Mató a niño de 8 años porque creía que era gay: es sentenciado a muerte

El caso desencadenó varias reformas en los servicios de protección a la infancia de Los Ángeles.

Gabriel Fernández murió a manos de su madre y la pareja sentimental de esta cuando apenas tenía 8 años. Pearl Fernández y su novio, Isauro Aguirre, lo golpearon y quemaron porque creían que era homosexual.

El hecho ocurrió el 16 de octubre de 2013 y tras un largo juicio, el hombre que también torturó al pequeño dejándolo sin comer y forzándolo a dormir en el armario, ha sido condenado a muerte y la madre a cadena perpetua por su participación en el crimen.

De acuerdo con el juez George Lomeli, del tribunal superior de Los Ángeles, sus acciones fueron “malvadas”, pues el pequeño fue encontrado inconsciente y con el cráneo fracturado, así como con las costillas rotas. Falleció tan sólo dos días después.

Tras darse a conocer la noticia, el caso desencadenó varias reformas en los servicios de protección a la infancia de Los Ángeles y se presentaron demandas contra trabajadores sociales que dejaron a Gabriel bajo la custodia de su madre.