Maduro apresa a Requesens, opositor venezolano

“En Venezuela hablar en 1998 de democracia, justicia y libertad era algo que vivíamos, experimentábamos y parecía imposible perder; hoy lo anhelamos y muchos han dado su vida por recuperarlas. Un país que fue ejemplo de democracia en 1958, hoy es gobernado por una de las peores dictaduras del mundo”, afirmaba el diputado opositor Juan Carlos Requesens hace apenas dos meses, cuando visitó por segunda vez México para alertar acerca de los peligros del populismo, en entrevista para La Razón.

Hoy, el exdirigente estudiantil y diputado por el partido Primero Justicia, liderado por Henrique Capriles Radonski, está encarcelado. El gobierno de Nicolás Maduro lo acusó de ser artífice del supuesto atentado en contra del presidente venezolano, junto con Julio Borges, una de las principales personalidades de la disidencia.

“Todas las declaraciones (de seis detenidos como autores materiales) apuntan a Julio Borges, quien vive en una mansión en Bogotá amparado por el gobierno saliente de Colombia”, expresó el presidente venezolano el martes por la noche, en una conferencia de prensa en la que exhibió las supuestas pruebas de que el intento de magnicidio había sido planeado por la oposición. Maduro enfiló igualmente contra Requesens, a quien calificó como uno de sus adversarios “más locos y psicópatas”.

Mientras el mandatario chavista exhibía un video en el que un militar retirado, Juan Carlos Monasterios, capturado como uno de los ejecutores del plan, aseguraba que Requesens, “por intermedio de Julio Borges”, gestionó su paso entre Venezuela y Colombia para el entrenamiento de los responsables en el país vecino, la policía a servicio del régimen iba por el legislador.

La grabación de esta detención fue difundida por la oposición, en la que se observa a agentes del Sebin —14, según disidentes— con los rostros cubiertos, golpear y arrestar a Requesens, junto a su hermana, la líder estudiantil Rafaela Requesens. “Se lo llevaron a la fuerza” sin “orden judicial”, relató a periodistas Guillermo Requesens, padre del diputado arrestado. Familiares y otros legisladores acudieron a la sede del servicio de inteligencia en Caracas, su presunto lugar de reclusión, para pedir que sea liberado.

Horas antes de ser aprehendido, Requesens, protagonista de las manifestaciones en contra de Nicolás Maduro en 2017, afirmó ante la plenaria del Congreso, de mayoría opositora. “Pueden desaparecer, matar o encarcelar a cualquiera de los dirigentes políticos, pero no hay rincón de Venezuela donde no se sienta arrechera (enojo) con la crisis”. Y agregó: “Muchos hermanos de nosotros están fuera del país, otros están bajo tierra (…) hoy yo puedo hablar desde aquí, mañana no sé (…) Me niego a rendirme”.

“Nos han acusado de todo (…) porque hemos logrado promover las sanciones (contra el gobierno) y hemos logrado el cerco internacional de Nicolás Maduro. Maduro, nosotros lo queremos ver fuera del poder”, denunció Borges a periodistas desde la capital colombiana, donde reside en calidad de refugiado.

Usurpan funciones… otra vez. Desde que el chavismo perdió el control de la Asamblea Nacional en las elecciones legislativas de 2015 ha buscado la manera de relegar al Parlamento y usurpar sus funciones, a través de sentencias del Tribunal Supremo de Justicia o por medio de la Asamblea Nacional Constituyente.

Ayer fue precisamente la Constituyente la que allanó la inmunidad parlamentaria de Borges y Requesens, una función que sólo compete al Parlamento. “Viene la justicia y viene con todo”, amagó la noche del martes el presidente de la Asamblea Constituyente y número dos del chavismo, Diosdado Cabello, en su cuenta en Twitter.

