De Tila y 7 Azares

columna generalmente hermosillo

columna generalmente hermosilloProf. Luis Mario Navarro Miranda.

Nadie pone en tela de juicio, que la mayor satisfacción de un gobernante tras dejar el cargo, es poder caminar libremente, tranquilo, con la frente en alto por las calles del “reino” que acaba de entregar. El saludar, detenerse a conversar, sin el temor fundado o infundado de un posible reclamo o reconocimiento  desde el infalible  cadalso  ciudadano que emite juicio, ante una  buena o mala labor. En el segundo supuesto,  debe de ser lacerante, desgastante vivir durante el resto de la existencia en la penumbra, con la pena a cuestas, sin poder siquiera soportar el aire que respira. Esos son los costos que se pagan cuando se ha malgastado la confianza,  cuando se ha herido el orgullo y el honor del gobernado desde la administración pública. Entonces, evitemos quejarnos sobre el avance gradual de la antipatía hacia la clase política. Evidente, frente a nuestros ojos, que un día dejaran de ver la el sol y las estrellas… Mea Culpa…

  Aunque usted no lo crea, hay personajes que nada les interesa todo lo antes descrito. El cinismo se apodera de sus mentes retorcidas por la codicia y el desprecio a la gente que los señala. Se atreven a desafiar la fuerza jurídica, apostándole a los arreglos políticos. Por eso siguen sueltos, pensando en la otra liana de la que se han de agarrar para seguir saciando su sed, su ambición, misma que corre por cada uno de nosotros, aunque   dicen,  hay de la nueva y de la mala, como la envidia… ¿Qué opina usted?

La ambición, el ansia de ser, de tener, -el oro- , seguramente llevó hace 494 años, exactamente, un 13 de agosto de 1521, a Hernaldo Cortés, –como lo llamaba Bernal Díaz del Castillo- que  finalmente tomó  para el Reino de Castilla,   la otrora Tenochtitlan, gobernada en ese tiempo por el gran Moctezuma, a la llegada de los españoles, y por Cuauhtémoc, al momento de la caída. Éste último, víctima de tortura, ya que como es de su conocimiento, le quemaron los pies, para que revelara la ubicación del tesoro… Habrá que estudiar si ahora aplica,  y así, saber el destino de tanto recurso público en Sonora, hoy desaparecido… ¿Por la ley del monte, o la de los libros?.. Diga usted…

 Para unos, héroe, para otros, villano. Es la dualidad intrínseca de los personajes que poseen un lugar en la historia, con todo y claroscuros de su ser; al fin y al cabo,  humanos, polvo fueron, y en polvo se convirtieron. Ignoro si Cortés, pudo andar tranquilo, sin miedo, tras los hechos de sangre, que tiñeron  las calzadas de aquella gran urbe, como sus mismos vasallos describieron al ombligo del Imperio Azteca. “Y desde lo alto, vímos las tres calzadas que entran a Méjico, que es la Istapalapa, la de Tacuba, y la de Tepeaquilla. Y víamos el agua dulce que venía de Chapultepec, de que se proveía la ciudad.

Entre nosotros hobo soldados que habían estado en muchas partes del mundo, e en Constantinopla e en toda Italia  y Roma, y dijeron que plaza tan bien compasada y con tanto concierto y tamaño e llena de tanta gente no la habían visto”…. Bernal Díaz del Castillo.

Total, -dijera Vicky Carr- desde ese día triste, por cierto lluvioso, como sigue el clima en la Cuenca del Valle de México, inició el encuentro de 2 mundos, de dos razas que se amalgamaron para procrear al mexicano actual, con sus sabidas mezclas. Dos razas que se dice de una superior, y la otra, a contrario sensu. Lejos de la fecha, continua la discusión, la reyerta oral y escrita por saber el lugar que le corresponde realmente a  ambas.

¿De qué hablo?.. Un ejemplo: Para cuando los frailes de las diversas órdenes religiosas  llagaron a Nueva España y se dedicaron a estudiar las plantas medicinales usadas por los pueblos prehispánicos, éstos conocían las propiedades de 3 o 4,000 de ellas. Mientras, los  hispanos, sólo alcanzaron a clasificar 1,000. Entonces, ¿quiénes eran los neófitos inferiores?… Recuerde usted, que ese es el origen de  La Herbolaria Mexicana, base de la medicina  alópata actual.

De aquella, tomo una receta: la infusión de Tila y 7 Azares,  que seguramente debe estar tomando  el tristemente célebre gobernador Guillermo Padrés Elías, con el objetivo de controlar  los nervios e insomnio. Nada tranquilo debe andar, pues se le han mandado señales de que no se va impune, después de abandonar la silla.

La primera. Un día después -9 de julio- de la reunión del Presidente con Gobernadores, en Tlaxcala, (CONAGO), es detenido por defraudación fiscal el ex gobernador panista de Aguascalientes, Luis Armando Reynoso Femat, puesto en libertad tras pago de fianza por 7 millones, y amparado actualmente, ante inminentes actuaciones judiciales. Segunda. Cierran filas en torno a Peña Nieto durante el  Consejo Político Nacional Priista; fecha: 25 de julio. Para el  27, se revive el caso Padrés  por lavado de dinero allá con los “gabachos”… ¿Casualidad?… En política no hay casualidades… El expediente  está armado, habrá que esperar el timing priista,  certero y estratégico, para que el asunto deje parecer el cuento de Pedro y el Lobo…. ¿Será?

Como corolario,  le comento que ya hay presencia de órganos auditores de diversas secretarías y dependencias preguntando acerca el destino del recurso federal que se envió al estado: Ubicación de obras, ¿en qué se gastó?, ¿evidencias?… Les va sudar, y no van a comprobar… Y  aquellos que están próximos a asumir un cargo, recuerden procurar hacer bien la chamba, para que puedan caminar tranquilos en su ciudades, con su gente; no sé si amados o temidos, pero cuando menos, no repudiados… Té de Tila y 7 Azares para los que están en capilla, prestos a asumir un puesto en la administración estatal de Claudia Pavlovich Arellano… Hay listas, ¿listos?; ojalá todos sean listos y listas… Ardua labor espera; larga lista… “No sé si crean las extrañas cosas que ven mis ojos, tal vez te asombres”…. Al rato nos vemos yoris y yoremes, allá en Huatabampito… ¡Añil!… ¡Sale!