Lágrimas y drama en el Zócalo por derrota del Tri

La esperanza se agotó al minuto 88. La imagen gigante de Firmino de Brasil, festejando el 2-0, proyectada en la pantalla del Zócalo empequeñeció el orgullo nacional, enmudeció el ¡¡Sí se puede!! ¡¡Sí se puede!! y mandó a la mayoría de los casi 50 mil espectadores que estuvieron en el primer cuadro de la Ciudad de México a su casa.

En el mismo escenario en el que por la noche hubo fiesta, en menos de doce horas después había lágrimas. En el medio tiempo del juego entró a escena Elefante, un conjunto que canta una canción que dice: “Así es la vida, te quita, te pone, te sube, te baja y a veces te lo da”. Estrofa que le va al dedillo a la selección mexicana, encumbrada a nivel mundial tras derrotar a Alemania y despedida de Rusia 2018 con cinco goles en sus últimos dos partidos.

La eliminación contra Brasil fue diferente a la de los seis pasados Mundiales. En vez de coraje, frustración, en el Zócalo hubo resignación. “Juan Carlos Osorio debería de quedarse, se jugó bien, hubo buenos jugadores, pero enfrentamos a Brasil y es muy fuerte”, dijo Nicolás Jiménez, uno de los aficionados del Tricolor.

Entre los miles de aficionados, tres brasileñas festejaban los únicos dos goles que hubo en el partido que se celebró en el estadio Samara de Brasil. “Venimos a México de vacaciones y aprovechamos que había pantallas, México es hermoso”, contó Elissa, una de las tres turistas cariocas, al tiempo que una de sus compañeras presumía la bandera de su país y otra cargaba un letrero que decía México.