Reprimen a mujeres que marchaban en Argentina; 35 heridos

nota argentina

nota argentinaBuenos Aires. Una marcha de más de 70 mil mujeres, que asistieron al 31 Encuentro Nacional de Mujeres, fue reprimida este domingo por la policía en Rosario, Santa Fe, con saldo de 35 heridos, entre ellos periodistas, lo que produjo un fuerte repudio en toda Argentina.

Dirigentes del encuentro denunciaron este lunes la violencia de la represión al destacar que se realizó una marcha histórica, “la más concurrida de todos los encuentros, fruto de la más amplia unidad y de la necesidad de estas miles de mujeres de expresar sus reclamos y reivindicaciones”.

Desde su punto de vista “los incidentes no tienen nada que ver con el encuentro y no queremos desviar el eje de lo que fueron estas exitosas jornadas de debates y talleres donde miles de mujeres llegaron desde diferentes destinos de Argentina”.

Hay denuncias de que un grupo pequeño de encapuchados se infiltró en la marcha apartándose del resto al llegar a la Catedral de Rosario, donde esperaba la infantería policial que inició una dura represión .

El ministro de Seguridad de Santa Fe, Maximiliano Pullaro, no descartó que hubieran “participado infiltrados” pero consideró que la actuación policial que reprimió con gases y balas de goma, fue “correcta y extremadamente profesional”.

Hubo varios hechos que precedieron este final de un encuentro de importantes debates, que evidencian que hubo una “mano oscura” que intentó boicotear el evento.

Una 400 mujeres, varias con sus hijos, que llegaron desde el Interior a la terminal de autobuses en Retiro, Buenos Aires, para viajar a Rosario y asistir al encuentro, para lo cual el Estado había comprometido autobuses, debieron quedar varadas ocho horas ante el incumplimiento del compromiso estatal.

También en Rosario se denunció que una calle por donde debía pasar un autobús con mujeres que llegaban al encuentro fue sembrada con clavos doblados en punta llamados aquí “miguelitos” que rompieron las cubiertas, deteniendo largo tiempo al grupo.

Una dirigente mencionó que la semana pasada llegaron a Santa Fe, Carabineros chilenos para “asesorar” a la policía santafecina “los que en su país infiltraban encapuchados para que iniciaran acciones violentas y facilitar la represión contra los estudiantes, cuando salían a las calles. Han aprendido pronto”, sostuvo irónicamente.

“Repudiamos cualquier tipo de represión, particularmente la ejercida por las fuerzas de seguridad sobre periodistas y manifestantes”, señaló la Comisión Organizadora y añadió que “los hechos sucedidos durante la marcha principalmente pusieron en riesgo la seguridad y la vida de las miles de mujeres que nos autoconvocamos”.

El Encuentro Nacional de Mujeres de Argentina es el único en el mundo de estas características y cada año reúne a miles de mujeres de todo el país. Los reclamos fueron desde el drama de los femicidios, la trata de personas, el aborto, los problemas de género y otros como la situación social y el agravamiento de ésta bajo el gobierno del presidente Mauricio Macri, duramente durante la marcha del domingo pasado.

Violencia política

También este lunes los opositores Nuevo Encuentro y Unidos y Organizados, aliados del Frente para la Victoria, denunciaron un nuevo ataque contra un local de esas agrupaciones en La Plata que amaneció con daños y pintadas realizadas por un grupo de extrema derecha autodenominado “Vanguardia Nacionalista”.

Señalan en un comunicado que este mismo grupo atentó recientemente contra un local de la Cámpora y también contra un mural que pide la libertad de la dirigente del Movimiento Tupac Amaru, Milagro Sala,, detenida política en la provincia de Jujuy, sin causa comprobada.

Hay varios casos similares y se recordó que pintaron y dejaron amenazas en el frente del Tribunal Oral Federal N°1 de La Plata donde se juzgan a los genocidas de la pasada dictadura cívico militar en la capital bonaerense”.

“Esto es un ataque más que sufrimos las organizaciones kirchneristas en este clima de violencia y revanchismo que vivimos desde el cambio de gestión”, señala el comunicado, al considerar que el gobierno parece legitimar estas situaciones “a partir de la estigmatización y la construcción de un relato en el que responsabiliza al kirchnerismo por el ajuste, el hambre y la pobreza, a la que está sometiendo al pueblo argentino y ocultar que esto es producto de sus políticas económicas, que golpean a la población sin parar desde el 10 de Diciembre del año pasado”.

Además indican que estos grupos neonazis, “nostálgicos del odio y la muerte, se creen habilitados para llevar adelante prácticas que nos remontan a otras épocas y que tienen como finalidad amedrentarnos e inmovilizarnos”.

En el mismo contexto el secretario general de la Central de Trabajadores de Argentina (Autónoma), Pablo Micheli, denunció que diez policías de la provincia de Buenos Aires apuntaron con armas largas a su hijo de 12 años, y un grupo de amigos con los que jugaba en la calle en la localidad bonaerense de Junín.

Esto es parte de una serie de denuncias que aumentan cada día en todo el país a medida que se producen cotidianamente marchas de reclamo y masivas protestas contra las medidas de este gobierno.

Organismos de derechos humanos reciben denuncias diarias en los últimos tiempos, sobre amenazas, persecuciones, espionajes. En esta capital se denunció este lunes que los periodistas Gustavo Silvestre y Mauro Federico, son espiados por el gobierno de Macri, al que critican e investigan en sus programas de radio y televisión. No son los únicos.

jornada.unam.mx