Hamburgo desciende tras 55 años en la Bundesliga

54 años, 261 después y 36 minutos después, el reloj del Volksparkstadion que marcaba las horas del Hamburgo en la Bundesliga se paró para siempre. La cuenta atrás había comenzado hacía años, con tres salvaciones agónicas en 2014, 2015 y 2017 pasando en las dos primeras por la promoción. Un lustro sobre un alambre que se rompió esta temporada.

…Y el reloj con su tiempo en primera se paró

A pesar de otro sprint final supersónico, de ganar cuatro de sus últimos seis encuentros, el milagro no se produjo. El Wolfsburgo doblegó (4-1) al Colonia mandándoles al descenso a pesar de ganar (2-1) al ‘Gladbach’. El único club que había disputado las 55 temporadas de la Bundesliga dice adiós al campeonato alemán. El drama se ha consumado. Se acabó el tiempo.

Los dos puntos que le ha terminado sacando el Wolfsburgo al Hamburgo han sido un muro infranqueable. Necesitaban la derrota de los ‘Lobos’ y no se produjo. Con Tiz en el banquillo, el ‘Dinosaurio’ ha lucha por su supervivencia en la Bundesliga pero se ha acabado extinguiendo. El campeón de la Copa de Europa en 1983, el único superviviente desde la inauguración de la Bundesliga en 1963, se va a Segunda.

Los incidentes del final

Hunt, de penalti, y Holtby anotaron los goles ante un ‘Gladbach’ que recortó distancias por medio de Drmic. Sus dos victorias en las dos primeras jornadas parecían dar forma a un curso diferente… pero no fue así. 15 partidos sin catar los tres puntos les dejaron al borde del K.O. Una muerta anunciada. Otra temporada irregular que termina con un descenso que emergía como una pesadilla desde hacía cinco campañas.

La afición que llenó el Volksparkstadion apoyó a sus futbolistas… hasta que sus ultras llenaron de bengalas y botes de humo el área obligando al parón del partido en el descuento. La policía acordonó todo el césped. Felix Brych detuvo el encuentro durante 17 minutos. Un triste y lamentable epílogo para el Hamburgo en la Bundesliga. El resto del estadio aplaudió y homenajeó a sus futbolistas. Un baño de lágrimas. Todo se ha acabado en la Bundesliga. Game over.