Entre las buenas noticias y las frustraciones chairas

Dr. Shivago

dr_pin_shivago@hotmail.com

Ni hablar, vivimos en un mundo en el cual estamos siempre más atentos a las malas noticias, incluso hasta para auto infringirnos buenas dosis de amargura, que a las buenas noticias, que bien podrían ser una señal de que vamos mejorando por lo menos en algo, como integrantes de esta aldea globalizada.

Esto viene a cuento porque no hace mucho tiempo, hará cosa de tres años apenas, nos destrozábamos el hígado del puro coraje al leer en las primeras planas de los diarios, informes oficiales y de organismos no gubernamentales que daban cuenta que Sonora estaba ubicada entre los peores lugares a nivel nacional, en cuanto a la percepción de corrupción gubernamental.

Estos mismos números negativos, fueron incluso causa de la estrepitosa caída en los registros de generación de nuevos empleos durante el último tercio del pasado gobierno padrecista; datos que ahí están, en los informes oficiales y puede consultarlos quien tenga todavía alguna duda.

El punto es, y aquí voy a lo que en sí quiero comentarle, que ahora que de acuerdo a información que arroja la Encuesta Nacional de Impacto Gubernamental, que depende del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), Sonora ha mejorado la percepción sobre corrupción en los últimos dos años, al grado de ubicarse ahora en el sitio número siete a nivel nacional, desgraciadamente no veo esa información en las primeras planas de los diarios, ni como nota a destacar en los adelantos de noticiarios de radio o televisión.

Ciertamente dice una consigna periodística que “nunca buenas noticias son buenas noticias”, es decir, las buenas noticias no llaman la atención, no venden, algo en lo cual no estoy totalmente de acuerdo, pues si acaso dijera que “nunca, o rara vez, buenas noticias son buenas noticias”, eso dejaría abierta la posibilidad de que, por lo menos ocasionalmente, alguna buena noticia nos pueda cambiar un poco el panorama entre tanta información negativa y nefasta.

Sonora, pues, por si no lo habían leído, ha logrado reducir de manera sustancial la percepción de corrupción gubernamental, según información del INEGI, lo cual es bueno si partimos del ínfimo nivel en qué recibieron las actuales autoridades la administración estatal, lo cual ya debería ser, por sí sola, una noticia que llame la atención a todos nosotros. Enhorabuena.

 

AHORA CONTRA DERBEZ; YA NI LA CHIN…

Eugenio Derbez

Ahora bien, dándole vuelta a la tortilla, seguimos registrando cada día más ejemplos de radical intolerancia y alto grado de imbecilidad de parte de ciertos individuos, integrados a las hordas de pejechairos adoradores del gran mesías de Macuspana.

En el colmo de la insensatez, por no llamarlo de otra forma, ahora los dardos cargados de odio y frustración que acumulan en su ser estos mamarrachos, porque no son otra cosa que eso, mamarrachos, van dirigidos hacia el actor y comediante mexicano, Eugenio Derbez, y todo porque este pobre compa cometió el pecado, la aberración de declarar que no estaba convencido de que Andrés Manuel López Obrador fuera la mejor opción para llevar las riendas del país.

Vaya, ni siquiera manifestó o dio señal alguna de que su gallo fuera otro, u otra, ni siquiera eso, y con eso bastó para que este remedo de “fuenteovejuna” en que se ha convertido este patético ejército de pejezombies, al servicio de “ya saben quién”, exija ahora a voz en cuello aplicar un boicot al estreno de la más nueva película dirigida y estelarizada por el susodicho actor y comediante.

Digo, ¿qué nos está pasando como sociedad?

Cómo es posible evitar que cierto segmento de la sociedad mexicana no sienta miedo ante lo que podría convertirse México, teniendo como presidente a López Obrador y a su vez éste teniendo el enfermizo respaldo de una horda de frustrados desadaptados sociales que desde ya se sienten impunes y con derecho a coartarle a cualquiera su derecho a la libre expresión.

Si no fuera un escenario tan patético, hasta risa diera.

 

ALGO TRAMAN LILLY Y ALFONSO

Lilly Téllez y Alfonso Durazo

Y sin cambiarle mucho de frecuencia, pareciera que algo traman tanto Lilly Téllez García como Alfonso Durazo Montaño, candidatos al Senado por la coalición “Juntos haremos historia”, haciendo suponer un posible interés en reventar la organización del debate previsto para el próximo miércoles, o anunciar que no asistirán bajo algún pueril argumento.

