Matrimonio igualitario divide a la opinión pública

nota igualitario

nota igualitarioCiudad de México. El debate sobre el reconocimiento constitucional del matrimonio igualitario, que ha generado divisiones en la opinión pública en los últimos meses, este sábado partió una de las principales avenidas de la capital de México.

De un lado de Paseo de la Reforma quedaron los que luchan por la diversidad sexual, mientras que del otro están quienes no desean que esa iniciativa avance. El Ángel fue rodeado por vallas y por elementos de la Policía de Seguridad Pública de la Ciudad de México para evitar confrontaciones entre las dos marchas.

Para los manifestantes de la comunidad lésbica, gay, bisexual, transgénero, transexual e intersexual es imposible cruzar la calle de Florencia o Río Tíber, las dos vías que están a los costados del Ángel de la Independencia. Tampoco los del derechista Frente Nacional por la Familia pueden franquear las vallas de la policía de la Ciudad de México.

Por momentos las integrantes de diversos colectivos lesbofeministas, acompañadas de la Vulvatucada, se acercaron a las vallas del lado opuesto en el que ellas están. Sin llegar a confrontaciones exigieron ahí “fuera sus rosarios de nuestros ovarios”.

Se reúnen por la diversidad

Rocío Jaramillo, del Frente Orgullo Nacional, organización que agrupa a más de 60 agrupaciones LGBTTI y la convocante a esta manifestación, pidió a los participantes no caer en provocaciones.

El encargado de la Secretaría de la Diversidad Sexual del Partido Revolucionario Institucional en la Ciudad de México (PRIDF), Rafael Ramírez, estuvo presente en la manifestación. Asimismo, participó el diputado local Alfonso Suárez del Real, de Morena. Del PRD acudió la diputada federal Cristina Gaytán e integrantes de la Comisión de Diversidad Sexual, así como un grupo del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) que también llegaron para apoyar a cientos de activistas.

El movimiento por la diversidad sexual en México ha sido eso precisamente, diferente. Pero este día, aunque no llegaron los miles que esperaban, varios grupos se hicieron presentes.

También hubo una improvisada área de juegos para los hijos de la Red de Madres Lesbianas en México. Juguitos, serpentinas, rompecabezas, banderas y flores forman parte de esta guardería. “Las familias lesbomaternales somos una de los 16 tipos que existen en el país y tenemos los mismos derechos”, señaló Ana de Alejandro, una de las fundadoras de esta asociación.

La población LGBTTI es dispar, dijo, “pero la mayoría hemos decidimos venir a manifestarnos aquí de manera pacífica”, puntualizó.

Mitin por la familia

Por su parte, el mitin central del Frente Nacional por la Familia (FNF), que se realizó en el Ángel de la Independencia se exigió al gobierno y legisladores “crear la ley de desarrollo humano y nacional de la familia y que se cree el instituto nacional de la familia”.

Tras anunciar que en la movilización participaron “400 mil personas”, los organizadores de la marcha por la familia insistieron en que “el matrimonio no debe ser redefinido, debe ser protegido”.

Insistieron en que “no nos mueve ninguna fobia” y que no están en contra de los homosexuales.

Remarcaron que se oponen a la ideología de género, que “no soporta la pluralidad” y “descalifica, calumnia y persigue”.

Subrayaron su creencia en el “matrimonio natural”.

La marcha que culminó en este monumento partió al mediodía desde el Auditorio Nacional, encabezada y organizada por el Frente Nacional por la Familia y la Unión Nacional Cristiana por la Familia.

Miles que iban vestidos de blanco. Jóvenes, adultos mayores, niños. Estuvieron organizados por contingentes, unos del Bajío, otros del norte del país. “Familia unida, jamás será vencida”, gritaban.

Entre ellos se veían monjas. Llevaban carteles y lonas, pero rara era la pancarta que fuera hecha a mano. La mayoría eran impresas, uniformes.

“Lleve el de la familia, banderines de a diez pesos”, decía un vendedor que ofrecía cartelitos en los que se leía “Estoy a favor del diseño original”.

jornada.unam.mx