Encuentran un sarcófago negro de 2.65 metros en Egipto

A pesar de años e incluso siglos de investigación en torno a las zonas arqueológicas de Egipto, pareciera que estas aún conservan muchos secretos. Uno de estos es el sarcófago negro que acaba de ser descubierto en una excavación en la ciudad de Alejandría, en la costa norte de Egipto. Con 265 centímetros de largo, 165 de ancho y 185 de alto, se trata del sarcófago más grande que alguna vez se haya encontrado en la ciudad.

Sin embargo, el sarcófago no venía solo, sino que también estaba acompañado de una estatua de mármol que representaba la cabeza de un hombre. Algunos expertos sospechan que la figura es una representación de quien se encuentra dentro de la tumba, aunque todavía no se ha podido confirmar esta teoría.

Este hallazgo resulta interesante para los arqueólogos, así lo ha dejado ver Ayman Ashmawy, quien pertenece al Ministerio de Antigüedades de Egipto, al señalar en su página de Facebook que: “por el estado en que se encuentra la puerta y el cuerpo del ataúd, este no debe haber sido abierto desde que fue sellado hace más de 2,000 años”.

Que una tumba se mantenga cerrada por tantos años en Alejandría es algo raro, ya que frecuentemente los sarcófagos egipcios son abiertos y saqueados, por lo que es muy difícil que los arqueólogos encuentren un ataúd en perfecto estado y, por ende, que pueda ser investigado.

La tumba fue encontrada a cinco metros de profundidad del suelo y por casualidad, gracias a que se estaban haciendo excavaciones para poder construir un edifico.

Que se den este tipo de descubrimientos en Alejandría es realmente interesante, considerando que es la segunda ciudad más poblada de Egipto (después de El Cairo), y frecuentemente concurrida por turistas, lo que podría hacer creer que ya estaba todo descubierto.

De momento esta es toda la información que se tiene al respecto, por lo que tendremos que esperar algún tiempo para que los arqueólogos logren descifrar quién es el personaje que se encuentra al interior de la tumba, aunque por el tamaño del sarcófago se cree que podría ser alguien importante.

2018: El año de la suerte para la arqueología egipcia

El descubrimiento que se acaba de dar en Alejandría no es el único que han visto los arqueólogos egipcios durante este año. En febrero se encontró una red oculta de tumbas, al sur de El Cairo, en la gobernación de Minya, las cuales se cree que también permanecieron cerradas por más de 2,000 años. Según expertos se demorarán alrededor de cinco años en explorar el sitio por completo.

Dos meses después, en abril, se encontró un curioso templo grecorromano ubicado a 500 kilómetros al oeste de El Cairo. Las excavaciones han logrado sacar a la luz la parte frontal, cimientos, entrada principal y un muro exterior del templo. Además, en el lugar se lograron encontrar tres estatuas, dos que representa a un león y otra que simboliza la cabeza de un hombre griego. Las autoridades egipcias seguirán investigando el lugar y esperan tener un catastro completo a finales de este año, por lo que no podemos descartar que aún sigan habiendo hallazgos.