El papa acepta renuncia de tres obispos chilenos por escándalo de pedofilia

La remoción de Barros, que se esperaba, fue alabada por los sobrevivientes de abusos y los católicos en Osorno
Ciudad del Vaticano.- El Papa Francisco aceptó el lunes las renuncias del obispo en el centro del escándalo de abuso sexual en Chile y otros dos sacerdotes, lanzando una purga de la Iglesia Católica en un país donde había sido dañado por una avalancha de abusos y acusaciones de encubrimiento.

Una declaración del Vaticano dijo que Francisco había aceptado las renuncias del obispo Juan Barros de Osorno, el obispo Gonzalo Duarte de Valparaíso y el obispo Cristian Caro de Puerto Montt. Francis nombró un líder temporal para cada diócesis.

Barros, de 61 años, ha estado en el centro del creciente escándalo de Chile desde que Francisco lo nombró obispo de Osorno en 2015 por las objeciones de los fieles locales, sus propios asesores en prevención del abuso sexual y algunos de los otros obispos de Chile.

Cuestionaron la idoneidad de Barros para liderar dado que había sido un importante teniente del sacerdote depredador más notorio de Chile y había sido acusado por las víctimas de presenciar e ignorar su abuso.

Barros negó la acusación, pero se unió a 30 de los otros obispos activos de Chile en ofrecer sus renuncias a Francisco en una cumbre extraordinaria del Vaticano el mes pasado. Francisco convocó a los líderes de la iglesia chilena a Roma después de darse cuenta de que había cometido “graves errores de juicio” sobre Barros, a quien había defendido firmemente durante una visita a Chile en enero.

La remoción de Barros, que se esperaba, fue alabada por los sobrevivientes de abusos y los católicos en Osorno. Algunos dijeron que ahora se necesita más limpieza para sanar la devastación causada por el escándalo.

“¡Ha comenzado un nuevo día en la Iglesia Católica de Chile!”, Tuiteó Juan Carlos Cruz, el sobreviviente de abusos que denunció a Barros durante años y presionó al Vaticano para que tome medidas.
debate.com