Campesinos piden a diputados terminar asistencialismo

nota campesinos

nota campesinosCiudad de México. Más del 90 por ciento de los 140 mil millones de pesos que este año se destinaron del presupuesto federal a diversos programas de apoyo a la producción y comercialización en el campo se quedaron solamente en una docena de grandes corporativos o empresas transnacionales del sector agroalimentario, denunciaron dirigentes del movimiento ‘El campo es de todos’, integrado por una veintena de organizaciones campesinas, indígenas y de pequeños productores.

Al reunirse con integrantes de las comisiones de Agricultura, Hacienda y Presupuesto de la Cámara de Diputados, exigieron a los legisladores “redireccionar” el presupuesto que se destina al campo, y evitar el recorte de casi 48 mil millones de pesos del Programa Especial Concurrente (PEC) para el Desarrollo Rural, propuesto por el Ejecutivo federal en el proyecto de Presupuesto para el 2017.

Además, pidieron que en el análisis del proyecto y la posible reasignación de recursos, se favorezcan criterios de producción de alimentos y se deje atrás el carácter meramente asistencialista que ha tenido hasta ahora, que además -añadieron- ha demostrado su total ineficacia como mecanismo para combatir la pobreza.

Durante la reunión que se prolongó por casi dos horas, se dijo que el gobierno debe cambiar la visión que tiene de que los campesinos e indígenas son pobres y que solo les debe otorgar subsidios; se les debe ver cómo productores de alimentos y gente que preserva sus recursos naturales.

José Dolores López Barrios, aclaró que aunque el Congreso autorizó para este año un presupuesto global para el campo de 354 mil millones de pesos, la Secretaría de Hacienda ha hecho varios recortes, por lo que el monto que se ejercerá finalmente será de unos 327 mil millones. La propuesta gubernamental para 2017 es reducirlo a 304 mil millones de pesos.

Dijo que en la lista de grandes corporativos y empresas productoras de alimentos que se benefician de los apoyos gubernamentales están Bachoco, Monsanto, Maseca y Minsa, entre otros.

“De ese tamaño es el apoyo a las grandes empresas, mientras que al campesino no le dan un chingado peso, así están los productores de frijol y maíz”, declaró José Dolores López Barrios, dirigente nacional de la Central Independiente de Obreros Agrícolas y Campesinos (CIOAC).

Entre las propuestas presentadas está el reducir el carácter asistencial del presupuesto al campo y fortalecer la producción de alimentos y el bienestar de los más de cuatro millones de pequeños productores rurales; garantizar la defensa del territorio y la producción suficiente de alimentos, y lograr un presupuesto rural multianual, que garantice la soberanía alimentaria y una planeación rural eficiente.

Las organizaciones agrupadas en ‘El campo es de todos’, cuyos integrantes se manifestaron de manera numerosa a las afueras del reciento de San Lázaro, forman parte del contingente mucho más amplio que este viernes realizarán diversas manifestaciones en la Ciudad de México, en exigencia de una mayor atención al campo.

jornada.unam.mx