Fuerzas kurdas atacan zonas yihadistas cerca de Mosul

nota iraquies

nota iraquiesNawaran. Fuerzas kurdas y pershmergas, apoyadas por bombardeos aéreos de la coalición liderada por Estados Unidos contra la milicia Estado Islámico (EI), atacaron este jueves varias zonas controladas por los yihadistas situadas al rededor de Mosul, durante el cuarto día de la ofensiva militar para recuperar esta ciudad, la segunda más importante de Irak y último bastión de los islamitas.

Durante un encuentro internacional en París sobre el futuro de Mosul, el primer ministro Haider al Abadi dijo que la ofensiva “estaba avanzando más rápido de lo previsto”.

El objetivo principal de la última avanzada kurda es la ciudad de Bashiqa, al noreste de Mosul. Las fuerzas iraquíes también están atacan la ciudad desde el este y el sur, mientras que efectivos kurdos avanzaron en autos blindados y destruyeron dos drones utilizados por el EI para misiones de reconocimiento.

A través de un comunicado, el general Aziz Weysi, al mando de una fuerza de élite de los peshmergas, afirmó que “una operación a gran escala” había sido lanzada cerca de Bashiqa a las 6 horas locales. “Los objetivos son limpiar ciudades de los alrededores y asegurar el control de zonas estratégicas para restringir los movimientos de EI”, explicó el comunicado.

A distancia se podían ver la naves no tripuladas neutralizadas por los pershmergas. Los aparatos son un Raven RQ-11B, similares a la nave que mató a dos combatientes kurdos e hirió a dos soldados franceses hace una semana.

“Estos drones pertenecen al EI. Así que los destruimos”, declaró Weysi, y apuntó: “Estos drones pueden asegurar misiones de observación y estallar”.

Los rebeldes kurdos iraníes del Partido de la Libertad Kurda (PAK) también están implicados juntos con los peshmergas en combates en la ciudad de Nawaran. Al este de Mosul, las unidades de élite del contraterrorismo (CTS) tomaron el control de la ciudad de Bartalla.

“Comenzamos el ataque sobre Bartalla hoy temprano. Sólo hay 750 metros para llegar hasta el centro. Encontramos resistencia, hoy ya hicimos estallar tres coches bombas”, confirmó por teléfono el teniente general Abdelwahab Al Saadi, que dirige las operaciones en la región.

La resistencia yihadista fue tenaz esta semana en Bartalla, una ciudad mayoritariamente cristiana situada a menos de 15 kilómetros al este de Mosul.

Hacia el sur, las fuerzas iraquíes avanzaron por el valle del Tigris y se encontraron con civiles que huían. Decenas de hombres, mujeres y niños que escaparon de la ciudad de Mdaraj, al sur de Mosul, a pie o en auto, y que esperaban que la policía revisara sus objetos personales.

“Nos escapamos”, contó uno de ellos, Abú Husein, mientras explicó que las enormes columnas de humo negro, provocadas por el EI para protegerse de los bombardeos aéreos y que oscurecían el cielo por varios kilómetros, los ayudaron a pasar desapercibidos.

“Levantamos banderas blancas y nos dirigimos hacia ellos (las fuerzas de seguridad iraquíes)”, declaró el hombre.

De acuerdo con la Organización de Naciones Unidas, hasta un millón de personas están aún atrapadas en Mosul y muchas de ellas podrían verse forzadas a huir para escapar a los combates.

jornada.unam.mx