Exigen a jefe de la PF investigar desaparición de un agente en 2011

nota pf

nota pfMe piden aceptar que murió: la madre.

Patricia Manzanares Ochoa exigió al comisionado general de la Policía Federal (PF), Manelich Castilla Cravioto, que se investigue la desaparición de su hijo Juan Hernández Manzanares, integrante de esa corporación, quien fue visto por última vez en febrero de 2011 en Monterrey, Nuevo León. La señora hizo la demanda cuando el funcionario participaba en un foro sobre seguridad organizado por El Colegio de México.

Durante la sesión de preguntas y respuestas, Patricia Manzanares aprovechó que le cedieron el micrófono y ante el presídium –integrado por académicos; Edna Jaime, dirigente de México Evalúa, y Manelich Castilla– señaló la posibilidad de que elementos de la propia PF hubiesen participado en la desaparición de su hijo el 20 de febrero de 2011, caso en el cual también fueron víctimas otros dos agentes.

La madre de Juan Hernández Manzanares –quien llevaba una manta con la fotografía impresa de su hijo, vestido con el uniforme de la PF– se levantó de su asiento y le dijo a Manelich Castilla: “A usted, que le gustan las historias, voy contarle una, cortita”. Y narró que su hijo desapareció del hotel donde se alojaba con cientos de agentes más y “supuestamente nadie nadie supo nada, aunque hubo dos desaparecidos más”.

Le dijo al jefe policiaco que ha acudido varias veces al centro de mando en Iztapalapa a solicitar informes sobre el paradero de su hijo y no la dejan entrar. Aseguró que “hace tiempo pagaban los salarios de mi hijo, luego dejaron de pagar y ahora les importa más que firme un oficio en el que acepto que jurídicamente está muerto”, dijo a La Jornada.

“Lo más importante es que nadie me dice nada; supuestamente nadie sabe”, señaló. Después espetó a Manelich Castilla que ella había acudido a investigar la desaparición de su hijo y que en Nuevo León le dijeron que había policías coludidos son Los Zetas; sostuvo que poco tiempo después de denunciar lo sucedido a Juan Hernández Manzanares, el grupo con el que había sido enviado a Monterrey fue desarticulado.

En respuesta, el jefe policiaco asumió el compromiso de apoyar la investigación y ordenó a uno de sus agentes que la llevara a la Procuraduría General de la República para que conociera el expediente y dijo que estaría en contacto para atender el caso.

jornada.unam.mx