Modesto Verdura…

Por Jesús Alberto Rubio.

1.- Modesto Verdura Alonso: una de las primeras estrellas del pitcheo derecho cubano en series nacionales; debutante en la I Serie Nacional (1962), se caracterizó por poseer una estupenda velocidad, que con control se convertía en un lanzador dominante ante cualquier equipo. El artículo, (a propósito de ¡esos apellidos! ya sabe: @beisrubio

2.- Focos Rojos: Marco Estrada (2-3), permitió cuatro carreras y siete hits en seis innings ante Boston y bye bye. No ha ganado en cuatro aperturas.

3.- ¡Esos calificativos!: ¿Sabe usted qué apodos le dan los hermanos peñistas cubanos a Trump y Obama?: “Pelusín” y “El Prieto”.

4.- Nombres de alcurnia: ¿Y cómo se llaman los estadios de los Bravos de Atlanta y Medias Blancas de Chicago?: SunTrust Park y Guaranteed Rate Field, respectivamente.

Ya se imaginará por qué razón se lo digo, especialmente, ahora cuando de nombre de estadios se trata, ya sea aquí, allá o acullá. Sí: Negocios son negocios.

Apodos ilustres

5.- En el beisbol sonorense de los años 30 y 40, hubo unos apodos que permanecen en el tiempo e imaginario colectivo del eterno beisbol:

Ramón “Cochi” Preciado, Jesús “Chuli” (también llamado “Chulito”) Valenzuela); Eugenio “Chamarula” López, Manuel “Choro” Llanes, Ramón “Alameño” Armenta, Francisco “Cacharpas” Bustamante, Alejandro “Chango” Espinoza (de fantástica velocidad en sus lanzamientos) José “Indio” Cota, Manuel “El Guíjola” Félix, Joaquín “Cuino” Aguilar, Germán “Gordo” Bay, Alfonso “Canastas” Ruiz y Joaquín “Mago” Robles.

También: Armando “Negro” Cota, Alejandro “Cabezón” Uriarte, Alfonso “Chivo” de la Fuente, Manuel “Barbitas” Acuña; Ramón “Manito” Román, Manuel “Ciclón” Echeverría, Ángel “Zurdo” Castro, Castro, Jesús “Cochihuila” Valenzuela, Alberto “Coty” y Héctor “La Comadre” Leal; Pancho “Zurdo” Alcaraz, Laureano “Kiriki” Camacho… y así.

Riqueza del beisbol de antaño

6.- Leyendo el libro El Beisbol en Sonora, de Miguel S. Durazo, cuánta riqueza de información/hechos/equipos/datos/protagonistas, desde 1877-1885-1892, principios del siglo XX… hasta 1950.

La lectura fue producto de una pregunta que me hizo el colega Ulises Gutiérrez Ruelas sobre un pelotero sonorense de apellido Alberdi que participó en un campeonato nacional en la Ciudad de México entre 1915 y 1920.

Ya le contesté y le dije que no lo encuentro en ese periodo, pero que seguramente Alberdi debió haber jugado en años posteriores, por lo que le pedí me diera otra oportunidad de búsqueda.

Ulises también me preguntó cuál sería la fotografía más antigua de un beisbolista sonorense y cierto es que encontré tres en el mismo libro de Durazo y con gusto se las envié luego de tener una gran recreación con aquel béisbol de fines del siglo XIX y principios del XX.

De aquellos grandes protagonistas de la primera década del siglo XX, destaca Thomas W. Gilroy, estupendo lanzador zurdo (especialista en la “bola ensalivada”) quien llegó a Hermosillo proveniente de la Liga de la Costa del Pacífico, Triple A; EU e incluso estableció una academia de beisbol en el solar hermosillense.

Más tarde, entre 1919 y mediados de los años 20, trascendió con Cuervos de Nogales (y el equipo Sonora), David Salazar –México-norteamericano–, como el mejor pitcher derecho de ese periodo y quien previamente militó en Vernon (después Hollywood) de la Liga de la Costa del Pacífico.

En 1922, Salazar tuvo un momento de gloria en Nogales cuando le ganó doble juego a la Marina de San Diego lanzándoles en la doble jornada ¡25 episodios!

Le tengo una foto de los Cuervos (1919-1922): parados: Lic. Rojas, Saldamando, Amado Gutiérrez, Jesús Siqueiros, Buitimea y Buelna. Al centro, Miguel S. Durazo, “Misi” Bojórquez, Alfonso Bojórquez, Gabriel Palma y F. Manzanares. Sentados: Pancho Noriega, Arsenio Bernal, Gámez, David Salazar y Alfredo Bojórquez.

En el segundo choque, David ganó 1-0 en 14 entradas y obviamente sus compañeros y afición lo pasearon en hombros.

Homobono Márquez

7.- Homobono: Con el Sonora, bajo la dirección de Homobono Márquez, gran conocedor y organizador, Salazar lanzó al lado de José “Chichí” Ruiz a quien decían “Cowboy”; Arsenio “Indio” Bernal y Francisco Noriega.

Pete Arzate era el receptor; Jack O’Keeffe, cubría la primera base; Edmundo “Misi” Bojórquez, la segunda base; Félix Ramírez, la tercera; Jesús Robles; las paradas cortas, Eduardo Carrillo, el jardín izquierdo; Fernando “Yayo” Ramírez, el central; Alfonso Bojórquez y Pedro Martínez “Buitimea”, el derecho. Este último era un pelotero capaz de cubrir todas las posiciones y había también un jugador norteamericano de apellido Scott.

Una centuria

8.- Hablando de Nogales: El 5 de mayo de 1882, en un terreno baldío ubicado frente al hoy correo de Nogales, Arizona, por cuya orilla pasaba la vía férrea que conducía el ferrocarril Nogales-Benson, se llevó a cabo el primer juego de pelota esa frontera entre una novena profesional de Guaymas y un seleccionado de ambos Nogales, con el nombre de Nogales Line City.

El seleccionado nogalense estaba formado por Charlie Holler, Félix Apesteguí, Rafael Gourdin, Sohemberg Pascholy, Enrique Buelna, Guillermo Mascareñas Navarro, Francisco Moreno, Adolfo Domínguez, José Arvizu “El Cuichi””, entre otros.

Aquel histórico partido lo ganó 2-1 el equipo de Guaymas.

9.- Ojo, Wequez Wong/Bernabé López: Hasta la noche del sábado habían perdido tres juegos al hilo y seis de los siete sus últimos disputados.

10.- Cesáreo Suárez Naranjo: ¡Uh, si pudiéramos hacer llegar nuestros, mensajes, a Aaron Boone. Lo que dice Daniel Fernández Hernández, es muy cierto. Judge, no encaja de segundo en el orden al bat; como todo mundo sabe, tiene que haber algunos – en este caso dos – los que pongan la mesa, para los bateadores más potentes. Así, primero y segundo bate, deben saber embasarse…y, en cuanto a Didi Gregorius, una cosa es que sea un buen jardinero, pero está quedando mucho a deber, con el bat. Saludos.