Bebé nace dos semanas después de fallecer su hermana gemela

Especialistas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Yucatán lograron que un bebé prematuro extremo sobreviviera en el vientre y naciera 14 días después de que la madre, con embarazada de gemelos, perdiera a su una niña en un parto espontáneo.

El bebé, de 25 semanas de gestación y 820 gramos de peso, nació por parto vaginal en mayo y gracias a los cuidados pediátricos de médicos del Seguro Social, logró sobrevivir y fue dado de alta recientemente.

El coordinador clínico de la División de Ginecología y Obstetricia del Hospital General Regional Número 1 de Mérida, Israel Jurado Vargas, dijo que en los más de 50 años del hospital no se había registrado un caso similar.

El 18 de mayo, la mujer Yánderi Yazaret Pech Arellano comenzó con algunas complicaciones que adelantaron el parto. En ese momento cursaba con embarazo gemelar de 23 semanas de gestación. “Gracias a Dios llegamos a este hospital, lamentablemente por una emergencia, ya que uno de los dos bebés estaba naciendo, pero no sobrevivió”, explicó.

Regularmente en estos casos, donde se presenta un embarazo gemelar y comienza la labor de parto en edad gestacional prematura, se atiende el alumbramiento de ambos productos; sin embargo, hubo síntomas que cambiaron el manejo de la paciente.

Comenzó con el trabajo de parto, expulsó al primer bebé y posteriormente debía iniciar el proceso de expulsión para el siguiente; llama la atención porque no avanza, no salió la placenta del primer producto y a través de atención y monitoreo especializado detectamos que el feto se encontraba en perfectas condiciones; había latido afortunadamente”, comentó Jurado Vargas.

Los especialistas lograron preservar el embarazo del segundo bebé por 14 días más, decisión que devolvió la esperanza a la señora Pech Arellano. “Se aferró a la vida y los médicos decidieron hacer estudios, la situación estaba óptima para poder conservarlo, fueron 14 días que él estuvo en mi vientre”, expresó.

Jurado Vargas afirmó que, en este tipo de situaciones, la literatura médica dice que se puede mantener al segundo producto en el vientre bajo ciertas circunstancias. “Si no hay datos de infección, si no hubiese actividad uterina el embarazo puede seguir, finalmente la mamá es la mejor incubadora y así fue. El bebé nació a los 14 días y aquí están los resultados”.

El 31 de mayo a las 7:51 horas nació, por parto vaginal, un varón llamado Jesús Antonio, con un peso de 820 gramos, otro reto para el equipo médico, ya que su edad y el bajo peso eran factores que ponían en riesgo al neonato.

De acuerdo con la doctora Ana Isabel Lavadores May, jefa del Departamento Clínico de Neonatología, Jesús Antonio recibió atención especializada, así como alimentación a través de leche materna exclusiva por dos meses 15 días, tiempo en el que lograron estabilizarlo y que incrementara su peso a un kilo 840 gramos, por lo que fue dado de alta en compañía de sus padres.

Si yo no hubiera llegado ese día a este hospital, a lo mejor no tendría este final. Estuvimos desde el 17 de mayo y sólo he recibido cosas buenas, los doctores fueron muy atentos, muy humanos, el personal de intendencia, guardias y mamás que pasan por situaciones similares y esto es una familia”, expresó la madre de Jesus Antonio.

excelsior.com.mx