Emite Secretaría de Salud informe preliminar sobre los casos de Huásabas

Derivado del reporte del fallecimiento de dos adolescentes de Huásabas, una brigada epidemiológica de la Secretaría de Salud acudió a la localidad para documentar evidencias relacionadas a los casos, informó Gerardo Álvarez Hernández.

En la atención e investigación de las causas de muerte, puntualizó, participa personal médico de las especialidades de infectología, patología, oncología, hematología, neumología y epidemiología; con lo que se tienen resultados preliminares al momento.

“Fue el 06 de septiembre del 2018 cuando la Dirección de Epidemiología de la Secretaría de Salud Pública recibió notificación de la muerte de dos hermanos, un varón de 12 años y una mujer de 16 años residentes de Huásabas”, informó Álvarez Hernández.

El primer caso, indicó, corresponde a un adolescente de 12 años, quien el domingo 2 de septiembre comenzó con dolor de cabeza intenso, vómito, dolor abdominal y fiebre, por lo que acudió a consulta médica; el paciente, detalló, tuvo una ligera mejoría durante ese día y el transcurso de la noche.

Sin embargo, señaló el funcionario estatal, el 3 de septiembre siguió con los síntomas, por lo que acudió a un pediatra particular, quien lo refirió al Hospital General de Moctezuma, donde presentó diarrea, vómito, dolor torácico y dificultad respiratoria, por lo que el 5 de septiembre fue referido al Hospital Infantil del Estado de Sonora (HIES) por probable neumonía.

Ingresó al HIES el 5 de septiembre por la tarde, comentó, donde se le practicaron diversos estudios de laboratorio y gabinete; se observó una disminución de glóbulos blancos, glóbulos rojos y plaquetas.

“La búsqueda inicial de agentes microbianos fue negativa y el paciente siguió con mala evolución por lo que tuvo falla orgánica múltiple; durante la madrugada del 6 de septiembre falleció”, detalló.

El segundo caso, agregó, hermana del primero, corresponde a una adolescente de 16 años, quien inició por la mañana del lunes 3 de septiembre con síntomas similares y recibió atención médica.

La paciente no tuvo mejoría de sus síntomas y fue referida al Hospital General de Moctezuma y de ahí al HIES, en donde ingresó el 5 de septiembre y también se le realizaron múltiples estudios clínicos, de laboratorio y gabinete, lamentablemente, agregó, el 6 de septiembre por la madrugada falleció.

“Los dos hermanos eran residentes habituales de Huásabas, sin historia de viajes recientes o contacto con personas procedentes de otras localidades; ambos eran estudiantes de la localidad, no se documentó consumo de alimentos ajenos a la dieta familiar, contacto con animales enfermos, historia de exposición a insectos artrópodos, uso de drogas, ni consumo reciente de medicamentos”, detalló.

El funcionario estatal señaló que los adolescentes recibieron atención médica en todo momento, además, agregó, se identificó contacto ocasional con herbicidas comerciales, ya que el 20 de agosto fumigaron al interior de su casa con un insecticida doméstico, pero ninguna de estas sustancias, aclaró, parece estar relacionada con el comportamiento clínico de los casos.

Ambos hermanos se bañaron en el río Bavispe, comentó, cercano a su localidad, específicamente en el lugar de una cascada formada por el embalse del río en estas épocas de lluvia, donde, dijo, acudieron al cajón “Chotaqui”, una zona en donde se forma una cascada y una tinaja en la que se estanca el agua.

En el lugar consumieron alimentos empaquetados, comentó, y estuvieron en compañía de otros siete u ocho adolescentes, entre amigos y familiares, quienes fueron valorados medicamente y permanecen sin síntomas hasta el día de hoy.

“Ninguno de sus padres y los dos hermanos restantes de la familia han presentado síntomas similares, los dos hermanos ya fueron valorados por médicos del HIES y no hay evidencia de enfermedades”, detalló.

A la fecha y de manera preliminar, informó Álvarez Hernández, se ha identificado en diversos tejidos de los hermanos una bacteria llamada Burkholderia pseudomallei, que ocasiona melioidosis, enfermedad que puede provocar cuadros graves y mortales.

Este agente bacteriano que se encontró de manera preliminar, enfatizó, provoca casos aislados y no se ha documentado que tenga un comportamiento epidémico, además, aclaró, se reconocen diversas formas de transmisión, pero no hay contagio de persona a persona por contacto ocasional.

“En el país, desde 1940 se han documentado catorce casos, uno de ellos en el Estado de Sonora en el año 2017, quien se recuperó satisfactoriamente”, señaló.

La enfermedad, explicó, produce una gama amplía de síntomas, desde casos muy leves y crónicos hasta graves y rápidamente fatales, no obstante, comentó, puede tratarse y ser curada con diversos antibióticos, mismos con los que cuentan las unidades de salud en el Estado de Sonora.

Excepto los fallecidos, indicó el funcionario estatal, ninguno de los siete u ocho jóvenes que acudieron a bañarse al río ha presentado signos o síntomas de enfermedad, tampoco hay casos similares en la localidad, ni en Granados.

Álvarez Hernández puntualizó que el estudio clínico y epidemiológico de ambas defunciones sigue en curso y lo reportado es lo que se tiene hasta el momento, ya que se esperan los resultados de los análisis bacteriológico y toxicológico, así como el estudio histopatológico de las muestras de pulmón, hígado y cerebro, así como de suero y sangre.

Así mismo, informó el Director General de Promoción a la Salud y Prevención de Enfermedades, la Comisión Estatal de Protección contra Riesgos Sanitarios (COESPRISSON) tomó muestras ambientales del agua y alimentos para la búsqueda de diversos agentes.

La Secretaría de Salud Pública del Estado de Sonora emite las siguientes recomendaciones preventivas:

• Consumir alimentos preparados higiénicamente y bien cocinados. Lavarse las manos con agua y jabón por al menos 20 segundos, antes de comer y después de ir al baño. Proteger los alimentos del contacto con el polvo.
• Evitar nadar en lugares ríos y tinajas naturales durante la temporada de lluvias; tampoco hacerlo en sitios donde se estanque el agua como arroyos, canales, drenes, colecciones de agua. Evitar bañarse en agua de lluvia. Evitar el contacto con agua y lodo, sobre todo si se tienen herida o raspones en cualquier parte del cuerpo.
• No caminar descalzo en el agua, tierra o lodo. Si se trabaja en zonas con agua y lodo, utilizar botas altas y guantes. Si se realiza trabajos de jardinería usar guantes.
• Si se presenta fiebre, dolor de cabeza y dificultad respiratoria, no automedicarse y acudir de inmediato a la unidad de salud más cercana, esto es especialmente para personas con diabetes, enfermedad renal crónica, inmunosupresión (p.e. VIH, cáncer).