IMSS sonora: ronquidos pueden causar daños cardiovasculares

El IMSS en Sonora proporciona diversos tratamientos con el fin de atacar las consecuencias de enfermedades relacionadas con el sueño

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Sonora dio a conocer las consecuencias que puede provocar el Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueño (SAOS) y que se ataca a través de diversos tratamientos, entre ellos terapias.

La Neumóloga de Adultos de la Unidad Médica de Atención Ambulatoria (UMAA) No. 68 en Hermosillo, Ana Cristina Coronado Martínez, señaló que la enfermedad tiene gran prevalencia entre la población, pero en su mayoría sin diagnóstico, ya que por lo general no se considera sea una enfermedad.
“Consiste en que los pacientes dejan de respirar, eso significa apnea, es por un periodo de tiempo durante el sueño, cuando están dormidos, habitualmente suele estar en los pacientes obesos, pero también hay otros pacientes que no son obesos y pueden tener la enfermedad”, explicó.
El ronquido, interrupción de la respiración o respiración superficial, detalló, son las características principales del síndrome y esos factores arrojan problemas cardiovasculares que se generan por la falta de oxigenación durante las horas que duermen.
El no dormir en las noches provoca dolor de cabeza, descontrol de la presión arterial, hipertensión, alteraciones en la función sexual y sueño durante el día, síntomas que pueden aumentar hasta cuatro veces el riesgo de un infarto o eventos cardiovasculares, como una embolia cerebral a lo largo del tiempo y también derivado de una hipoxemia crónica que va haciendo más duras las arterias y llevan a una disminución de oxígeno.
Explicó que del número de eventos que tengan por cada hora que duermen, es la gravedad y se puedan clasificar también como leves y moderados. Finalmente, dependiendo del tipo de estos eventos, es como se da el respectivo tratamiento.
Coronado Martínez detalló que existe tratamiento y se realiza en casa del paciente, pero antes se analiza a la persona mientras duerme; se le coloca una banda en el tórax, y un cuadro con una especie de grabadora se conecta a las fosas nasales, un oxímetro de pulso, y un sensor de movimiento, y se detecta la frecuencia cardiaca.
Dijo que de los resultados que haya, se inicia el tratamiento con un aparato que respira por ellos y proporciona presión para vencer esa resistencia en la vía aérea que aplasta la tráquea; la mantiene abierta y de esa manera, al ser la respiración y frecuencia cardiaca constantes, se mantiene un sueño de calidad.
“Es un cambio dramático en los primeros dos o tres días después de comenzar el tratamiento, les cambia totalmente la vida, inicialmente les causa impacto el uso de mascarilla, con un aparato que respira por ellos, pero el cambio es tan drástico que no dejan de usarlo y deben usarlo incluso en las siestas”, explicó que es un aparato que provee el IMSS.
De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, en Latinoamérica el 60% de la población mayor a 40 años de edad ronca, mientras que el 16% sufre somnolencia excesiva durante el día.