Se agrava crisis migratoria por éxodo de venezolanos

La crisis migratoria provocada por la salida masiva de venezolanos a países vecinos continúa agravándose. El presidente de Brasil, Michel Temer, ordenó el despliegue del ejército en la frontera con ese país. En tanto, el gobierno de Perú decretó emergencia sanitaria en 3 ciudades fronterizas con Ecuador, por donde están cruzando miles de venezolanos.

“Uno se viene acá, no porque uno quiere sino porque la situación económica en Venezuela no se aguanta”, comentó un ciudadano venezolano.

De acuerdo con un reportaje del noticiero En Punto, de Televisa, por Tumbes, región fronteriza de Perú con Ecuador, a más de tres mil kilómetros de Caracas, unos 5 mil venezolanos huyen diariamente de la crisis en su país.

Se estima que Perú está albergando a más de 400 mil venezolanos, por lo que, a fin de contener su éxodo hacia países sudamericanos, desde este fin de semana las autoridades de ese país les solicitan pasaporte. Antes, con la llamada carta andina, podían transitar libremente y hasta trabajar.

“Me pongo a pensar en todos los venezolanos que quieren salir y tampoco tienen documentos. Y no es porque uno no quiera, no intente, no hay manera de conseguir documentos”, lamentó María Torres, ciudadana venezolana.

Por los medios posibles llegan a este punto fronterizo. Muchos dejan su tierra con nostalgia y rabia.

Si logran obtener un pasaporte, pueden trabajar, si no, pueden optar por pedir asilo político y refugio. Hasta julio pasado, Perú había recibido más de cien mil solicitudes.

Quienes no logran obtener documentos, aprovechan que la vigilancia disminuye por las noches para eludir los controles migratorios y llegar a ciudades del norte de Perú, Chile o hasta Argentina. Varios optan por el ahora incipiente tráfico de personas cerca de los cerros de Mmotape; por cruzar veredas en el bosque se cobra hasta 30 dólares por persona.

Los venezolanos que permanecen sea en tierras peruanas o ecuatorianas, son vistos por muchos con recelo, pero también con solidaridad.

“Lo que ellos hacen en mi país ahora es refugiarse […] Ellos no le vienen a robar absolutamente nada a nadie”, comentó Débora Santos, ciudadana peruana.

sdpnoticias.com