Cártel Jalisco Nueva Generación se extiende hasta Tijuana

nota tijuana

nota tijuanaCiudad de México, 10 de octubre (SinEmbargo).– Una lucha latente entre el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) y el de Sinaloa por la disputa de la plaza en Tijuana, Baja California, ha provocado el repunte de la violencia en la ciudad y la ha colocado en la mira de la prensa internacional, quienes advierten que podría volver a los niveles de inseguridad alcanzados en 2008.

Incluso, el diario Los Angeles Times destaca en una nota firmada por Sandra Dibble, que el Cártel de Jalisco Nueva Generación está uniendo fuerzas con lo que queda del Cártel de los Arellano Félix para formar el Cártel Tijuana Nueva Generación y controlar así el mercado que está en poder de Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera.

Sin embargo, William Sherman, agente especial a cargo de la Administración de Control de Drogas de EU en San Diego, aseguró al diario estadounidense que no ha visto que la violencia en Tijuana alcance los niveles de 2008. Todavía.

Entre 2008 y 2010 el Cártel de Sinaloa y la entonces poderosa organización de Los Arellano Félix fueron a la guerra por el territorio del tráfico de drogas en los alrededores de Tijuana desatando altos índices de violencia.

En el último año, numerosos informes del Departamento de Estado de Estados Unidos han detallado la creciente presencia del CJNG en Tijuana.

    “En 2015 hubo un aumento notable en los anuncios públicos (pancartas en lugares públicos o cerca de los cuerpos asesinados) entre los miembros de los cárteles de Los Arellano Félix y CJNG en contra del de Sinaloa para dominar la plaza”, refiere un documento de la DEA del mes de marzo.

En febrero pasado, la revista Zeta informó del hallazgo de una manta en la ciudad de Tijuana, donde el Cártel de Sinaloa expuso públicamente a los lugartenientes del Cártel Arellano Félix y a los representantes del Cártel Jalisco Nueva Generación en Baja California, así como la existencia de una “fractura interna” en la reciente sociedad de estas células mafiosas.

“La limpieza continúa en Baja [California] por parte de El Mencho [líder del CJNG“, en referencia al líder del CJNG.

En el mes de agosto, una investigación de Zeta daba cuenta de que los hechos violentos en calles y avenidas en Tijuana eran producto de enfrentamientos entre narcomenudistas representantes del Cártel de Sinaloa, del Cártel Jalisco Nueva Generación y del Cártel Arellano Félix.

Sin la presencia de los líderes de los cárteles en la ciudad, seis células dominan la escena criminal, de acuerdo con el medio local.

En algunos casos, como en la parte este de Tijuana y en Tecate, el enfrentamiento criminal es entre células del mismo cártel, para este efecto, el de Sinaloa. La guerra de ejecuciones por la venta de droga la libran en esas demarcaciones, miembros de la célula de Alfonso Arzate “El Aquiles”, contra aquellos que delinquen para Giovanni Arturo Herrera “El Gross”.

En la Zona Norte de Tijuana, señaló Zeta, la pelea por las esquinas es entre las células del Cártel de Sinaloa comandadas por Raúl Mirando Ordaz “El Alejo” y las de un hombre solo referido por detenidos e informantes como “Arcángel”, contra quienes intentan reorganizar el Cártel de los Arellano Félix.

En la semaforización de la incidencia presentada en agosto por el Consejo Ciudadano de Seguridad Pública de Baja California, Tijuana y Tecate exhibió luces rojas en homicidios (60 en junio) y privación ilegal de la libertad (23 en junio), mientras que en Mexicali ha incrementado el secuestro, lo que significa que el número de expedientes abiertos por estos crímenes, se encuentra por encima de la media nacional.

El renovado organigrama del Grupo Coordinación, citado por Zeta, indica que el control de las zonas delictivas más viejas de Tijuana lo están peleando de nuevo dos células del Cártel de Sinaloa, pero esta vez con miembros del Cártel de los Arellano Félix.

El análisis incluye 14 hombres identificados y cinco más de los que sólo tienen apodos.

De acuerdo con Zeta, la presencia del Cártel de Jalisco en la región, reconocida por las autoridades de Baja California, “es de muchos años”, pero “sólo en el trasiego” de grandes cantidades de droga a Estados Unidos, y pagando piso, como ha mencionado en muchas ocasiones el Secretario de Seguridad del Estado, Daniel de la Rosa. El funcionario repite cada que le preguntan que no están instalados en el estado.

Sin embargo, declaraciones de criminales detenidos en Tijuana, informes de las áreas de inteligencia locales, el reporte de inteligencia de la DEA de junio de 2015,  incluso boletines e información compartida de la Comisión Nacional de Seguridad desde octubre de 2015, refutan su versión.

Datos aportados por los gobiernos locales a Zeta refieren que el CJNG, encabezado por “El Mencho”, está instalado en Baja California, de hecho, ya controla un porcentaje de la venta de droga en parte de la Zona Este de Tijuana, con énfasis en el área de influencia y colindancia con la colonia Sánchez Taboada.

En agosto del año pasado, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos catalogó al CJNG y Los Cuinis, como dos de los cárteles emergentes en México gracias a la corrupción y la violencia. Por lo que todos los bienes de estas organizaciones del crimen internacional que tengan sede en Estados Unidos o ciudadanos de ese país están congelados.

“En años recientes hemos visto una tendencia creciente en la erosión de los cárteles históricamente poderosos junto al surgimiento de nuevos cárteles de la droga como el CJNG y Los Cuinis. Estas dos organizaciones han expandido rápidamente su imperio criminal en años recientes”, dijo John E. Smith, director de la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC).

El Departamento del Tesoro expuso que el CJNG se ha consolidado en Colima, Michoacán y Jalisco. Pero su carácter también es internacional, cuenta con negocios más allá de Estados Unidos, y llegado a países de África, Europa y Asia, alertó la dependencia federal.

De acuerdo con cifras del Secretariado Ejecutivo de del Sistema Nacional de Seguridad Pública de la Secretaría de Gobernación, en los primeros ocho meses de este año 546 personas fueron víctimas de homicidio doloso en Tijuana, un incremento del 29 por ciento con respecto al mismo mes de 2015, mientras que las averiguaciones previas por este delito aumentaron 65 por ciento desde 2014.

Tan sólo en septiembre, los 89 homicidios registrados en Tijuana hicieron de ese mes el más violento en lo que va de este año.

prodigy.msn.com