A una semana del terremoto en Indonesia, detectan vida bajo escombros

Un equipo de rescate francés dijo el jueves que ha detectado a una persona que se cree sigue viva bajo los escombros de un hotel en el centro de la isla indonesia de Célebes, casi una semana después de haber sido golpeada por un poderoso terremoto y un tsunami.

Philip Besson, miembro de la organización francesa Pompiers de l’urgence, dijo que los sensores de alta tecnología del equipo “detectaron la presencia de una víctima” en los escombros del Hotel Mercure de Palu, pero no pudo decir si la persona está consciente.

Dijo que solo tenían un taladro de mano que no era lo suficientemente fuerte para llegar a la víctima, que estaba atrapada bajo un hormigón grueso, por lo que tuvieron que suspender la excavación al caer la noche. Besson dijo que el viernes temprano traerán equipo pesado para tratar de rescatar a la persona.

Los trabajos de rescate desde el terremoto del viernes pasado, en el que murieron más de 1,400 personas, se han visto muy obstaculizados por la escasez de equipo pesado.

Por otro lado, un funcionario de una agencia de desastres dijo que el cadáver de un surcoreano estaba entre los ocho muertos que fueron sacados el jueves de los escombros de otro hotel, el Roa Roa, que se derrumbó de lado en un montón de cemento y acero.

Mientras continuaba la búsqueda de víctimas, los trabajadores humanitarios se apresuraron a conseguir refugios, alimentos, medicinas y otros suministros muy necesarios para los supervivientes.

La vida se ha paralizado para los miles de personas que viven bajo carpas y en albergues en la ciudad indonesia de Palu, arrasada por el sismo y el tsunami. No saben cuándo podrán comenzar la reconstrucción y pasan varias horas al día intentando lograr, a menudo sin éxito, cubrir necesidades como encontrar combustible para los generadores.

Los residentes cuyas viviendas quedaron destruidas tenían poco más que incertidumbre, siete días después de la tragedia, pero también albergaban la esperanza de que llegue más ayuda por aire, tanto a Palu como al distrito de Donggala, en la isla de Célebes.

Algunos vecinos excavaban en apestosos montones de comida empapada y escombros, buscando en un almacén dañado por el tsunami cualquier cosa que pudiesen aprovechar: latas de leche condensada, refrescos, arroz, dulces y analgésicos. Otros se llevaron con planchas de metal, madera, tuberías y otros materiales para levantar alojamientos temporales.

Las autoridades reforzarán la seguridad en las zonas afectadas por el desastre para garantizar el orden público luego de la detención de 92 personas por sustraer artículos como aceite de motor, neumáticos o equipos agrícolas, explicó el vocero de la policía nacional, el general de brigada Dedi Prasetyo.

En un primer momento se permitió que los residentes desesperados tomaran alimentos de las tiendas, pero se advirtió que no se llevaran más cosas. El portavoz dijo que la seguridad será necesaria para reanudar la actividad económica.

Andi Rusding, apiñado con varios miembros más de su familia bajo una carpa, dijo que consiguieron algo de ayuda pero que la distribución no era igualitaria y que se sentían engañados.

Por favor, díganle al gobierno y a las ONGs que si realmente quieren ayudarnos con algo de comida, no la lancen desde los puestos de mando”, informó. “Es mejor ir directamente tienda por tienda. Porque algunas veces (los productos de ayuda) no se distribuyen de manera uniforme”.

En el mismo campamento, Masrita Arifin dijo que sobre todo estaba asustada por los rumores de que habría otro gran terremoto.

Las advertencias falsas han proliferado desde el sismo de magnitud 7,5 y el tsunami que arrasaron la zona el viernes, y la agencia nacional de desastres pidió a la población que solo confíe en fuentes creíbles de información.

No puedo describirlo”, dijo sobre sus condiciones de vida en un asentamiento a apenas unos cientos de metros de donde está la dañada vivienda de su familia. “Es realmente difícil encontrar agua y no tenemos un lugar en el que bañarnos, pero gracias a dios recibimos alguna ayuda del gobierno, incluyendo un chequeo médico”.

La cifra oficial de fallecidos aumentó ligeramente el jueves a 1.424 personas, dijo el vocero de la agencia de desastres, Sutopo Purwo Nugroho, en una conferencia de prensa en Yakarta. Más de 70.000 personas se vieron obligadas a dejar sus casas y se espera que la cifra de víctimas mortales aumente a medida que los equipos de rescate llegan a zonas que estaban aisladas.

El Ministerio de Salud informó el transporte aéreo, el tratamiento de aguas, los generadores y los albergues o tiendas de campaña como sus prioridades.

La ayuda internacional llegaba al país: Singapur, Corea del Sur, Gran Bretaña y Japón enviaron transportes aéreos y multinacionales como Google y Apple se comprometieron a ayudar económicamente. Además, Naciones Unidas aportó 15 millones de dólares y otras naciones realizaron también aportaciones.

Indonesia, un archipiélago con más de 250 millones de personas, sufre frecuentes terremotos, erupciones volcánicas y tsunamis al estar ubicada en el “Cinturón de Fuego”, un aro de volcanes y fallas sísmicas en la Cuenca del Pacífico.

excelsior.com.mx