El Congreso, único poder que controla la oposición, anunció en un comunicado que desconoce el levantamiento de la inmunidad a los legisladores opositores. Ésta competencia o facultad es el levantamiento del fuero es competencia del Legislativo, en la práctica desplazado por la Constituyente, órgano en funciones desde hace un año para reformar la Carta Magna, pero cuya actividad se ha centrado en dictar decretos de inmediata aplicación.

Al respecto, el fiscal general Tareck William Saab, al servicio del chavismo, anunció ayer que hay 19 personas “directamente relacionadas” con el “magnicidio frustrado”. Mencionó a dos supuestos financistas radicados en Colombia, Rayder Ruso Márquez y el coronel retirado Oswaldo Valentín García, y un tercero residenciado en Estados Unidos, Osman Delgado Tabosky.

Por su parte, el gobierno sostiene que los autores materiales fueron adiestrados en una hacienda de Chinácota, Colombia, y que recibirían 50 millones de dólares. Maduro ordenó pedir la extradición desde Colombia y Estados Unidos, de quienes identifica como “cabecillas” del ataque.

El Dato: El diputado Juan Requesens fue sacado a la fuerza de su hogar junto con su hermana Rafaela la noche del martes por supuestas vinculaciones con el atentado a Maduro.
Sigue los pasos de Erdogan
La persecución del chavismo en contra de la oposición emula la purga de Erdogan tras el fallido golpe de Estado de 2016.
El 15 de julio de 2016 tropas pertenecientes a una facción del Ejército turco, supuestamente ligadas a Fethullah Güllen, propiciaron un intento de golpe de Estado. Tras controlar a los rebeldes, fue declarado el estado de emergencia en el país.
El también denominado estado de excepción estuvo justificado en la lucha contra el terrorismo, al tiempo que también sirvió para actuar en contra de los presuntos simpatizantes del opositor Fethullah Güllen.
Bajo el manto del estado de emergencia las autoridades turcas emitieron decretos con fuerza de ley, suspendieron libertades y derechos fundamentales además de imponer obligaciones financieras y laborales a los ciudadanos.
De acuerdo con la agencia de noticias Reuters, desde la instalación del estado de emergencia más de 150 mil funcionarios fueron despedidos y 77 mil personas fueron acusadas de tener relación con el intento de golpe de Estado.

Control institucional

De acuerdo a la Carta Magna, sólo el Congreso puede allanar la inmunidad parlamentaria.
La Constitución dedica un artículo a la inmunidad de los diputados y establece que, aunque el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) es la única autoridad que podrá ordenar la detención y el enjuiciamiento de los parlamentarios, sólo podrá hacerlo con una condición: que la mayoría parlamentaria así lo autorice.
Para que el TSJ allane la inmunidad de algún diputado debe contar con la aprobación de la bancada de la Mesa de la Unidad Democrática previamente.
“Los funcionarios públicos o funcionarias públicas que violen la inmunidad de los o las integrantes de la Asamblea Nacional, incurrirán en responsabilidad penal y serán castigados o castigadas de conformidad con la ley”, establece el artículo 200 de la Constitución de Venezuela.

Chavismo debe ser aislado: Washington
Nikki Haley, embajadora de Estados Unidos ante la Organización de Naciones Unidas (ONU), visitó ayer la frontera de Venezuela con Colombia para examinar la situación que viven los venezolanos que emigran.

La embajadora de EU señaló que Nicolás Maduro debe dejar el poder y ser aislado por todo el daño que ha generado a la población venezolana. Agregó que es necesario tomar acciones para sacarlo de la presidencia.

“Nada de esto debe ser pasado por alto y creemos que eso está pasando con Nicolás Maduro. La comunidad internacional debe dar un paso adelante, aislarlo y asegurarse de que deje el poder”, expresó en entrevista con Caracol Radio.

Haley anunció la aprobación de un presupuesto de nueve millones de dólares, para que el gobierno colombiano continúe con los programas de atención humanitaria para los venezolanos.

Destacó que las sanciones impuestas por EU y la Unión Europea no son suficientes y se deben tomar más medidas para poner fin a la crisis que vive el país.

razon.com.mx