Familias iraquíes vuelven a Faluya tras expulsión del EI

nota faluya

nota faluyaFaluya. Tras la expulsión de la milicia yihadista Estado Islámico (EI) de Faluya, las primeras familias comenzaron a regresar a la ciudad iraquí, y fueron recibidas con flores por las autoridades y con la esperanza de regresar a una vida normal.

“Es como volver a nacer”, explica Fawaz Al Kobeissi, de 70 años, cuya familia forma parte del primer grupo de desplazados que pudo volver el pasado sábado a la ciudad.

Su viejo coche blanco sigue delante de su casa, que tuvo que abandonar hace un año. Pero las ventanillas están rotas y las ruedas casi han desaparecido entre la maleza.

Su familia huyó pocos días después de que la agrupación islamita asediaran la ciudad, en 2014. Pero decidió quedarse, hasta que en 2015 tuvo que huir a su vez.

“Viví solo aquí durante más de un año, fue terrorífico. Finalmente tuve que marcharme. Cerré la puerta con llave y dejé la protección de la casa en manos de Dios”, recuerda aún con temor.

Algunos electrodomésticos los robaron y algunos de los que quedaron están rotos, pero los muebles siguen en su lugar. La cama de la habitación está hecha y las tazas de café siguen bien apiladas.

La esposa de Fawaz, Um Ahmed, se ha puesto a limpiar a fondo la casa, donde los daños más importantes son las ventanas rotas, probablemente por explosiones cercanas.

Sin embargo su optimismo parece poco realista teniendo en cuenta la situación de muchos barrios, donde todavía hay explosivos que dejaron los yihadistas antes de huir.

Las autoridades iraquíes convocaron a numerosos periodistas para la ceremonia oficial de acogida pero por el momento muy pocas familias han vuelto a la ciudad, principalmente en los barrios del norte, al ser una de las menos afectadas por el asedio del EI.

El sábado sólo 14 familias volvieron a Faluya, muchas menos de las que habían prometido las autoridades.

Durante la ceremonia de acogida los soldados dispararon contra un autobús municipal que habían confundido con un camión bomba. En varias paredes todavía se ven pintadas elogiando el califato del EI y las fuerzas de seguridad siguen en estado de alerta.

De acuerdo con la Organización de Naciones Unidas, en los últimos dos años cerca de 900 mil personas han podido volver a las zonas reconquistadas por la milicia.

El gobierno espera que la vuelta de los iraquíes a sus casas contribuya a la reconciliación nacional.

jornada.unam.mx