Bolsa de Toronto ya acumulan más de 30 mil millones de dólares canadienses (unos 23.000 millones de dólares estadounidenses) de valorización.

Se estima que la legalización impulsará la economía canadiense y generará de 816 millones a mil 100 millones de dólares en nuevos ingresos en el cuarto trimestre, sin contar al mercado negro, que se espera que continúe surtiendo a una cuarta parte de la marihuana que se fuma en Canadá, según el Instituto Canadiense de Estadísticas.

Esto se traduce, según las previsiones oficiales, en una ganancia de 400 millones en ingresos fiscales para el primer año, que se dividirá entre las provincias (50 por ciento), los municipios (25 por ciento) y el gobierno federal (25 por ciento).

En total, el Instituto Canadiense de Estadísticas calcula que 5.4 millones de canadienses comprarán mariguana en tiendas autorizadas en 2018, el 15 por ciento de la población. Unos 4.9 millones de canadienses ya la consumen.

lopezdoriga.com