El asunto es que ayer el Comité Directivo Estatal de Morena, que encabeza precisamente Durazo Montaño, emitió un confuso comunicado de prensa donde primero acusa al PRI de querer reducir el tiempo de duración del debate, aprovechando la recta para despotricar en contra de las autoridades electorales, y luego termina echándose porras porque según esto gracias a que son bien fregones, lograron que el tiempo de duración del referido debate quedara como ya estaba acordado por todos previamente, es decir, con una duración de dos horas, además de que los últimos cuarenta minutos del evento fuera posible transmitir en redes sociales, donde cincho los chairobots estarán listísimos para entrarle a las vivas y hurras.

Es decir, presentan como un logro la natural negociación entre partidos que antecede la realización de un debate, donde un partido, el PRI, proponía una duración de una hora y veinte minutos, mientras el PAN sugería fuera una hora y media, todo en atención a que la televisora Telemax, que transmitirá el evento, tenía ya comprometido el horario para la transmisión de un partido de la liga de básquetbol, lo que fue finalmente recorrido para atender la exigencia de Morena de que fuera un evento de dos horas.

Es decir, jamás hubo la intención de la representación priista, ni panista, por acortar el tiempo de duración de lo que será el debate, sino que al final hubo un consenso para que Morena no tuviera argumentos para retirarse de la mesa de acuerdos, como así lo hicieron suponer ante la cerrazón de su planteamiento.

Es como cuando quieres preparar el terreno para decir que has descubierto un complot y que por ello mejor no asistirás al debate, pero en caso de que así sucediera, luego entonces tanto Lilly como Alfonso estaríanconfirmando el dicho de que ambos carecen de una propuesta seria como aspirantes al Senado, dejando que todo transcurra mientras van montados en la ola pejista y en espera de que ésta les alcance a transportarloshasta el domingo 1 de julio.

En fin, esperemos y que finalmente nadie le saque a la participación en el debate y podamos escucharles a todos los candidatos sus propuestas para trabajar desde el Senado de la República.

Casi lo olvidaba, los moderadores del debate de candidatos al Senado programado para el miércoles 16 de mayo son Gabriela Medina y Sergio Valle, según decisión tomada ayer por funcionarios del INE en Sonora; Juan Carlos Zúñiga estuvo considerado en la terna, pero finalmente no obtuvo votos a favor.

 

VINO DAMIÁN, PERO ANAYA SIGUE SIN FECHA

Damián Zepeda

Aaah, por cierto, ayer anduvo por estos lares el presidente nacional del PAN, Damián Zepeda Vidales, mejor conocido como “el Pirruris”, pa’ la raza que lo “camareamos” desde hace tiempo.

Es más, creo que no venía a Hermosillo, su tierra natal, desde la última vez, jeje, aquella cuando lo atoraron pedísimo en un filtro anti-alcohol, y aunque no venía al volante del auto, pues pa’ eso tiene su chofer, se puso tan pesado con los agentes que no hubo de otra que turnarlo a barandilla hasta que se le bajaran los humos, tantos los humos generados por la alta ingesta de bebidas ambarinas, como los humos de sentirse intocable porque entonces despachaba ya como Secretario General del PAN nacional.

Es más, ya me acordé, Zepeda Vidales no venía desde aquella madrugada del sábado 10 de septiembre del 2016, cuando sucedieron los hechos ya señalados líneas arriba, mismos que además dieron pie a la interposición de una demanda por parte del dirigente panista en contra los agentes municipales que lo detuvieron, unos sujetos “prietos, panzones y mal vestidos”, como así los habría descrito en su denuncia, esto ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH); es más, creo que además de las acusaciones por abuso de autoridad y lesiones, pues lo sujetaron muy fuerte por las muñecas, de sus manos, además los demandó por nacos y feos.

columna Raul-Arturo-Ramirez-Ramirez-

Raúl Arturo Ramírez

Huelga decir que nunca hubo un resolutivo de parte de la CEDH respecto a estos hechos, lo cual hace suponer que ni siquiera Raúl Arturo Ramírez Ramírez, el entonces ombudsman sonorense que tanta afinidad tuvo con los panistas, tuvo la ocurrencia de tomar en serio dicha demanda cuando todo mundo sabía que Damián andaba hasta el cepillo de borracho esa madrugada del sábado 10 de septiembre del 2016.

Pero bueno, el punto es que ayer Zepeda Vidales volvió finalmente a su tierra, y lo hizo para lanzar arengas a favor de su candidato a la Presidencia de la República, su otrora jefe político y padrino, Ricardo Anaya Cortés, de quien dice, no tiene ninguna duda de que va a ganar.

Sin embargo, dijo que todavía no hay una fecha definida para que “el Cerillito” Anaya venga a Sonora a pedir el voto.

Hasta luego